lunes, 14 de mayo de 2018

BREVES APUNTES ARTÍSTICOS DE SAN ISIDRO 2018: Baltasar Ibán no puede ser "cotidiano". Decepción


Para describir las sensaciones que ayer obtuve durante la corrida de Baltasar Ibán, me tengo que remitir a la filosofía estética del pensador romántico Edmund Burke. Su filosofía tenía más presente la sensibilidad que la inteligencia pura. Para él, lo sublime en el arte no era lo perfecto, sino aquello que conmueve el ánimo del espectador. Eso es lo que yo busco en una corrida de Baltasar Ibán: que me sobresalte, que me conmueva, que la casta y la fiereza de animales como Bastonito, Pistolero, Camarino, Saltillo (novillo en Villaseca), hagan aferrarme a mi asiento como si fuera el último día de la Tierra, y ayer...me perdonen, me pareció una corrida con más genio que empuje, y por momentos me dejó sensaciones cotidianas y vulgares.

Las corridas de Baltasar Ibán me ganaron como ferviente admirador, seguidor, y defensor porque son distintas de las corridas que tienen por bandera el preciosismo. Se podría equiparar al platonismo italiano del Renacimiento, frente a la sensación de violencia, de tempestad del Romanticismo. La casta que sobrepasa con mucho las mediocres y monótonas tardes que por desgracia abundan en nuestros días, ayer sólo sirvió para mantenerlos en pié pero para poca pelea estaban, incluso hubo un toro noble...demasiado noble, demasié para mi body.

He leído mucho sobre la corrida de ayer, y hay de todo: Gente que vio casta, que vio dureza, otros con el cuchillo entre los dientes cuando llegan estas ganaderías toros sosos e imposibles (tampoco es eso). Pero para mí fue una pequeña decepción por lo que busco en Baltasar Ibán. Lo decisivo en estos toros es la intensidad con que los percibo cuando están en la plaza. Despiertan sensaciones únicas que crean mi propia conciencia de lo que es para mi una tarde de toros. Animales que forman parte de de la experiencia anímica que busco en un tendido, que tienden al desorden para que el torero lo convierta en armonía y belleza. Como forman parte de mi experiencia anímica frente a la casta, ayer me perturbaron más que me agradaron.

Imagen:
Francisco José Espada frente al sexto toro de Baltasar Ibán en Madrid. Foto: las-ventas.com

viernes, 11 de mayo de 2018

BREVES APUNTES ARTÍSTICOS DE SAN ISIDRO 2018: Porqué la faena de Román Collado también fue Arte de Torear


En estos tiempos nos hemos acostumbrado a considerar Arte en la Tauromaquia únicamente  en obras donde se dan cita ciertos cánones predefinidos como compostura-composición, armonía, cierta gracia y detallismo en el momento del embroque. Siempre he defendido que el Arte, en la manera de torear, puede ser considerado de muchas maneras. Ayer Román, con "Hechizo" de Fuente Ymbro, me lo pudo corroborar de nuevo.

Existen tantas lidias como comportamientos distintos tenga el toro que se tiene delante, y no por ello dejan de ser Arte del Toreo. Considero tanto Arte unas verónicas cadenciosas de Morante de la Puebla a un toro noble y que embiste al paso de Juan Pedro Domecq, como a la lidia sobre las piernas de Rafaelillo a un encastado y fiero toro de Dolores Aguirre, (valgan los dos ejemplos para explicar mi teoría).

Ayer Román se encontró con un torrente de embestidas y dejó claro que el toreo es una voluntad de poder. Si bien es verdad que la preparación de la faena, por alto en estatuarios, pudo violentar algo al toro de Fuente Ymbro, la voluntad del valenciano hizo que el trasteo llevado a cabo fuera una obra de Arte, no armónica, sino rítmica.
La faena fue una obra de arte en su totalidad, pero ya no armónica, como se le suele suponer, sino una fuerza desencadenada, sin freno, fue una infinitud. La obra de arte armónica se sometió al ritmo, y si el toreo armónico es bello, también el someter a ese toro lo fue. El toreo rítmico ejecutado por el valenciano renunció al virtuosismo y detallismo para concluir en una manifestación natural, hombre frente al toro, a la fiera. Se esforzó por configurar una perfección, pero el mero hecho de aguantar esas embestidas fue el sentido del arte.

La tormenta de poder ayer en las Ventas, derribó el mito actual de lo que se considera Arte de Torear.

Foto:
Román con "Hechizo" de Fuente Ymbro ayer en Las Ventas: Foto: las-ventas.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...