viernes, 26 de agosto de 2016

Apunte Bilbao 2016:"Arte estético frente a Arte mecánico"


Contemplando la corrida de ayer de Bilbao, me dí cuenta, (aún más, si cabe), de que en esto de los toros soy un kantiano convencido. Se preguntarán ustedes, qué tiene que ver Kant y la filisofía con un toro y un torero en el ruedo, voy a intentar explicarlo muy brevemente.

"No hay ni puede haber ciencia (técnica) en lo bello...En las bellas artes cabe modalidad pero no cábe método". Esta premisa del filósofo alemán es la que entiendo por Toreo. Soy partidario, como él, del idealismo a la hora de realizar un arte, de la independencia del concepto de lo bello como forma final del toreo. De dar la importancia que se merece a la técnica, porque es necesaria, pero dejarla como el actor secundario, o terciario, para dejar actuar al valor y la inspiración. Cuando estoy presenciando una corrida lo hago sin patrón. Hoy día se busca el toreo perfecto técnicamente: de toques, de líneas, de conocimiento de terrenos,...hay escasa aptitud para deleitar estéticamente. No busco eso porque las faenas no se distinguen, ni se recuerdan, por originales ni por lo estético.

Sin embargo, ayer Curro Díaz, por ejemplo, me volvió a demostrar de que el caracter propio del arte de torear es ser obra del libre albedrío. Que el toreo se distingue de la ciencia, de la técnica. Se distingue del oficio, porque es un arte libre, un juego sublime con la muerte. ¡Ojo!, no quiero decir, repito, de que el arte de torear no requiera un aprendizaje técnico, duro y laborioso. Pero ello no puede desembocar en un arte mecánico, que es el que estamos acostumbrados a ver en el 95% de los toreros, y lo que es peor para el futuro, se incrementa ese tanto por ciento en los novilleros.

Lo dicho, para mí el toreo debe ser una lucha, un arte bello, que me emocione. La forma artística en el toreo, como ayer ocurrió en varios pasajes de la corrida tanto con Curro Díaz como con Paco Ureña, debe ser y aparecer libre de toda coacción a reglas arbitrarias, como si fuese un efecto. El toreo solo podrá llamarse arte cuando tengamos conciencia de esto, no cuando se rija por normas ténicas. La pena es que hoy se llaman "cumbres" a faenas de escuadra y cartabón...me quedo con las de mano alzada.

Imagen: Curro Díaz con el primer Victorino de ayer en Bilbao. Foto: Arjona para www.aplausos.es 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...