jueves, 1 de diciembre de 2016

La diversidad de encastes...¿utopía imposible?


Una característica de la Tauromaquia a lo largo de la historia ha sido la diversidad. Nigún torero o ningún toro se encuentran dos veces repetidos a lo largo de todos estos años, se podrán parecer, pero todos al final son distintos y únicos. Deberíamos defender esta diversidad taurina como una riqueza tan amplia que es prácticamente imposible encontrar parangón en alguna de las demás artes.

Todavía tengo el sueño de contribuir a crear una Tauromaquia más justa, en la que se pueda lograr la igualdad de oportunidades para todos, toreros y ganaderías. Pero temporada tras temporada, me encuentro con que esa utopía está lejos gracias a los intereses empresariales por un lado, y por las exigencias de quien copa los carteles en el caso de los encastes y ganaderías a la hora de elegir por el otro.

Las ganaderías de encastes especiales pertenecen hoy a una minoría, muchas veces olvidada por el grueso del público que acude a una plaza, un error imperdonable, a mi humilde modo de ver. El sistema debe reaccionar e intentar por todos los medios que estos encastes salgan del olvido social. Una corrida al final de una feria, algún festejo suelto en pueblos olvidados, etc., son unas solidaridades falsas que, a la postre, contribuyen a la desaparición de esa diversidad que siempre ha definido a la Tauromaquia como multidisciplinar, (en cuanto a lidias, comportamientos y gustos).

Separar esas corridas de las habituales, (por desgracia, hoy visto cada vez con más asiduidad, o cuando no, ni si quiera se programan), y que se toreen por un cierto y mismo grupo de toreros, es etiquetar estos encastes disminuyendo su valor y reduciendo las posibilidades de futuro. Ese estigma dificulta e impide una visión de estos hierros sin prejuicios por parte de público, aficionados y crítica. Una vez puesta esa etiqueta es muy difícil volver a retirarla.

Hago, desde estas humildes lineas, un llamamiento en romper ese concepto estático que se tienen de los encastes. Deben empezar a lidiarse con normalidad, enseñando que cada uno tiene una lidia diferente y no por ello menos válida. No podemos seguir mirando con lupa los defectos para así siempre relacionarlos con ellos cada vez que un toro salga malo. La Tauromaquia ha de ser dinámica y que cambie constantemente para conseguir que haya aficionados con libertad de gustos.

Seguro que estas lineas no tienen el eco necesario pero solo espero que pudieran remover al lector y que se sepa que estamos a tiempo de potenciar la diversidad y la riqueza del Toro...Llegar a esta utopía todavía creo es posible, por el optimismo que me da el buen trabajo de muchos ganaderos con estos encastes.

Foto: José Carlos Venegas con "Viergado" de Moreno Silva en Madrid. Juan Pelegrín para www.las-ventas.com 

martes, 29 de noviembre de 2016

Flores, Padilla, y el Triunfo de la fría técnica


Hay algo que ha llamado poderosamente mi atención después de dos hechos de actualidad taurina acaecidos en los últimos días. Uno fue el triunfo de Sergio Flores en la Plaza México  cantado como cuasi-oda al torero por parte de revisteros buscadores de financiación para su sustento taurino, (ya saben ustedes, vivir de esto sea como sea); y el otro, es la noticia que adelantaba ABC ayer por la noche en la que se nombraba a Juan José Padilla como mejor torero de Portugal, ahí es ná.

Viendo el triunfo del primero y recordando el toreo del segundo, me invade una sensación de derrota al comprobar que poco a poco se impone la técnica y el pase mecánico, a la búsqueda de la excelencia en el arte del toreo. Me sosiega la aparición de toreros como Fermín Rivera, quien fue el que realmente buscó la excelencia y la inspiración personal, que al final es la que me llena. Flores y Padilla, según mi opinión, y presenciando al primero el domingo y valorando el premio del segundo, representan la busqueda del perfeccionismo a través de la ténica pulcra para sortear, con más o menos dignidad, las embestidas de un toro cada vez menos imprevisible.

Para mi, el perfeccionismo en el toreo es totalmente destructivo, no es saludable, porque les vale a los "malvividores" del toreo para contarnos en sus medios, que ese toreo es el válido, el triunfal, e incluso, como el caso de Padilla, ¡Lo premian!. Creo que los mejores artistas del toreo a lo largo de la historia buscan y procuran la excelencia, no la perfección.

La excelencia, la creatividad, la inspiración se antoja necesiaria en estos momentos. Hoy día, las personas que son agnósticas a esto del toro, se imaginan un espectáculo aburrido, monótono, de dar pases y pases, y que creo gracias a toreros como los citados, que buscan la técnica y no la belleza, no se pueden conmover ante lo que presencian en el ruedo. ¿No sería mejor para todos que los que pisaran por primera vez un coso, esperando lo peor, se encontraran con un toreo producido con creatividad y excelencia, como Fermín Rivera, el pasado domingo, por ejemplo?, ¿No sería lo deseado que los toreros que triunfaran y fueran premiados como "Mejor torero de Portugal", lo fueran por la excelencia artística de su toreo y no por lo que representan e interesa vender para seguir "malviviendo" del toreo?.

Desde hace tiempo la creación artística del toreo ha pasado a segundo plano, para gloria del toreo técnico y efectista, y se ha dejado a un lado la calidad. El resultado es que el arte de torear, por mucho que nos vendan que se torea mejor que nunca, (ojo, salvo grandes excepciones), se está asociando a la mediocridad insípida. El toreo, la Tauromaquia, y si me apuran, el toro, merece mucho más que eso. No se puede cantar como bueno, no se puede cantar en las portadas de los medios, y mucho menos premiar, el toreo que es suficiente técnicamente para salir del paso.

Si la perfección técnica se adueña del toreo, si se pierde lo creativo y original, no podremos comunicar con efectividad a quien quiera acercarse a la Fiesta. Torear es mucho más que dar pases, aunque para los portugueses haya sido suficiente para premiarlo como "Toreo del año"...

Foto: Juan José Padilla, en ABC. Sergio Flores tras el triunfo en La Plaza México, foto @LaPlazaMexico

lunes, 21 de noviembre de 2016

Gracias Juan, por "Toros para niños"

No hace mucho que ha visto la luz la obra de Juan Iranzo: "TOROS PARA NIÑOS". Hacía tiempo, desde que supe de la intención de sacarlo, y mirando a mi hija de 14 meses ahora que lo ha visto, que quería dedicarte estas palabras.

Querido Juan:

Gracias por querer hacer la vida más fácil a todos los niños que, sin saberlo, empiezan a amar la Tauromaquia sin realmente concebir cómo mirarla y entenderla, y a padres, como yo, que en conciencia y con completa seguridad, quiero compartir este mundo incomparable con mi hija, Adriana.

Tu obra ayuda, según paso las hojas, a que se perciba mediante la intuición que un niño de esa edad puede tener, el que entre nosotros dos y lo que el libro transmite, exista un sentido de identidad y emoción único. Es difícil que con su corta vida sepa distinguir lo que es favorable o no para ella, pero "Toros para niños" palia esa "desventaja" por la orientación que intento darle con mis expresiones al leerle los textos y señalarle las ilustraciones. Esos ojos, delantan que algo ocurre en su interior inocente, pero que comienza a despertar y saber escoger.

Cada pasaje le ofrece una amplia gama de situaciones que tienen como eje algo que ella sabe que a su padre le emociona, y por ello sonríe. Casi diría que en algún momento le permite identificarse conmigo, con mi entusiasmo, y eso, si es gracias a tu libro, Juan, jamás estaré lo bastante agradecido.

Con tus ilustraciones y textos has dotado el momento de enseñárselo de una atmósfera especial. Mejor dicho, contar un mundo tan complejo como  la Tauromaquia a una niña de 14 meses, sólo se puede conseguir convirtiendo esa atmósfera en otra cosa, en fantasía. Y, poníendome la careta de un mal crítico de literatura, yo creo que lo has logrado porque has creído a pie juntillas en lo que has hecho. Porque con tu afición te has convencido de tu creación.

Me quito la "careta" del mal crítico y me pongo el "mono azul" de Padre, para reiterarte las gracias. Me hace más fácil comprender que la sonrisa de un niño no tiene cohartadas ni clichés. Tan solo un pero y un reproche...va a acabar diciendo "Olé", antes que Papá y eso solo lo perdono el día que pueda darte la mano, si me invitas a una caña hablando de tu nuevo proyecto.

