jueves, 9 de agosto de 2018

Sobre el Sorteo en la Feria de Otoño 2018

Hace unos días saltaba la noticia. El empresario de la Plaza de Toros de Madrid, Simón Casas, anunciaba que este año las combinaciones para la Feria de Otoño se van a decidir por medio de Sorteo con bombos, al estilo de los emparejamientos futbolísticos.

Vaya por delante que yo he defendido esta fórmula de un tiempo a esta parte. Lo he defendido, no porque crea que sea la mejor solución, si no por ser el último clavo ardiendo al que agarrarse ante la falta estrepitosa de compromiso de las Figuras del toreo actuales para anunciarse con hierros distintos a los habituales, y con diferentes compañeros del escalafón que no sean siempre los mismos.

La presencia privilegiada de la Figura del toreo en la Tauromaquia actual ha concluido en un estereotipo, son riesgo a decirlo. El cliché, la descripción de una Figura del toreo como un artista sin apenas compromiso más allá del triunfo a toda costa y con los mismas ganaderías, sumergido en un trono de poder sin sentido e interesado por quienes le rodean, y por quienes tienen que vivir de unas migajas publicitarias, explicaría el número elevado de aficionados que vean con buenos ojos el sorteo que se llevará a cabo en Madrid.

Parte de la afición rechaza la forma en la que se están creando supuestos mitos, con gran éxito comercial, (ojo, y a los que reconozco sus méritos hasta que han llegado a serlo), y que dan una imagen del torero únicamente preocupado por sus éxitos y su propio destino, sin un mínimo interés por el futuro del campo bravo y por el rumbo del escalafón en un futuro.

El "bombo" del sorteo es, para muchos, una pequeña experanza, pero que a mi modo de ver no será efectiva por la negativa de entrar en él de muchos de los toreros de los primeros puestos del escalafón. No tendría que ser necesario, ni que se nos pasara por la cabeza, si la Figura del toreo actual buscara renovar la Tauromaquia, y el compromiso más allá del propio y dejarse de la aparente, (que no creo que sea así), superficialidad de sus triunfos sumidos en la monotonía.

La Tauromaquia no necesita de estos golpes efectistas de sorteos, pero sí que los matadores que mandan hoy día en los despachos y en las plazas, fueran conscientes del patrimonio que existe detrás de la palabra "Figura del Toreo", aquella que no rehuye compromisos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...