jueves, 10 de noviembre de 2016

Carta I a los Fariseos de Caritas Salamanca


Una sensación extraña se apoderó ayer tarde de mi cuando me enteraba de que Cáritas, en su delagación de Salamanca, rechazaba una ayuda por el mero hecho de venir de parte de los Jóvenes Taurinos de esa ciudad. La nota aclaratoria de dicha entidad mejor no voy a comentar nada, por huir de la vulgaridad, más que nada.

¿Que pretenden estos "lilas", impedir que lleguen ayudas a personas necesitadas, traicionándolas, para quedar bien con el Fascismo antitaurino?. Eso no es lo que dice la palabra de Dios, que supongo, ellos, tan devotos, beatos (de domingo y en público, claro) y tan correcapillas de traje planchado y corazón arrugado, deben saber.

Yo, sin remilgos, digo que soy cristiano, pero mis hermanos no son estos de Cáritas Salamanca. No son los que toleran y se arrodillan ante el animalismo rancio y excluyente con los humanos. Para mí son renegados de la verdadera caridad. Seguramente que con un santurrón de estos de Cáritas, tenga menos en común que con un agnóstico que sepa de tolerancia y no rechace ayudas para el necesitado si vienen de un mundo tan rico culturalmente, y tan inmenso históricamente en solidaridad, como es el mundo del Toro.

Mi religión tampoco pertenece a tipos y tipas tan de peluquería y perfume añejo y que en misa critican a la vez que entonan el "por mi culpa, por mi culpa.." . Éstos, son capaces de dar un abrazo al mismo que celebra que no lleguen ayudas a la madre que no tiene para dar de desayunar a sus hijos, porque vienen de la Tauromaquia.

Mi pueblo y mis hermanos, son los que se compromenten desde su faceta de aficionado o profesionales del toro, a intentar que esa madre tenga para la cena de sus hijos. Quienes se juegan la vida para conseguir el tratamiento de un niño enfermo, y perpetuar una sonrisa. Mi religión es la tolerante, la culta. Porque ser culto no es sólo saber, ser culto, tener cultura, es respetar a los demás, y no ser un inútil social, que más allá de la puerta de una iglesia, es una sombra, un ente que rechaza a otros humanos por el mero hecho de ser aficionado a los toros.

Cáritas Salamanca, un lema vuestro es "Trabajamos por la igualdad", permitid que os diga que aquí cometéis otro pecado,la Mentira. Me habéis demostrado que la iglesia, para vosotros, no es católica,  y lo digo porque "católica" significa universal, ya que con vuestra intolerancia, (dejadme recordar, con ayudas para necesitados), os habéis aliado con el que no practica el amor al prójimo, si es taurino, porque prefiere al perro. Seguid con vuestra farsa de domingo, seguid con vuestro postureo, porque mi  iglesia no es la vuestra, mi iglesia es la de Cristo y la de personas que no distingan entre taurinos y no taurinos, que de Fariseos está lleno el mundo, y ayer...se demostró en Salamanca.

Imagen:
Logo de Cáritas Salamanca y  la máscara de "Cristo y los fariseos" de Jacob Jordaens, que simboliza la duplicidad de los fariseos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...