Hasta pronto...

viernes, 11 de noviembre de 2016

"Cobradiezmos", de Victorino Martín. Estética del Toro


Quería volver a escribir sobre Arte y Tauromaquia y llevaba tiempo pensando en hacerlo sobre uno de los hitos de la temporada como lo fue "Cobradiezmos".

Aplicando los conceptos filosóficos que se me quedaron impresos en mi etapa formativa en Historia del Arte, intentaré plasmar aspectos fundamentales que debern estar presentes en toda obra perfecta, y para mí, el toro "Cobradiezmos" lo fue.

Lo primero que me caló durante la lidia de ese toro fue el trapío o fenotipo del animal. Como de si de una de las esculturas perfectas de la Historia del Arte se tratara, "Cobradiezmos", fue la correspondencia entre las partes. Unas hechuras coherentes, sin estridencias, minimétricas, y en armonía con lo que debe ser un toro bravo de encaste Saltillo Albaserrada. Victorino Martín, logró en ese animal transmitir la idea de coherencia y de canon de las proporciones en un toro del citado encaste.

Lo segundo es que tras presenciar la faena, según pasaba, nos decía que estábamos ante un toro casi inimitable en cuando a bravura, casta, calidad y nobleza..., un toro "único", que atesoró las virtudes para que todos nos pusiéramos de acuerdo en gustos y creencias de lo que es la bravura. Ese ir a más, esa humillación buscando las telas, la fijeza, el crecerse al combate..., virtudes que quedaron sometidas al juicio del ojo, ese juicio del espectador muchas veces crítico y otras intransigente pero que se unieron en la estética de la recepción de estar ante algo grandioso.

Lo tercero, fue el reconocimiento al criador de esa perfección. Victorino Martín, nos presentó en "Cobradiezmos" el decoro del escultor, el inmenso trabajo que supone la búsqueda de la bravura, revelando la dignidad de la profesión de ganadero, con su crudeza y sin sabores, pero también con la gloria que ya supone ser ganadero de toros bravos al servicio de la verdadera liturgia del Toro, con toda su crudeza y grandeza.

Por último, y como toda gran obra de Arte que se precie, fue el lugar donde se ubicó y se produjo el milagro. Me explico, la sitio donde esté ubicada cualquier obra de arte determina el punto de vista del espectador. No es lo mismo estar delante del "David" de Miguel Ängel en la Galería de la Academia de Florencia, que en la Piazza della Signoria en 1504. Así pues "Cobradiezmos" tuvo la suerte de saltar al ruedo, y a la postre, ser indultado en la ubicación perfecta por historia, luz, iluminación y repercusión para la historia de la Tauromaquia como es la Real Maestranza de Sevilla.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Carta I a los Fariseos de Caritas Salamanca


Una sensación extraña se apoderó ayer tarde de mi cuando me enteraba de que Cáritas, en su delagación de Salamanca, rechazaba una ayuda por el mero hecho de venir de parte de los Jóvenes Taurinos de esa ciudad. La nota aclaratoria de dicha entidad mejor no voy a comentar nada, por huir de la vulgaridad, más que nada.

¿Que pretenden estos "lilas", impedir que lleguen ayudas a personas necesitadas, traicionándolas, para quedar bien con el Fascismo antitaurino?. Eso no es lo que dice la palabra de Dios, que supongo, ellos, tan devotos, beatos (de domingo y en público, claro) y tan correcapillas de traje planchado y corazón arrugado, deben saber.

Yo, sin remilgos, digo que soy cristiano, pero mis hermanos no son estos de Cáritas Salamanca. No son los que toleran y se arrodillan ante el animalismo rancio y excluyente con los humanos. Para mí son renegados de la verdadera caridad. Seguramente que con un santurrón de estos de Cáritas, tenga menos en común que con un agnóstico que sepa de tolerancia y no rechace ayudas para el necesitado si vienen de un mundo tan rico culturalmente, y tan inmenso históricamente en solidaridad, como es el mundo del Toro.

Mi religión tampoco pertenece a tipos y tipas tan de peluquería y perfume añejo y que en misa critican a la vez que entonan el "por mi culpa, por mi culpa.." . Éstos, son capaces de dar un abrazo al mismo que celebra que no lleguen ayudas a la madre que no tiene para dar de desayunar a sus hijos, porque vienen de la Tauromaquia.

Mi pueblo y mis hermanos, son los que se compromenten desde su faceta de aficionado o profesionales del toro, a intentar que esa madre tenga para la cena de sus hijos. Quienes se juegan la vida para conseguir el tratamiento de un niño enfermo, y perpetuar una sonrisa. Mi religión es la tolerante, la culta. Porque ser culto no es sólo saber, ser culto, tener cultura, es respetar a los demás, y no ser un inútil social, que más allá de la puerta de una iglesia, es una sombra, un ente que rechaza a otros humanos por el mero hecho de ser aficionado a los toros.

Cáritas Salamanca, un lema vuestro es "Trabajamos por la igualdad", permitid que os diga que aquí cometéis otro pecado,la Mentira. Me habéis demostrado que la iglesia, para vosotros, no es católica,  y lo digo porque "católica" significa universal, ya que con vuestra intolerancia, (dejadme recordar, con ayudas para necesitados), os habéis aliado con el que no practica el amor al prójimo, si es taurino, porque prefiere al perro. Seguid con vuestra farsa de domingo, seguid con vuestro postureo, porque mi  iglesia no es la vuestra, mi iglesia es la de Cristo y la de personas que no distingan entre taurinos y no taurinos, que de Fariseos está lleno el mundo, y ayer...se demostró en Salamanca.

Imagen:
Logo de Cáritas Salamanca y  la máscara de "Cristo y los fariseos" de Jacob Jordaens, que simboliza la duplicidad de los fariseos.

jueves, 27 de octubre de 2016

El mayoral. Pasión y amor por el toro bravo

De siempre me ha llamado poderosamente la atención la atracción que genera entre nosotros el toro bravo. Es algo mágico, quimérico, incluso químico, que se acentúa en los toreros, capaces de poner en sus manos la vida. Es un pensamiento inmenso que no se si alguna vez llegaré a comprender el "porqué", de ese misterio.

Sumergido en este pensamiento, recuerdo la mirada de un mayoral, (cuyos hijos, Sera y Carol, sólo saben quien es) contemplando los toros en el cercado. El inseparable cigarro, el silencio unicamente violentado por el viento de invierno azotando los viejos olmos. Esa mirada encerrada en una total soledad abandonada definitivamente y en conciencia al toro. Admiración y atracción que sólo ese animal puede generar en un hombre refugiada en la consciente locura, y que desemboca en la pasión hacia él.

Dos vidas, dos destinos tan diferentes y a la vez necesaria y vitalmente unidos, con devenires tan distintos pero que sin uno no podría tener lugar el otro: El hombre y el animal, entrelazadas sus vidas. Esa mirada otra vez viene a mí. Cosciente de ello, sin lugar a dudas, puedo confirmar que la relación mayoral-toro, se convirtió en esos momentos en una de las metáforas del amor, donde el hombre y el animal se funden y sus vidas forman una unidad inseparable. Es un grupo de dos, que se expresan como uno. El mayoral ofrece su vida a la pasión, y el toro, inconscientemente, o no, la toma. Este binomio expresa la esencia del respeto y el amor por el toro bravo.

Amor, pasión, respeto...palabras que suenan evidentemente bellas. Me viene otra vez la mirada bajo la gorrilla, curtida por el viento del campo. Mirada que reproduce la ideología de quien pone su vida al servicio de la del animal y por ello es parte de él. La primera vez que estuve presente ante esa mirada, pude comprobar y verificar en ella toda la pasión que se puede llegar a sentir por el toro bravo. En la mirada del mayoral vi la belleza, el amor, la admiración y la unidad del hombre y el toro, aunque muchos no lo entiendan, presencié la perfección de los máximos sentimientos.

Imagen: El conocedor de la ganadería de Luis Albarrán González, aparta unos toros en la finca de La Brevera. via: toroslidia.com

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Opinión sobre la nueva empresa de Las Ventas


La noticia taurina del més de septiembre se ha hecho esperar. Simón Casas y Nautalia obtienen la concesión de la Plaza de las Ventas. Quisiera otorgar mi voto de confianza a los nuevos aires que parece va a dar la nueva empresa adjudicataria porque, personalmente, creo que cambio era necesario en Madrid.

