lunes, 21 de noviembre de 2016

Gracias Juan, por "Toros para niños"

No hace mucho que ha visto la luz la obra de Juan Iranzo: "TOROS PARA NIÑOS". Hacía tiempo, desde que supe de la intención de sacarlo, y mirando a mi hija de 14 meses ahora que lo ha visto, que quería dedicarte estas palabras.

Querido Juan:

Gracias por querer hacer la vida más fácil a todos los niños que, sin saberlo, empiezan a amar la Tauromaquia sin realmente concebir cómo mirarla y entenderla, y a padres, como yo, que en conciencia y con completa seguridad, quiero compartir este mundo incomparable con mi hija, Adriana.

Tu obra ayuda, según paso las hojas, a que se perciba mediante la intuición que un niño de esa edad puede tener, el que entre nosotros dos y lo que el libro transmite, exista un sentido de identidad y emoción único. Es difícil que con su corta vida sepa distinguir lo que es favorable o no para ella, pero "Toros para niños" palia esa "desventaja" por la orientación que intento darle con mis expresiones al leerle los textos y señalarle las ilustraciones. Esos ojos, delantan que algo ocurre en su interior inocente, pero que comienza a despertar y saber escoger.

Cada pasaje le ofrece una amplia gama de situaciones que tienen como eje algo que ella sabe que a su padre le emociona, y por ello sonríe. Casi diría que en algún momento le permite identificarse conmigo, con mi entusiasmo, y eso, si es gracias a tu libro, Juan, jamás estaré lo bastante agradecido.

Con tus ilustraciones y textos has dotado el momento de enseñárselo de una atmósfera especial. Mejor dicho, contar un mundo tan complejo como  la Tauromaquia a una niña de 14 meses, sólo se puede conseguir convirtiendo esa atmósfera en otra cosa, en fantasía. Y, poníendome la careta de un mal crítico de literatura, yo creo que lo has logrado porque has creído a pie juntillas en lo que has hecho. Porque con tu afición te has convencido de tu creación.

Me quito la "careta" del mal crítico y me pongo el "mono azul" de Padre, para reiterarte las gracias. Me hace más fácil comprender que la sonrisa de un niño no tiene cohartadas ni clichés. Tan solo un pero y un reproche...va a acabar diciendo "Olé", antes que Papá y eso solo lo perdono el día que pueda darte la mano, si me invitas a una caña hablando de tu nuevo proyecto.

Hasta pronto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...