viernes, 26 de mayo de 2017

BREVES APUNTES SAN ISIDRO 2017. "Gracias Ginés, tu Triunfo fue el de Todos"


Y llegó el sexto toro. La corrida de Alcurrucén, en tipo, para nada grande, con un tercero que sí que creo fue mal presentado para Madrid por chico en trapío, no en kilos, estaba saliendo con cosas interesantes, en el último tercio, eso sí, que para eso son Sres. de Núñez. En el pequeño tercero, muy soso y descastado, ya dejó patente que no venía a "fichar e irse". Ginés Marín, de Jerez pero de Badajoz, qué más da, estubo serio, torero, con tandas cortas y a media altura, pero que impregnaban interés. Saltó el Sexto, "Barberillo", criticado por muchos, por mí también. Con ironía le regalé los versos donde se dice que Alá tomo un poco de viento y creó el caballo árabe por una foto en el apartado, donde acentuaba su falta de remate atrás y su cuesta arriba. Pero saltó al ruedo y fue un gran toro en comportamiento.

Tras lo presenciado en el ruedo sólo tengo palabras de agradecimiento, Ginés. Gracias por lograr una reconciliación entre la afición que las lenguas viperinas y las plumas pedigüeñas se estan encargando de separar. Tornaste accesible el toreo supremo, el de los contratos, el que emociona y se siente físicamente. El arte de torear pide ser contemplado, pide que participemos de esa riqueza que tu capacidad creadora al natural nos ofrecía. Cuando se torea como tu, con esa ligazón, ese trazo largo y rematado detrás de la cintura, no hacen falta alharacas para el banal consumismo. El buen toreo como el tuyo, Ginés, llega a toda persona mínimamente sensible. La experiencia de contemplar una obra como la tuya ante "Barberillo", no solo afina la sensibilidad taurina, realiza una labor más honda: nos une a todos porque nos descubre la riqueza del rito del toreo, nos enseña a ver con profundidad el toreo, nos adentra en el ruedo contigo y no queremos salir. Nos enseñaste a considerar nuestra intimidad taurina como un punto emocional, cada uno con la suya, pero que al final es la que nutre la vida de la Fiesta de los Toros.

El arte de torear forma parte de tu personalidad. Pusiste ayer en Madrid tu ser entero por la vía del "extasis" para crear esa obra de arte, de creatividad taurina. Tu esfuerzo ante el toro confirió a nuestro espíritu alegría, entusiasmo, amparo y temple, luminosidad y paz. Tu triunfo fue el mío, el de todos, el de la Tauromaquia. Tu faena al sexto fue un momento privilegiado y que es imposible no vivir. Reitero las gracias Ginés por hacernos cambiar el afán que cada uno tenemos de poseer la verdad suprema para emocionarnos con tu toreo y unirnos para creer en algo común.

Por lo demás una tarde con cierto interés en la cual El Juli había cortado una oreja en su primer toro, a su modo, pero para nada criticable por mi parte, por haberlo hecho con tesón y oficio, otra cosa es que me emocionara, que no. Y una faena, (esta sí me llegó), a un cuarto toro "reservón en Núñez" pero con casta en el último tercio, y donde Julián puso sobre la mesa, ahora sí, porqué está ahí arriba. Otra oreja que hubiera sido más de ley pero que pienso, y creo, se precipitó al entrar a matar sin siquiera cerrar un poco al toro y doblarse para que descolgara, y vino el fallo.

Álvaro Lorenzo dejó detalles con oficio y solo pudo mostrar su tesón ante el peor lote. Nada que objetar, otra vez será, bueno sí, lo de siempre, alargar las faenas cuando es inútil porque ya han empezado muertas. Hay que pensarlo.

Foto:
Ginés Marín por la Puerta Grande de Madrid en San Isidro 2017. Foto: las-ventas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...