Lo digo así porque siento interiormente que la sociedad madrileña cada vez se ha alejado más de su plaza, con la paradoja de que es la primera plaza del mundo taurino. El aficionado y el espectador en esta sociedad moderna, se ha acostumbrado a los cada vez más populistas medios de comunicación, en cuando a ocio y cultura se refieren. Esos medios que enaltecen lo "fácil", esos que son capaces de suplir sus páginas y espacios dedicados a la cultura, (entre ella se encuentra la Tauromaquia), por programas y páginas estériles donde casi todo lo representado es a través de efectos que hacen parecer cualquier acción o noticia banal, como imprescindible y culta.

La nueva empresa de Madrid, tras su presentación, ha dejado entrever su apuesta por la promoción cultural de la Tauromaquia. Tarea árdua en este momento de la historia que vivimos por la proliferación de un animalismo demagogo y zafio, que día a día se aleja más de la realidad. Queda mucho trabajo por hacer y llevar de nuevo la Fiesta de los toros al espacio donde nunca debió de abandonar. Ese es mi voto de confianza, el de intentar devolver a ese sitio un arte milenario cuya transformación ha sido la más radical, por culta y silenciosa, de todos y cuantos nos han rodeado. ¡Ojo!, yo no quiero que la Tauromaquia se renueve para perder su sentido y su naturaleza primigenia, nada más lejos. El cambio que pido es: promoción y comunicación acorde a la era de la imagen en la que estamos inmersos.

La Tauromaquia es la que es. No vale el engaño. Este arte sigue jugando con sus rudimentarios mecanismos de creación y significado, que por alguna extraña razón ha sobrevivido a tantas revoluciones culturales y sociales. De ahí que ahora haya que contarla, promocionarla y defenderla en una ciudad comandada por analfabetos taurinos como es Madrid.

Ese voto de confianza hacia la nueva empresa no está exento de exigencia por mi parte. Exigencia en el ganado. Exijo que se busque un toro y un novillo acorde con la catagoría de la Plaza de Madrid, con un trapío que morfológicamente se adecúe a cada encaste, con remate, musculatura e integridad en las astas sin ningún atisbo de duda. Exigencia en la pluralidad de encastes. Exigencia en la programación de carteles y combinaciones. Exigencia al respeto tanto al aficionado riguroso, como al público más tolerante...

Finalizo deseando suerte a los nuevos empresarios de Madrid y a todo su equipo y dando gracias por los años dedicados a "mi plaza" a los antiguos gestores y su equipo también. Espero que Simón Casas no se haya equivocado al convertir su anhelo en realidad, que ponga todo su empeño e ingenio  por volver a hacer de Madrid la Capital de la Tauromaquia, y que los interrogantes, que ahora lógicamente todos nos hacemos, se conviertan en confianza tras una gestión eficaz, tolerante y donde todos los gustos y emociones posibles tengan cabida en la Plaza de Madrid.

¡Suerte! (y por favor, ¡al Toro!)

Foto: Simón Casas. via 

viernes, 2 de septiembre de 2016

Opinión sobre la prensa taurina actual


Hasta ahora no me había pronunciado sobre el artículo de opinión "El toreo, una mafia sin competencia", escrito por Antonio Lorca en el diario El País. Inciendiario y poco menos que antitaurino para algunos, necesario y veraz para otros, yo, más cerca de estos últimos porque todos sabemos lo que pasa y sino es que no queremos saberlo, tan solo voy a opinar sobre uno de los aspectos que más crítica tuvo en el escrito: La Prensa Taurina.

Es un problema en silencio, sibilino, que se acerca camuflado de plumas inteligentísimas y con gran conocimiento de la Fiesta, pero el 90 % de la prensa taurina en España, está manejada por la "necesidad de publicidad". Esa necesidad de los medios de comunicación taurinos desencadena que toda crónica de festejo, todo artículo de opinión que no genere negocio o interés particular del autor, quede fuera totalmente de la objetividad.

Los aficionados que nos hemos adentrado, "un poco más", en los entresijos y estamos al tanto del mundo del toro, (quizá erróneamente por los cabreos que nos genera), no podemos llegar a entender el silencio condescendiente, la mentira, la falta de objetividad para denunciar casos de abusos en los despachos, de afeitado en los pitones, de falta de integridad de las reses, de narrar crónicas sublimes cuando ellos mismos no están de acuerdo. Mi persona ha llegado a vivir situaciones tales como la de presenciar un festejo al lado de un periodista en activo y que colabora en varios medios, comentar con gran conocimiento por su parte, por cierto, el juego de los animales y la labor de los actuantes, entrar en el medio donde colabora por la noche y ver escrita una crónica totalmente diferente a lo comentado durante la corrida. Como si el mercado de la publicidad en ese medio fuera quien marcara la linea editorial.

Otro hecho preocupante son las opiniones aleccionadoras sobre qué tipo de Fiesta es la correcta, o qué tipo de toros son los bravos, y todo lo demás debería desaparecer. No se tiene en cuenta la necesidad de educar y no se aboga por la diversidad de gustos, de aficiones, algo que dotaría de riqueza a esto ya que las personas que leyeran que toda Tauromaquia, toda lidia, todo tipo de toros tienen defectos pero también virtudes, acudirían a las plazas independientemente del cartel que hubiera. La prensa Taurina hoy, en vez de enseñar y educar, toma parte y eso ha influído en la Taquilla de festejos donde no actuan "los mejores toreros" ni "los toros más bravos", para ellos. (Añado una nota personal aquí: "¡Y eso que según ellos son defensores de la Tauromaquia y las plazas llenas!",otra mentira).

Todo se rige por el interés, por la caridad de unas cuantas publicidades y poder seguir adelante, sea como sea.

Hemos presenciado situaciones que rayan el despropósito: Retransmisiones televisivas en el canal temático donde dependiendo del torero y la ganadería, se ensalzan pases vulgares, se piden orejas con estocadas caidas  y se cantan como el paradigma de la bravura embestidas sosas y al paso, y por el contrario, se demonizan lidias sobre las piernas frente a toros encastados y fieros, que por cierto tratan de ilidiables. Otro caso es trabajar para un medio público, hacer ferias para éste, con sus viajes y dietas pagados, (por todos nosotros, por cierto), y aprovechando que "el Pisuerga pasa por el pase de prensa", hacer las crónicas para un medio privado sin firmar, esto pasa. Pero tienen impunidad porque si se es amigo de las Figuras y los ganaderos de éstas, eres inmune, tienes impunidad taurina.

Existen honrosas excepciones claro está. En este espacio cohabitan dos "especies": Los trabajan para un medio generalista, con el amparo que da no tener que vivir de la publicidad taurina, y los independientes, los que quieren contar la verdad pero que para ello han tenido que crear un medio propio desde donde intentan luchar como "Davides contra Goliathes"...yo, personal y libremente, me quedo con estos últimos.

viernes, 26 de agosto de 2016

Apunte Bilbao 2016:"Arte estético frente a Arte mecánico"


Contemplando la corrida de ayer de Bilbao, me dí cuenta, (aún más, si cabe), de que en esto de los toros soy un kantiano convencido. Se preguntarán ustedes, qué tiene que ver Kant y la filisofía con un toro y un torero en el ruedo, voy a intentar explicarlo muy brevemente.

"No hay ni puede haber ciencia (técnica) en lo bello...En las bellas artes cabe modalidad pero no cábe método". Esta premisa del filósofo alemán es la que entiendo por Toreo. Soy partidario, como él, del idealismo a la hora de realizar un arte, de la independencia del concepto de lo bello como forma final del toreo. De dar la importancia que se merece a la técnica, porque es necesaria, pero dejarla como el actor secundario, o terciario, para dejar actuar al valor y la inspiración. Cuando estoy presenciando una corrida lo hago sin patrón. Hoy día se busca el toreo perfecto técnicamente: de toques, de líneas, de conocimiento de terrenos,...hay escasa aptitud para deleitar estéticamente. No busco eso porque las faenas no se distinguen, ni se recuerdan, por originales ni por lo estético.

Sin embargo, ayer Curro Díaz, por ejemplo, me volvió a demostrar de que el caracter propio del arte de torear es ser obra del libre albedrío. Que el toreo se distingue de la ciencia, de la técnica. Se distingue del oficio, porque es un arte libre, un juego sublime con la muerte. ¡Ojo!, no quiero decir, repito, de que el arte de torear no requiera un aprendizaje técnico, duro y laborioso. Pero ello no puede desembocar en un arte mecánico, que es el que estamos acostumbrados a ver en el 95% de los toreros, y lo que es peor para el futuro, se incrementa ese tanto por ciento en los novilleros.

