miércoles, 1 de junio de 2016

BREVES APUNTES SAN ISIDRO 2016. "Corrida de Moreno Silva: Criticable pero admisible. Guerra internas y TOREROS"


Como ya he expresado en numerosas ocasiones desde este blog y en redes sociales, de siempre he pensado, y defendido, que la situación ideal de la Tauromaquia, y quizá su más profunda característica es la pluralidad.

Para mí, torear, realizar el arte de la Tauromaquia, y ser maestro en ello significa expresar, mostrar todas las capacidades frente a cualquier tipo de toros. Tener suficencia para sobreponerse a las dificultades que pueden plantear animales diferentes a los que permanentemente vemos en las plazas y nos indican que son los "buenos". La corrida de ayer fue mala, eso no tiene duda y sería muy torpe y de afición fanática no reconocerlo. Hubo dos toros, tercer y cuarto, (sobre todo este último), indomables, imposibles, ilidiables, con un sentido e instinto de conservación y defensa propios de cualquier animal que no haya sido seleccionado y campe en libertad por la sabana. No se si se me entenderá, pero es tan criticable como admisible que dentro de la pluralidad que subsiste en la Tauromaquia puedan, ¡ojo! por suerte muy de vez en cuando, saltar al ruedo toros así. Repito, no es el toro que quiero, no es el toro que busco, pero acepto el "error" de su comportamiento. Como en todas las facetas de la vida, estos "fallos" son modos de aprender, de reconstuir, de superar, de trabajar para que no ocurra,

Pero ocurrió. Y, como no podía ser de otra forma, esta bendita afición en vez de reconocer el valor, la dignidad, la honestidad de los hombres que tuvieron que protagonizar esa "película de miedo", en una falta de escrúpulos alarmante, nos tiramos los encastes a la cabeza. Mi búsqueda de pluralidad, como ya he dicho, admite que salten esos animales, pero no implica que no tenga actitud crítica hacia ellos, pero lo que jamás entenderé es la guerra interna entre aficionados y profesionales tras la corrida con esa vehemencia de suponer que se tiene en la mano la verdadera Tauromaquia de nuestro tiempo por el simple hecho de que una corrida de encaste diferente haya salido mala, o al revés.

Busco la emoción, la casta, la bravura, pero el toreo tras dominarla. Ayer supuso una corrida mansa, peligrosa hasta la extenuación, y en la que salieron dos toros sin opciones de dominio para realizar cualquier tipo de arte. Pero lo que sí me llenó es la hombría de los TOREROS, permítaseme las mayúsculas, de oro y de plata. Cuando "sonó el pitido final", me quedé desfondado en mi asiento por la tensión vivida, pero a la vez lleno, repleto, por estar delante de hombres que dan Gloria a esto. A veces (las más) creando Arte, y otras enfrentándose al mismísimo Diablo, como el cuarto toro de ayer. Critico, pero admito, que en la Tauromaquia salten animales como los de ayer, ahora hay que trabajar para que no ocurra...por el bien de mi corazón y por la mala hostia que calzan algunos cuando fracasa una ganadería de encaste diferente.

Foto:
Venegas con el tercer toro de Moreno Silva ayer en Madrid. Juan Pelegrín para las-ventas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...