viernes, 8 de noviembre de 2019

Tomás Rufo y la creatividad


Llevaba tiempo queriendo hacerlo pero aún no había sabido gestionarme para llevarlo a cabo. Desde aquella tarde de viernes en la Feria de Otoño, no paran de darme vueltas en la parte que reserva mi cerebro para las emociones taurinas, las formas que un chaval de Toledo impuso en Madrid y necesitaba plasmarlo. Tomás Rufo se llama y lo que nos mostró fue el toreo.

Llevamos muchos años, siglos, intentando desengranar que es la creatividad en todas las artes, incluido el toreo. Una de las acepciones más extendidas es la de la "capacidad de establecer relaciones inesperadas y sorprendentes para encontrar aquello que resuelva satisfactoriamente lo que nos proponemos". Tomás Rufo, frente a los novillos de Fuente Ymbro construyó esa capacidad aportando una visión nueva ofreciendo un toreo de calidad.

En una tanda de doblones dejó claro que la creatividad es algo que el destino regala a los artistas. La manera de componer la figura, de mover las telas, de poder al toro y templarlo, sacó del letargo esa creatividad que todo el que quiere ser torero posee pero que sólo a algunos la vida les ofrece el don para sacarlo.

A menudo el toreo que nos ofrecen los aspirantes a torero es repetitivo, un intento de emulación de las figuras del toreo, sin demasiada creatividad y de recursos muy mal gestionados. El posicionamiento de Rufo posee una visión personal del toreo. Frente al toro, él mismo se ha asegurado de que lo que tiene dentro sea una utopía realizable. Un ideario de suertes que manifiesta sus deseos y necesidades por plasmar lo que lleva dentro. Ahora, y aunque suene a modo de exigencia (que quizá lo sea desde la posición de ilusión de un aficionado), es responsabilidad suya que todo lo que se le atisba y nos ha mostrado en el ruedo, sea un proyecto fehaciente y no se quede en una idea que surgió por casualidad ese día y que por desgracia, como pasa a otros muchos novilleros, se vuelva a encerrar en ese cajón de la creatividad imposible de ser compatible con sus deseos de querer ser torero, no un trabajador del pase por el pase.


Foto: Tomás Rufo doblándose
frente a un novillo de Fuente Ymbro en la pasada Feria de Otoño 2019. Via: las-ventas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...