Lo dicho, para mí el toreo debe ser una lucha, un arte bello, que me emocione. La forma artística en el toreo, como ayer ocurrió en varios pasajes de la corrida tanto con Curro Díaz como con Paco Ureña, debe ser y aparecer libre de toda coacción a reglas arbitrarias, como si fuese un efecto. El toreo solo podrá llamarse arte cuando tengamos conciencia de esto, no cuando se rija por normas ténicas. La pena es que hoy se llaman "cumbres" a faenas de escuadra y cartabón...me quedo con las de mano alzada.

Imagen: Curro Díaz con el primer Victorino de ayer en Bilbao. Foto: Arjona para www.aplausos.es 

lunes, 27 de junio de 2016

Manuel Escribano. El optimismo por bandera


Quizá, para muchos no sea un toreo de lo más heterodoxo, ¿o sí?. Quizá, los prejuicios de algunos no les dejen ver más allá de un toreo de pundonor. Pero lo cierto es que reconforta el ánimo cada vez que un torero como Manuel Escribano transmite sus sensaciones y optimismo cuando salta al ruedo.

Nos olvidamos por un momento de la técnica, del rigor de nuestros juicios, para enfundarnos el traje de la felicidad que transmite un hombre que ha puesto su alegría de vivir al servicio de su trabajo, del enfrentarse a todo tipo de toros sin condición, y con la sonrisa de quien se siente privilegiado por estar haciendo lo que le gusta, lo que ama, por haberse adaptado a las circustancias de lo que le ha tocado vivir.

Un artista, Manuel Escribano, que refleja destellos espirituales de raza, de pundonor, representa la alegría del saberse torero. En su obra artística tienen cabida todo tipo de toros y de encastes, no vuelve la cara. Su valor hace que sintamos que estamos ante un artista comprometido siempre con la Tauromaquia, con el toro y su diversidad, y los hombres del campo que apuestan por ella. Manuel representa la felicidad de saberse torero con suerte por entrar en los carteles, los que sean, sin exigencias ni condiciones, es torero y así lo refleja y lo enseña en la plaza. Para él, ser torero es un tesoro de tesoros, y así lo traslada a los tendidos.

Gracias a toreros como Manuel Escribano, siento estar ante un Arte optimista, donde lo único que importa es torear, donde no hay "tejemanejes" internos, donde la única preocupación del torero es la de transmitir al público la felicidad de saberse creador y ganador ante un toro. Todo ello con el respeto debido al animal, sin aspavientos triunfalistas, ni giros circeses, sin salirse de las exigencias y seriedad que el rito propone. Vayan estas humildes palabras a Manuel Escribano como ánimo en estos duros momentos, y que el optmismo que irradia en el ruedo sea el poder mágico para poder volver a vivir pronto de nuevo su sueño: Seguir siendo torero.

Imagen:
Manuel Escribano sonriente, foto: ABC

jueves, 2 de junio de 2016

BREVES APUNTES SAN ISIDRO 2016. "Análisis de una Obra de Arte: "Manzanares y Dalia"


Queridos lectores, ayer estuve frente a una obra de arte: "Manzanares y Dalia". Sólo su título me hace evocar esculturas barrocas, como "Apolo y Dafne", "Eneas, Anquises y Ascanio", "Neptuno y Tritón"..."Manzanares y Dalia"...Por ello, mi breve apunte de hoy será intentar analizar, (según , más o menos, aprendí a hacerlo en la facultad), la obra de arte vivida ayer en Las Ventas.

La Obra de Jose María Manzanares y Dalia de Victoriano del Río, para mi constó de tres etapas. En la primera pudímos observar la perfecta estructura de la faena desde el comienzo, con gran influencia "Ordoñez", que a mi modo de ver y por los videos vistos del maestro rondeño, el artista alicantino maneja en todas sus creaciones en el ruedo. En la segunda etapa de su obra, encontramos pasajes, detalles, pases, inspiraciónes suficientes para corroborar el rico universo taurómaco que Jose María Manzanares, ayer, fue capaz de armonizar en una prodigiosa conjunción: Toreo-arte. En la tercera fase destaco cómo se repuso el hombre, el artista, a una forma de torear cada vez más cuestionada, muchas veces con razón y que no me importa reconocer aquí que por mí persona lo ha sido de manera manifiesta y clara, siempre cuando he creído que no estaba realizandolo bajo los cánones que tengo personalmente en la cabeza.

Lo que me aportó ayer José María Manzanares acerca del toreo, me corroboraba que lo que revela el toreo de un artista va mucho más allá de lo que podamos explicar verbalmente o por escrito. Por ello el analisis se me quedará corto siempre.

Noté, al observar la obra "Manzanares y Dalia", que la preferencia del artista fue la composición vertical. Cada "escultura efímera" se enmarcaba en un rectángulo en el que se distribuían los elementos: Toro y torero, en una armoniosa configuración de ritmo, siempre ascendente según avanzaba la faena. La cadencia y relajo desinhibido de la figura del torero, enfatizaba esa verticalidad; la embestida humillada, preciosa, brava, del toro era la fuerza central que nos hacía ascender hacia las emociones. El toreo al natural, era dinámico; los vuelos de la muleta un efecto visual de movimiento, que reforzaba el ritmo dinámico que toda obra ha de poseer para transmitir sensaciones únicas.

No me quiero ir mucho más, tan solo recordar que las emociones pueden saltar en cualquier momento, cualquiera. Dar las gracias a José María Manzanares por devolverme lo que le perdí, por hacer del Toreo, el arte más dinámico jamás realizado, una sensación de calma.

Imagen:
Jose María Manzanares con "Dalia" de Victoriano del Río. Foto: Juan Pelegrín para las-ventas.com

miércoles, 1 de junio de 2016

BREVES APUNTES SAN ISIDRO 2016. "Corrida de Moreno Silva: Criticable pero admisible. Guerra internas y TOREROS"


Como ya he expresado en numerosas ocasiones desde este blog y en redes sociales, de siempre he pensado, y defendido, que la situación ideal de la Tauromaquia, y quizá su más profunda característica es la pluralidad.

Para mí, torear, realizar el arte de la Tauromaquia, y ser maestro en ello significa expresar, mostrar todas las capacidades frente a cualquier tipo de toros. Tener suficencia para sobreponerse a las dificultades que pueden plantear animales diferentes a los que permanentemente vemos en las plazas y nos indican que son los "buenos". La corrida de ayer fue mala, eso no tiene duda y sería muy torpe y de afición fanática no reconocerlo. Hubo dos toros, tercer y cuarto, (sobre todo este último), indomables, imposibles, ilidiables, con un sentido e instinto de conservación y defensa propios de cualquier animal que no haya sido seleccionado y campe en libertad por la sabana. No se si se me entenderá, pero es tan criticable como admisible que dentro de la pluralidad que subsiste en la Tauromaquia puedan, ¡ojo! por suerte muy de vez en cuando, saltar al ruedo toros así. Repito, no es el toro que quiero, no es el toro que busco, pero acepto el "error" de su comportamiento. Como en todas las facetas de la vida, estos "fallos" son modos de aprender, de reconstuir, de superar, de trabajar para que no ocurra,

Pero ocurrió. Y, como no podía ser de otra forma, esta bendita afición en vez de reconocer el valor, la dignidad, la honestidad de los hombres que tuvieron que protagonizar esa "película de miedo", en una falta de escrúpulos alarmante, nos tiramos los encastes a la cabeza. Mi búsqueda de pluralidad, como ya he dicho, admite que salten esos animales, pero no implica que no tenga actitud crítica hacia ellos, pero lo que jamás entenderé es la guerra interna entre aficionados y profesionales tras la corrida con esa vehemencia de suponer que se tiene en la mano la verdadera Tauromaquia de nuestro tiempo por el simple hecho de que una corrida de encaste diferente haya salido mala, o al revés.

Busco la emoción, la casta, la bravura, pero el toreo tras dominarla. Ayer supuso una corrida mansa, peligrosa hasta la extenuación, y en la que salieron dos toros sin opciones de dominio para realizar cualquier tipo de arte. Pero lo que sí me llenó es la hombría de los TOREROS, permítaseme las mayúsculas, de oro y de plata. Cuando "sonó el pitido final", me quedé desfondado en mi asiento por la tensión vivida, pero a la vez lleno, repleto, por estar delante de hombres que dan Gloria a esto. A veces (las más) creando Arte, y otras enfrentándose al mismísimo Diablo, como el cuarto toro de ayer. Critico, pero admito, que en la Tauromaquia salten animales como los de ayer, ahora hay que trabajar para que no ocurra...por el bien de mi corazón y por la mala hostia que calzan algunos cuando fracasa una ganadería de encaste diferente.

