martes, 29 de noviembre de 2016

Flores, Padilla, y el Triunfo de la fría técnica


Hay algo que ha llamado poderosamente mi atención después de dos hechos de actualidad taurina acaecidos en los últimos días. Uno fue el triunfo de Sergio Flores en la Plaza México  cantado como cuasi-oda al torero por parte de revisteros buscadores de financiación para su sustento taurino, (ya saben ustedes, vivir de esto sea como sea); y el otro, es la noticia que adelantaba ABC ayer por la noche en la que se nombraba a Juan José Padilla como mejor torero de Portugal, ahí es ná.

Viendo el triunfo del primero y recordando el toreo del segundo, me invade una sensación de derrota al comprobar que poco a poco se impone la técnica y el pase mecánico, a la búsqueda de la excelencia en el arte del toreo. Me sosiega la aparición de toreros como Fermín Rivera, quien fue el que realmente buscó la excelencia y la inspiración personal, que al final es la que me llena. Flores y Padilla, según mi opinión, y presenciando al primero el domingo y valorando el premio del segundo, representan la busqueda del perfeccionismo a través de la ténica pulcra para sortear, con más o menos dignidad, las embestidas de un toro cada vez menos imprevisible.

Para mi, el perfeccionismo en el toreo es totalmente destructivo, no es saludable, porque les vale a los "malvividores" del toreo para contarnos en sus medios, que ese toreo es el válido, el triunfal, e incluso, como el caso de Padilla, ¡Lo premian!. Creo que los mejores artistas del toreo a lo largo de la historia buscan y procuran la excelencia, no la perfección.

La excelencia, la creatividad, la inspiración se antoja necesiaria en estos momentos. Hoy día, las personas que son agnósticas a esto del toro, se imaginan un espectáculo aburrido, monótono, de dar pases y pases, y que creo gracias a toreros como los citados, que buscan la técnica y no la belleza, no se pueden conmover ante lo que presencian en el ruedo. ¿No sería mejor para todos que los que pisaran por primera vez un coso, esperando lo peor, se encontraran con un toreo producido con creatividad y excelencia, como Fermín Rivera, el pasado domingo, por ejemplo?, ¿No sería lo deseado que los toreros que triunfaran y fueran premiados como "Mejor torero de Portugal", lo fueran por la excelencia artística de su toreo y no por lo que representan e interesa vender para seguir "malviviendo" del toreo?.

Desde hace tiempo la creación artística del toreo ha pasado a segundo plano, para gloria del toreo técnico y efectista, y se ha dejado a un lado la calidad. El resultado es que el arte de torear, por mucho que nos vendan que se torea mejor que nunca, (ojo, salvo grandes excepciones), se está asociando a la mediocridad insípida. El toreo, la Tauromaquia, y si me apuran, el toro, merece mucho más que eso. No se puede cantar como bueno, no se puede cantar en las portadas de los medios, y mucho menos premiar, el toreo que es suficiente técnicamente para salir del paso.

Si la perfección técnica se adueña del toreo, si se pierde lo creativo y original, no podremos comunicar con efectividad a quien quiera acercarse a la Fiesta. Torear es mucho más que dar pases, aunque para los portugueses haya sido suficiente para premiarlo como "Toreo del año"...

Foto: Juan José Padilla, en ABC. Sergio Flores tras el triunfo en La Plaza México, foto @LaPlazaMexico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...