miércoles, 31 de mayo de 2017

BREVES APUNTES SAN ISIDRO 2017. "Novillada imitativa, mediocre y aburrida"


Lo decía ayer tarde comentando la novillada en redes sociales,"Lo peor que le puede pasar a una novillada es que sea aburrida". Bien es cierto que la novillada de Montalto nos creó, (y me seguirá creando), enormes expectativas por la casta mostrada en muchos de los animales lidiados en Madrid. Pero fue todo lo contrario, fue baja de casta, sosa, irregular, y muy a menos toda la tarde, además de demasiado "arreglada" de pitones. Pero lo que de verdad me deja perplejo es la disposición de los novilleros hoy en día.

Hasta ahora tan sólo Jesús Enrique Colombo ha entendido lo que significa venir a San Isidro en novillero. Un novillero que vino a jugársela pero con conocimiento. Por eso no me valen las desesperadas, como ayer hizo en el quinto Diego Carretero, tras haber andado como una figura en miniatura toda la tarde. Valadez toreó pensando en la escuela, en las lecciones, las técnicas, fue un buen alumno, pero eso no dice nada. Y Younes se propuso ser Castella y, Andy, Sebastián solo hay uno, por suerte.

El novillero, el verdadero novillero que quiere ser algo en esto, debe dejar a los ídolos en la furgoneta y en los poster de la habitación. A Madrid, a San Isidro (con el privilegio que supone el estar acartelado), se ha de venir dispuesto a hacer cualquier sacrificio para alcanzar el propósito y crear ambiente. El novillero mediocre prefiere no correr riesgos, por ello solo será un torero convencional. Y todo lo que en el toreo es convencional, es mediocre. Están aqui para ser unos trabajadores a la defensiva e intentando imitar siempre a los de arriba, sin personalidad.

Para abrirse camino no se puede venir como si tuvieras 5 Puertas Grandes de Madrid. Hay que ser uno mismo, hay que derribar complejos e ídolos, que es bueno tenerlos ¡cómo no va a ser!, pero no imitarlos en las formas, en los detalles, en el toreo...Hay que construir un torero distinto, ese es el camino. Hoy entre las imitaciones y la técnica se ha llegado a tardes como la de ayer, anodina, mediocre, convencional. No se trata de fabricar, el verdadero novillero que viene a Madrid no quiero que sea pulcro, que construya una faena, quiero que acepte el miedo, que sea él mismo, con la técnica claro está, pero demoliendo formas.

Un novillero "mecánico" siempre hará lo mismo y su relación con el público no puede ser de sensibilidad, será un arte imitativo, fingido, y así el final es el olvido.

Foto:
Andy Younes imitando un pase de Castella en San Isidro 2017. Foto: las-ventas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...