Foto:
Venegas con el tercer toro de Moreno Silva ayer en Madrid. Juan Pelegrín para las-ventas.com

martes, 31 de mayo de 2016

BREVES APUNTES SAN ISIDRO 2016. "Sebastián Castella, el toreo sin Alma. Rafaelillo, el Sentimiento"


Amigo lector, es difícil expresar los sentimientos internos que cada uno tiene cuando se encuentra frente a una obra de arte taurina. Yo, equivocado o no, y permítanme recomendarles que así lo hagan, solo creo en lo que veo, en lo que siento, en los toreros que transmiten, en los toros con casta y bravos, los de bocas cerradas y patas fuertes.

Dicho esto, me gustaría poder explicarles lo que ayer viví presenciando un torero en Madrid. Sebastián Castella me produjo la sensación más plana que me puede transmitir un torero. Fue como un poeta sin éxito, un artista sin corazón, un toreo sin sentimiento en nada, como quien escribe una poesía sin alma, como quien quiere sin amar. Un torero no puede tener el corazón de piedra. Pases, pases, y más pases como un autómata, como la máquina espendedora de pases abierta 24 horas, sin sentimiento, sin vida, un toreo sin alma, toreando sin pensar más allá de la obligación de estar ahí.

Lejos de enfadarme, producía en mí el peor sentimiento que me puede llegar frente a una obra de arte taurina, la tristeza...

Cuando empezé a "dejar de creer", apareció Rafael Rubio, Rafaelillo, y me devolvió a la vida privilegiada de estar ante algo único, de ser un tipo con suerte por participar, desde la barrera, de un combate divino a través de el cual, sólo los que somos capaces de emocionarnos en una plaza de toros, sentimos esas realidades ocultas pero que "afortunadamente" no puedo encontrar. Rafaelillo demostró como lo importante del arte del toreo es ver y conocer la realidad: saber, en definitiva. Al mismo tiempo que la sabiduría, supo expresar. Es como el romántico que ríe, canta, llora, escribe poesía, compone una melodía. Rafaelillo dejó claro, al contrario que Sebastián Castella, que el toreo es el sentimiento que en él se vierte.

El toreo es sentimiento, y no se puede torear sin emoción como Castella, eso es un arte sin vida, sin alma, sin ángel. En definitiva torear ha de combinar técnica y emoción, clásicismo y romanticismo, trabajo e inspiración...Cabeza, corazón y manos, o como defendía el poeta de Moguer Juan Ramón Jiménez: con "duende y angel".

Imagen:
Sebastián Castella y Rafaelillo en San Isisdro 2016. Fotos: Juan Pelegrín, para las-ventas.com.

lunes, 30 de mayo de 2016

BREVES APUNTES SAN ISIDRO 2016. "La necesidad vital de toros como Camarín"


La sensación que tuvimos ayer durante la lidia del segundo toro de la tarde, "Camarín" de nombre, del hierro de Baltasar Ibán, fue la de la representación del movimiento, de la fuerza bruta, de la casta y combatividad.

Sus arrancadas creaban una atmósfera dinámica que irradiaba la sensación de movimiento, de cambio de materia sin dominio. Pasaba rápido el tiempo, pero a la vez daba la sensación de estar frente algo eterno, como es la embestida poderosa de un toro bravo. Toros como "Camarín", suponen una "soldadura" en mi afición, me aferro a estos toros, por el impacto que producen en mi interior.

La sensación de movilidad en el arte se ha pretendido siempre mediante difertentes formas. En el barroco, por ejemplo, se valieron de artificios compositivos, para expresar tensión emocional y poder transmitirla al espectador. Bernini, por citar algún autor barroco, utilizó efectos dinámicos, para tratar de inducir ese estado de ánimo. En la Tauromaquia el elemento que se ha de buscar para que la emoción del dinamismo llegue al espectador, es la casta, la fiereza que se pueda dominar. Reflexiono cada vez que salta al ruedo un toro como "Camarín" sobre la necesidad de transmitir la sensación de vida, de lucha y de que un hombre es superior a los demás por enfrentarse a ella e intentar dominarla.

Por ello, creo convencidamente que para que la fiesta de los toros se perpetúe y tenga razón de existir, se ha de buscar la emoción que produce la fiereza, y la casta como efecto en los públicos. En "Camarín", de Baltasar Ibán, se apreció esa densidad, esa realidad del toro bravo, sin efectos, como el exceso de nobleza, que pueden diluir el verdadero sentido del arte de torear.

Imagen:
Apolo y Dafne, 1622-1625, Gian Lorenzo Bernini, Galería Borghese, Roma. Y Alberto Aguilar con "Camarín" de Baltasar Ibán, en Madrid. Foto: Juan Pelegrín, para las-ventas.com.

jueves, 26 de mayo de 2016

BREVES APUNTES SAN ISIDRO 2016. "La Historia de un Suicidio, el de la Tauromaquia"


Todos lo sabíamos. La combinación de los intereses empresariales, la búsqueda de la cima, (por el camino más fácil), y el servilismo de una prensa cada vez más necesitada de la falacia para subsistir, era tan deflagrante como una bomba de relojería. Y se produjo lo inevitable.

Hay que transportarse a finales de los años noventa del siglo XX y principios del XXI. El ambiente fue de euforia mientras se llenaban los cosos, mientras el toro saliera (da igual como), mientras muchos periodistas empezaron a valorar más su ego, algo mediocre, del pase y la palmada en la espalda, que la dignificación de la profesión, y el sentirse realizado por contar la verdad. No contentos con eso, (eran tan inconformistas), con sus ansias de servidumbre al figurón, (así los llamaban), adquirieron el rol de ser sus máximos defensores y para ello no escatimaban en enfrentamientos con aficionados que simplemente, no gustaban de su toreo y de las ganaderías elegidas por ellos, )por cierto, siempre las mismas), y cómo pagaban su entrada, ¡tenían la osadía de protestar!. Alguno, "seco de carnes, enjuto de rostro" (Miguel de Cervantes, 1605, El Quijote), incluso alentaba a otros públicos a chillar más para acallar las protestas desde tribunas televisivas, como si todos los que PAGAMOS, quisiéramos acallar esas protestas y estar de acuerdo con tan suertudo fenómeno.

Ocurrió un 25 de mayo de 2016. Días antes ya había habido problemas con los toros en los corrales, no sabemos más, el hermetismo en una actividad tan plural, era lo dominante. Las entradas vendidas, los tendidos repletos de personalidades de toda índole: Reyes eméritos, futbolistas, actores, escritores, compromisos, aficionados, público en general, uno que pasaba por allí, etc. Era un acontecimiento: dos figuras del toreo, y otro al que le querían hacer a toda costa. Los toros, daba igual, "Pero nada de complicaciones ¿eh?, que esto no está para esfuerzos", (así debieron de ser las conversaciones por los corrales). Todo fluía. Pero se produjo la verosímil deflagración.

Los toros no salieron bravos, ni encastados, ni pidiendo esfuerzos, fueron nobles, sosos, feos como ellos solos. Una parte del público protestó indignada, la otra aplaudía todo, hasta el torilero supo lo que es ser estrella del rock por unos momentos. Periodistas contando lo bueno que era todo, incluso hubo alguno, en búsqueda de la enterna palmada, dijo que unos pases en línea, aseados, con la figura más retorcida que una columna salomónica, habían sido los "mejores naturales de la feria", (risas). Otros/as, llamando "impertinentes" a los que se dejan 600 euros en un abono, pero ¡osaban protestar!, ¡¿Esto qué es?!.

Ante este panorama que se expandía como una tormenta, no pudo más. La Tauromaquia, esa gran Señora por la que muchos suspiramos y, ahora en la lejanía que da el tiempo sin ella, la añoramos, al terminar la corrida se encerró en el baño, roció sus ropas con gasolina, y se convirtió en hoguera. Ardió a lo bonzo. Muchos intentamos derribar la puerta, y cuando lo hicimos fue demasiado tarde, quedamos espantados por la visión de un enorme Arte carbonizado. Tan sólo una nota pegada en el espejo: "Sin verdad no puedo vivir, y el toro ya no la tiene".

miércoles, 25 de mayo de 2016

BREVES APUNTES SAN ISIDRO 2016."David Mora y 'Malagueño', la unión de los elementos"


Ayer volví a revivir aquello de la emoción del arte de torear. Ayer 'Malagueño' , de Alcurrucén, y David Mora, se conjugaron en una obra de arte que constó de dos elementos: el interno y el externo.

David Mora puso el elemento interno es decir la emocion del alma del artista. David tuvo la suerte de de encontrarse con "Malagueño" de Alcurrucén, (luego vamos con él), y su "emoción" tuvo la capacidad de provocar otra emoción, que aunque muy distinta es, en el fondo, bastante similar, es la emoción del alma del espectador.

