lunes, 24 de septiembre de 2018

Vertidos Tóxicos de la Industria Taurina


La Tauromaquia, o Fiesta de los Toros, nació con el hombre en su deseo de dominar la Naturaleza en forma de Toro. Ese ha sido el fin, con propósito estético o épico, que ha llevado a cultivar técnicas y destrezas a lo largo de la Historia. Los antiguos toreros del siglo XVIII y XIX formularon las "reglas" del Arte de torear cuya clave para definir el toreo, para mi, fue expresada por Juan Belmonte «parar, templar y mandar».

Pero el quid de la cuestión es que el hombre, los profesionales del toro, se han ido olvidando del sentido primigenio de enfrentarse a la total integridad de la Naturaleza y, cada vez con más descaro, están actuando antinaturalmente al mermar las defensas e integridad del Toro Bravo. Estas acciones, absolutamente reprobables por quien subscribe, lo único que conducen es a una degradación, a un desprestigio del espada que exige esa merma en los animales a los que se ha de enfrentar.

Por mucho que los públicos esporádicos y festeros, obvien esas mutilaciones, la historia estará ahí para dar fe de ello. La acción tóxica del afeitado de los pitones, es un veneno para la afición mía. Es el agente externo que deprime y anula las fuerzas que le entran a uno de acudir a una plaza de toros, (a las cuales, por este y otros temas escabrosos soy cada vez menos asiduo).

Haría falta una reacción para salvar la integridad del Toro bravo. Toreros rebeldes que buscaran el camino de la verdadera Tauromaquia con la luz de su hombría y de su valentía que fueron decisivas para querer ser torero. Hombres que pasen por encima de los prejuicios, de la rutina y el abuso que han cometido muchas de las figuras contemporáneas.

Una Tauromaquia de verdad que cada día se prestigiara más con sus éxitos, (y fracasos), pero frente a toros con las defensas íntegras, como la naturaleza los trajo al mundo. Esa Tauromaquia se levantaría liberadora frente a la pseudo-Fiesta inventada por los mercaderes del toro, sin más base que el triunfo personal que si se hace frente a animales manipulados llega a ser ridículo y de vergüenza ajena.

Toro de El Vellosino lidiado por El Juli en Tomelloso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...