jueves, 21 de mayo de 2020

El Arte de Torear es Cultura y No se Censura


Partimos de la base de que la Tauromaquia es Arte por varios motivos. Es Arte y es épica, porque constituye un lenguaje, una creación de un humano frente a un animal, pero creación al fin y al cabo. La Tauromaquia entra dentro de la percepción artística porque el torero crea un mundo interior y luego, con las técnicas que la historia le ha ido poniendo sobre la mesa, (pases, suertes, técnicas para dominar al toro, etc.), se inventa un lenguaje para revelarlas hacia el exterior y que sean percibidas por el espectador de la obra.

Es Arte porque es un instrumento de comunicación. Las Suertes, los pases, las figuras creadas por el ser humano y el toro sólo buscan la belleza. Por mucho que se empeñen los antitaurinos, desde su pobre conocimiento, el artista del toreo lo que quiere expresar es belleza. Pero recordemos, el arte, y no sólo la Tauromaquia, puede ser desgarrador, dramático y cruel la mostrar aspectos que no deseamos reconocer. Seguro que a nadie le deja indiferente el Saturno de Goya, o el Judit y Holofernes de Caravaggio...Pero es Arte.

El concepto de belleza es muy relativo y subjetivo. Lo que es bello en ciertas partes del mundo en otras no lo son, y a la inversa. Pero lo que no cabe duda es que cuando se posee un lenguaje propio, cuando se crean emociones, cuando se intenta expresar algo y se consigue puede ser considerado como un aspecto de cultura humana. Hasta el momento no se conoce cultura alguna que no posea algún tipo de expresión estética, y si de algo puede presumir la Tauromaquia es precisamente de eso, de estética.

El Toro es estrictamente necesario en el arte de Torear. El toro bravo se ha adecuando durante siglos para la lucha y la creación. Su simple selección y cría es ya una cultura en sí misma. No podemos negar que en el ruedo, su lidia y muerte, puede impresionar al que no haya asistido jamás a una plaza de toros. Pero, volvamos a la pregunta, ¿El arte debe ser hermoso?. El problema de esta sociedad es que se piensa que el arte es algo bonito que sirve para decorar la casa, y el toro una mascota (cuando menos, porque hay gente que se mete en el cerebro e cree que reacciona a los estímulos como un humano). ¿Respuestas?, sólo se me ocurre una. La belleza es subjetiva, pues en nuestro interior podemos rechazar cosas que pueden ser bellas para otros, pero nunca se olvide que eso, bello o feo, trágico o jovial, implican juicios de valor estético. Por lo tanto, es Arte, por lo tanto, Cultura.

La Tauromaquia es parte de nuestra civilización. Esta civilización produce cosas tan diferentes culturalmente como un poema de Quevedo o una pintura de Braque, una película de Almodóvar o una faena de Alejandro Talavante...Todo se sitúa en el campo de la cultura. Por eso una sociedad que en el transcurso de su desarrollo es cada vez más incapaz de reconocer como Cultura a la Tauromaquia es que está en clara decadencia. Los aficionados y profesionales taurinos nos hemos negado a aceptarlo y como el que va cada tarde a una plaza de toros, hemos sabido ver signos de esperanza.

La Cultura del toro no puede ser abandonada por aquellos, que sin saberlo, también les pertenece por ser hispanos. Ninguna cultura puede desarrollarse sin base social ni ingresos. Por eso, gritemos ¡La Cultura no se censura!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...