Nos han contado que el alma está unida al cuerpo, Ayer tarde tuve ocasión de corroborarlo porque solo de esa manera se pueden recibir las vibraciones a través del sentimiento de un torero y de la embestida poderosa de un toro como "Malagueño". Me gustaría poder expresarlo con palabras, pero no puedo, es superior, solo se que hubo una conjunción Hombre, Toro, Espectadores, y Cielo, y Tierra si se quiere, que me acercó algo más a intuir lo que es el sentimiento frente a una obra de arte, ese puente, ese nexo de lo inmaterial a lo material (de David Mora y "Malagueño a nosotros, los espectadores).

El elemento de la obra que, ahora sosegado y rememorando sensaciones vividas ayer, me hacía emocionarme era el contenido mismo. "Malagueño", de Alcurrucén, era pura vibración anímica para mí, y para muchos. Cuando un toro bravo no provoca eso, no puede existir obra taurina alguna. Por ello cada arrancada del "Núñez" era un sentimiento de placer, de plenitud e inquietud. Cuando se producía el embroque, el vibrar se convertía en serenidad en la muleta de David Mora.

Cuando se produce esa unión, la emoción que produce la Tauromaquia jamás se agota, si no que es una emocion que se amplía. Participamos del dramatismo de una obra de arte taurina bien conducida, propiciada por un toro bravo y encastado. Porque en los toros la emoción se ofrece cuando la creación es llevada al filo inestable de una combinación perfecta, donde el riesgo es extraordinariamente grande, y se logra la "victoria" apurando las últimas reservas internas de toreo que queden tras el esfuerzo.

La belleza volvió a lograrse ayer en un juego deslumbrador de un hombre, David Mora, y un inmenso toro, "Malagueño", de Alcurrucén, de manera estética, y cuando se logra así, se engrandece la Tauromaquia.

David Mora y 'Malagueño' de Alcurrucén ayer en Madrid. Juan Pelegrín para las-ventas.com

martes, 24 de mayo de 2016

BREVES APUNTES SAN ISIDRO 2016."Yo tengo un Master en novillero"


Hoy no voy a escribir el breve apunte de la tarde de ayer en San Isidro. Hoy no me apetece plasmar lo que pienso de cómo, novilleros técnicos y fríos, desperdiciaron las oportinidades que los novillos de La Ventana de el Puerto les ofrecían. No tengo ganas de criticar la incoherencia llevada hasta el extremo de que cronistas les justifiquen con sentencias 'buscapublicidad' como "novillada, más cerca de ser muy mala".

Hoy no me da la gana hacer un texto para decir que los que se equivocaron fueron los novilleros porque a Madrid no se viene con pulcritud de misa dominical, sino con ropa de lunes, de "tajo". No se puede pasar por Madrid como el que va a pedir cita en el centro de salud. Hay que apostar. De verdad que me quitaron ilusión para hacer este texto, por desafinados, por no acertar en terrenos, en ganas, en, permítaseme, "locura" adolescente para terminar la tarde cual soldado tras una batalla, (todavía hay quien dice que pusieron, raza...de gato de angora, debió ser).

De verdad, que no quiero escribir este texto, donde decir que me quedo atónito al ver que nadie admite la dura realidad de que estan creando Masters en las Escuelas Taurinas, pero están dejando a un lado la Formación Profesional. Toreros de traje pulcro, de toro cómodo, de pase largo y despegado, y muchos triunfos en plazas con poco criterio, una vida cómoda. Lo de fajarse...ya habrá algún pobrecillo que no pase el tribunal ese del "Bieeeen, Toreraso", y tenga que buscarse el oficio.

En fin, como no quería escribir este texto, tampoco voy a terminarlo diciendo que hay novilleros con suerte, estrella, con ambiente entre los taurinos, pero que la historia de la Tauromaquia, está marcada por hombres y chavales victoriosos, que hicieron época, entrentándose con arrojo a novillos con las posibilidades de los de ayer, de La Ventana del Puerto, que si es cierto que no fue un derroche de calidad, pudo poner a funcionar a los tres novilleros si hubieran estado en eso, en novillero.


Foto:
Joaquín Galdós ayer en Madrid. Juan Pelegrín para las-ventas.com

lunes, 23 de mayo de 2016

BREVES APUNTES ARTÍSTICOS SAN ISIDRO 2016."Paco Ureña. La victoria los sentimientos"


Es difícil explicarlo. Recurro a Delacroix para quien el arte expresaba emoción, de "naturaleza interna". Así me sentía ayer al terminar sendas faenas de Paco Ureña en Madrid. Es verdad que pudo no ser, o sí, rotundo en sus labores pero sí representó una victoria de las fuerzas de los sentimientos sobre los hechos. Cada pase liberaba la fantasía de los hechos, y creó un arte, en palabras del pintor francés, cuya "emoción se dirijió a la parte más íntima del alma".

Toreros como Paco Ureña unen, y apartan a la vez a mi persona de cierto público. Ese público que es ciego a esta especial relación del arte de torear con la emoción, pero que toma partido por el toreo bullicioso y festivo, de mil pases y algo de toreo. Ese que triunfa en estos momentos en la mayoría de los cosos: Un arte ingenuamente poderoso. Paco Ureña, con una cornada interna, se empeñó en hacer explícito el poder mágico de la emoción y el toreo. Acostumbrado yo, a un toreo donde apenas queda misterio, llega este menudo murciano, y muestra la verdad, asegurándonos que sí, que sí que lo hay que el toreo, cuando se hace de verdad, es en sí mismo misterio. Torea con la emoción no vista pero profundamente experimentada, la que comunica.

Esa es la fuente de la nobleza del toreo, de la sobrenaturalidad. Todavía hay quien lo critica, pero esto se basa en las emociones, y el toreo de Paco Ureña, por verdadero, por desgarradamente templado, posee el don del poder invisible e interno que tiene la libertad artística de cada uno, para hacernos sentir.

Hay quien le comparan con otros "bluf" del toreo, pero Paco tiene algo para no serlo. Paco Ureña tiene sensibilidad para seguir dejandonos emociones. Gracias a toreros como él, podemos ver que el arte de torear es algo más que un triunfo realista dando pases. Las masas que acuden a presenciar ese triunfalismo ya aceptado de antemano, inevitablemtente se quedan con la concepticón materialistas de las orejas, las Puertas (no tan) Grandes de muchos toreros. Pero yo, equivocado o no, me quedo con la verdad del toreo, porque otros toreros carecen de la sensibilidad con que torea Paco Ureña, porque soy sendible también a la emoción, y porque con los naturales que receta Paco, me considero un privilegiado al sentir el misterio del arte de torear en un mundo del toro, donde cada vez se carece más del ingenio necesario para hacer llegar y para captar, la esencia de la emoción.

Foto:
Paco Ureña ayer en Madrid. Juan Pelegrín para las-ventas.com

viernes, 20 de mayo de 2016

BREVES APUNTES ARTÍSTICOS SAN ISIDRO 2016."También quiero toros como "Pituso", de Valdefresno"


Saltó al ruedo el manso. "Pituso", un sobrero de Valdefresno de estampa protitípica de mediados/finales del siglo XIX (por lo visto en fotografías, daguerrotipos, litografías y grabados...suponemos era así), y con su comportamiento, según avanzaba la faena, lejos de enojarme y desistir, me iba pareciendo más interesante por requerir otras lidias.

En esto de las artes del toro, sigo convencido (equivocado o no, pero dejadme que me equivoque), de que una de las causas del abandono de muchos espectadores, es que no se han preocupado por, unos de enseñar, y otros de conocer, que existen multitud de lidias. Ya no se aprecia el mando sobre esa embestida, el toreo sobre las piernas, las faenas cortas pero intensas por peligrosas...En este sentido debo inculpar a los artistas, toreros, de hoy día porque se han encargado de inducir al espectador a que sólo la Tauromaquia del pase en redondo, la del adorno pinturero, la del poder ante toros, desde el tercio de varas, ya podidos, es la válida. No se han preocupado por conocer, y dar a conocer otras artes. Para ellos, y para el inmenso público el toro de Valdefresno de ayer es inválido, intoreable, rechazable, pero lo peor es que para el público que les sigue, si no sale el toro noble al que puedan dar 50 pases de muleta, no vuelven.

La prensa taurina, la mayoría y salvo honrosas excepciones, no ha contribuído como debiera a crear el gusto por todas las formas del arte de torear. Es terrible porque es el vehículo que transimte las ideas, las comunica, y tiene el rivilegio de la iniciativa y popularidad entre los aficionados. El público aficionado a los toros, con la lectura de las crónicas, aprende y califica los toros y a los toreros. Sería el medio para enseñar otras lidias como la de ayer, saber que hay otros toros que los del "carril". El periodismo taurino, además de "acompañar" en alabanzas a las figuras y las ganaderías que a ellos más les son afines en su triunfo, deberían ilustrar, ganaríamos todos.

El gusto de muchos aficionados aumentaría, y si no saltan al ruedo los toros de los 50 pases y las faenas "de arte", también valorarían cualquier lidia, ahora se van. La apertura de gustos y conocimientos, unirían, harían adelantar el arte de torear inmensamente, y la vista de todo tipo de lidias crearía una riqueza inmensa.

Por eso, mi defensa a ultranza de la Tauromaquia de todos tipo de toros, de toros como el de Valdefresno, también, y toreros que sepan superar todas las dificultades, en definitiva que sepan LIDIAR, para poder llamarlos MAESTROS, Enrique Ponce lo es.

Foto:

Desplante de Enrique Ponce frente a "Pituso" de Valdefresno ayer en Madrid. Foto: Juan Pelegrín para las-ventas.com

jueves, 19 de mayo de 2016

BREVES APUNTES ARTÍSTICOS SAN ISIDRO 2016. "Alejandro Talavante y el sfumato del cambio de mano"


Hizo falta sólo un momento, uno solo, un cambio de mano de Alejandro Talavante para imprimir una emoción en mi persona, que se asemejó mucho a la que obtengo cuando estoy ante una obra de Leonardo da Vinci, o de Andrea del Sarto, o Giorgione y su sfumato. Me explico.

El Sfumato, es una técnica pictórica a través de la cual se quería dar impresión de profundidad aumentando varias capas de pintura muy delicadas. Se daba así, a la composición, unos contornos imprecisos. Leonardo da Vinci, la describía como "sin lineas o bordes, en forma de humo o más allá del plano de enfoque".

Pues bien, Alejandro Talavante, en un momento de la faena, dio la espalda al tercer toro de la mansa y descastada corrida de la irregular y a veces sobrevalorada ganadería de Fuente Ymbro, y comenzó un circular que se convirtió en cambio de mano que, al no ser limpio, le faltó cierta nitidez, pero lo realizó con una cadencia y despaciosidad tan incierta como colosal, que nos estimuló a todos las emociones.

Alejandro, como Leonardo o Giorgione con su sfumato, renunció al contorno duro y técnico del muletazo: la linea y al movimiento recto y acusado de las telas. Con su sfumato creó algo transicional, despojó de límites el lance, restó rigidez. El vaporoso cambio de mano, hizo permeable la estética entre él y nosotros los espectadores. Con la tela hizo que nos olvidáramos de que había toro, ¿Alguien se acuerda cómo embistió el toro en ese momento?, yo no. Yo tengo grabado en la mente el sentimiento que me produjo, esa suave corriente que llega a oprimir físicamente, (inciso para explicar que esto solo lo sentimos los aficionados a los toros ante una obra de arte sublime en el ruedo, hace falta alma).

Alejandro, como los grandes maestros renacentistas del sfumato, no inventó nada nuevo, pero creó una expresión en ese lance que forjó un vínculo con el alma del espectador solo perceptible cuando se está frente a una obra de arte taurina. Por eso somos privilegiados y especiales, al poder emocionarnos ante el San Juan Bautista de Leonardo y hacerlo de manera especial ante un lance en una plaza de toros.

Imagen:
Momento del cambio de mano de Alejandro Talavante ayer en Madrid y el sfumato del San Juan Bautista de Leonardo da Vinci, Museo del Louvre. (1508-1513). Foto: Juan Pelegrín para las-ventas.com

martes, 17 de mayo de 2016

BREVES APUNTES ARTÍSTICOS SAN ISIDRO 2016. ¡Gracias Novilleros!


Hacía tiempo que no me sentía lleno, pleno, al término de una novillada en Madrid. Lo primero es desear una pronta recuperación tanto a Filiberto como a David Adame, les necesitamos.

Me sentí pleno porque presencié eso, una novillada. Antaño los novilleros que venían a Madrid por San Isisdro tenían claro que eran "aprendices", que ni podían ni sabían torear, solventar, incluso andar como una figura del toreo, porque simplemente no lo eran, (y siendo duramente realista, muchos jamás lo serían).

Recordaba la humildad del aprendiz de artista. Ellos saben que el talento y la habilidad para el arte de torear se tienen que desarrolar. Innato es el valor, pero el talento para el toreo no se tiene por arte de magia desde el nacimiento. Lo primero es interesarse por aprender, por creerse lo que se es, un aprendiz. Estar motivado aún cuando los novillos que tengas delante sean mansos y encastados, peligrosos, con los que hay que apostar, como los de ayer de El Montecillo, interesante novillada también. Tanto Filiberto, como Juan de Castilla, y David Adame, se dejaron el "halo", o mejor el "halito" de figurita, que muchos novilleros nos transmiten, en el hotel,y me quito el sombrero ante ello.

Ayer fueron sabedores que todo aprendiz evoluciona, y por ello no les pedimos la maestría superior, (aunque algunos como David Adame, ya dejen atisbos del gran torero que puede llegar a ser). Tuvieron claro que su estilo irá mejorando con la práctica, y que no hay que renegar de la condición del novillo, por malos que sean, por mansos, por encastados, por pegar tornillazos...todo sirve para aprender.

Lo que nunca debe faltar es corazón, eso es lo que nos llena de un novillero. Que nunca sean tímidos a la hora de estar delante del toro, de improvisar una suerte espontáneamente, eso da una viveza y frescura a la obra y liberarla de su rigidez y academicismo. Hay que ser valiente e intuitivo.

Termino dando las gracias a los tres chavales de ayer, por volverme a hacer creer en el novillero, en el arrojo, en el corazón...que es lo primero. Y recuerdo a aquellos que ya tienen el "halo" de figura del toreo que los grandes Artistas fueron aprendices en los Talleres de los maestros, ¿O acaso creeís que Velázquez no tuvo que preparar lienzos, pigmentos, y limpiar pinceles en el taller de Francisco Pacheco antes de pintar las Meninas?

Imagen:
Momentos de la "batalla" Filiberto, Juan de Castilla y David Adame ayer en Madrid. Fotos: Juan Pelegrín para las-ventas.com

viernes, 13 de mayo de 2016

BREVES APUNTES ARTÍSTICOS SAN ISIDRO 2016: Los nacidos y los no nacidos para el Arte


El problema es que no expresa nada, no produce en el espectador ningún sentimiento. Lo inexpresivo en cualquier arte plástica, (en cualquier arte), se suele deber a una mala ejecución, sumada a una forzada, (rayando lo mecánico), composición. A la incapacidad del artista de sacar lo que interiormente desea, (no dudo que quiera toear bien pero no puede), no todo el mundo está capacitado para ser artista, ingeniero, actor, periodista, etc.

Pero volvamos al arte. El artista es un ser privilegiado, con una mayor sensibilidad, una "antena" más alta que el común de los mortales. Lo fundamental del arte, son los sentimientos y las emociones. El arte es sentimiento, y si bien es verdad que ayer no tuvo un lote más o menos propicio para desarrollarlo, se palpa que su toreo apenas alberga ni transmite emoción estética alguna. Un arte "sin alma", sin "angel", artesano y metódico, en definitiva desangelado...Hablaba de El Capea.

Por el contario, hay artistas que tienen la capacidad de expresar ideas interiores y sentimientos, a sacar los efluvios de su corazón. Aparte de eso, tienen un buen hacer. Conoce, siente, saber hacer, contiene estética, elementos que requiere un artista del toreo para llegar al tendido. Se nota, y se siente en las formas, en pases que generan belleza. Torear es la forma prioritaria y la belleza su exigencia fundamental. Morenito de Aranda lo busca porque lo tiene dentro y no tiene problemas en compaginar sus intenciones interiores con su buen hacer exterior.

En el quinto toro, el único con posibilidades de una infumable corrida del Ventorrillo, sirvió para que Jesús Martínez Barrios, Morenito de Aranda, realizara una bella faena, con acabado estético y plástico.

Por tanto, el arte no está al alcance de todos, a tener sensibilidad estética y corazón suficiente  para realizar el toreo. El año que viene lo volveremos a comprobar, porque Pedro, vuelve, como el del anuncio de la Navidad.

Imagen:
El Capea, mecánico en un derechazo. Morenito al natural con sentimiento. Fotos: Juan Pelegrín para las-ventas.com

jueves, 12 de mayo de 2016

BREVES APUNTES ARTÍSTICOS SAN ISIDRO 2016: Paco Ureña y el Cister. Austeridad y misticismo


No se si han tenido ustedes la ocasión de visitar un monasterio o iglesia Cisterciense. Si lo han hecho o tienen pensado hacerlo, entrarán en espacios donde se prescinde del adorno, donde lo importante es el ascetiscmo, la devoción interna, que nada distraiga la oración interior para encontrarse con Dios. La Orden del Císter siguió la Regla de san Benito la cual tenía como precpetos el aislamiento y la clausura, para volver al purismo alejándose de la "degeneración" del adorno, del lujo, del triunfalismo,  la opulencia y ostentación en que se habían convertido los monasterios cluniacenses en el siglo XI.

Por mi formación académica tuve la ocasión de visitar alguno de ellos, como el de Rueda, y presenciando las faenas de Paco Ureña ayer en Madrid, me sobrevinieron sensaciones vividas estando entre la austeridad devocional de aquellas paredes que invitaban al recogimiento.

Paco rechazó la ornamentación. Toreó austero pero con una espirutualidad, una disposición simbólica que hace que se consiguieran emociones rayando el misticismo. Puede parecer pomposo hablar de misticismo en la Tauromaquia, pero la disposición y entrega  de toreros como Paco Ureña, a este aprendiz de aficionado le genera angustia, desación, éxtasis, alegría, pasión...y un sinfín de emociones que hacen que cada día tenga más viva la llama del toreo, de lo que significa, de su grandeza.

Paco toreó según las normas dictadas por la Regla de San Benito para construír las iglesias y monasterios, es decir, trazando los muletazos que llevan a la contemplación. Su relajo y su verdad de frente transmitía un toreo sin tensión vertical, sin orgullo del que se sabe poderoso porque le cantan buenos hasta los fallos por el mero hecho de ser figura, un toreo hoy día ostentoso. El artista murciano toreó adaptado al equilibrio de las medidas del toreo que llega, el tremendamente austero pero que, como he recalcado antes, me invitó a la devoción. Ahora solo tiene que afilar la espada...sino los cimientos de su "monasterio" pueden ceder en cualquier momento.

"No es cambiando de lugar como hay que acercarse, sino por claridades sucesivas que no son corporales sino espirituales. Que el alma busque la luz siguiendo la luz"

Bernardo de Claraval, monje.

Imagen:
Monasterio de Rueda (Zaragoza) y derechazo con relajo de Paco Ureña en Madrid (Foto: Juan Pelegrín para las-ventas.com)

miércoles, 27 de abril de 2016

Goya, Bayeu y la fiesta de los toros


Como no me rindo fácilmente, aquí les dejo la mejor ponencia, para mí, de Álvaro Martínez-Novillo, escritor y crítico de Arte español del siglo XX y experto en la figura de Don Francisco de Goya, realizada durante las jornadas "Fiestas de toros y sociedad : actas del Congreso Internacional celebrado en Sevilla del 26 de noviembre al 1 de diciembre de 2001".

En ella se desmonta la teoría, desesperada y ciertamente psicótica donde se tacha al genio aragonés, poco menos que el padre del antitaurinismo. Aquí la dejo, para que entiendan un poco más su equivoación. Gracias

GOYA, BAYEU Y LA FIESTA DE LOS TOROS

Alvaro Martínez-Novillo

Aunque parezca extraño la posición personal de Francisco de Goya respecto a las corridas de toros, tan polémicas en ciertos momentos de su vida, no está tan clara como nos la presenta la tradicional visión que se tiene del artista aragonés, la cual siempre le ha considerado como un ardiente aficionado a ellas. Los grabados de “La Tauromaquia” serían por sí solos una demostración de una sobresaliente afición de Goya si no fuera por las circunstancias excepcionales en las que esta serie fue concebida y estampada por vez primera, pues no debemos perder de vista que estos grabados son contemporáneos de la mayor parte de los “Desastres de la guerra” y, como ellos, se realizaron en la inmediata posguerra napoleónica cuando el pintor, según testimonios fiables, estaba viviendo en unas condiciones económicas y políticas muy precarias. En cambio sí sabemos más de la génesis de las litografías de “Los toros de Burdeos” de 1825, que Goya realizó en contra del parecer de alguno de los emigrados liberales, como Joaquín María Ferrer, que le intentaron disuadir de un tema que seguramente encontraban políticamente incorrecto. Pero aun así, viendo las espléndida serie litográfica bordelesa, cuya primera estampa fue titulada “Dibersión de España” por su autor, siempre queda la duda de si tiene o no un carácter de sátira social, en sintonía con el famoso panfleto “Pan y toros” muy divulgado por entonces después de haber aparecido impreso durante el Trienio Liberal.
En el epistolario de Goya no encontramos, salvo una llamativa excepción que luego veremos, nada que nos indique una afición fuera de lo normal por las fiestas de toros. Y ello resalta más por el hecho de que en la correspondencia de su cuñado Francisco Bayeu con su amigo común, el aragonés Martín Zapater -conservada en el Museo del Prado-, vemos que este pintor manifiesta claramente su gran afición a los toros hasta el punto que, llevado por su pasión hacia alguno de los toreros del momento, no dudaba en injerirse incluso en aspectos organizativos de la corridas en Zaragoza. Esto no deja de sorprendermos ya que, según la opinión tradicional, al mayor de los Bayeu le correspondería ser más serio y el académico siempre vigilante de la buena conducta de su familia, mientras que a Goya le correspondería una conducta más indisciplinada. Sin embargo, viendo la correspondencia de Francisco Bayeu y Zapater, esta opinión no parece que pueda mantenerse a ultranza ya que el serio “pater familias” se manifiesta no sólo como un ardiente partidario de los festejos taurinos sino también del flamenco mientras que Goya, su díscolo cuñado, en sus cartas a Zapater se nos muestra mucho más centrado en su trabajo y en las incidencias de su carrera profesional, aunque también se refiera a diversiones con los amigos.

Podemos distinguir tres momentos en los que las fiestas de toros tienen especial protagonismo en la correspondencia de Bayeu y Zapater y, curiosamente, en todos ellos aparece Goya de un modo u otro. El primero se refiere a la temporada de 1778 y a las corridas de otoño en Zaragoza, y es un claro testimonio de la rivalidad entre los dos grandes toreros del momento: Costillares y Pedro Romero. El segundo corresponde a 1784 y describe unas novilladas en Carabanchel, que coinciden con la recepción de las pinturas realizadas por Goya y Bayeu para San Francisco el Grande, un moemento clave en la carrera de ambos. Del tercer momento no hay sino una sola carta aislada de 1794 que nos habla de una corrida en Madrid a la que asisten juntos Bayeu y Goya. Trataremos cada uno de ellos por separado transcribiendo íntegramente las cartas correspondientes al final de cada apartado.

I- COSTILLARES vs.PEDRO ROMERO (1778-1780)

Este primer momento culmina con las corridas del Pilar en Zaragoza en otoño de 1778 y todavía colea en los años siguientes. Es un momento en el que los paisanos de Bayeu recurren a él para que, como personaje conocido en la Corte y muy impuesto en el mundo taurino madrileño, les dé detalles para contratar toreros para actuar en la capital aragonesa. Se percibe que Bayeu hace estas gestiones muy gustoso de demostrar a sus amigos zaragozanos que es persona de relieve en Madrid. A lo largo de todo el año Bayeu se ha manifestado fervoroso partidario del sevillano Joaquín Rodríguez “Costillares” y enconado opositor del joven Pedro Romero, a quien moteja de “salvaje” , le acusa de “hacer degolladuras de a media vara” considerándole incapaz de “jugar con el toro ni hacer cosa que divierta”(2-V-78), aparte de afirmar que los partidarios del rondeño eran “chisperos, vagos, gariteros y tunantes, y toda la carnicería”, mientras que los de Costillares, según él, eran la gente más distinguida, “desde sus Altezas hasta el más mínimo de los Sus Señorías”(5-IX-78) . Nos queda la duda de si Bayeu se refiere también a Goya, partidario de Romero, cuando describe tan despectivamente a los admiradores de este torero, pues aunque todavía no habían surgido las graves desavenencias entre ellos a causa de las pinturas de la Basílica de El Pilar, que tendrán lugar tres años después, debía ya haber entre ellos una tensión soterrada por motivos profesionales .
Resulta curioso que las objecciones más reiteradas de Bayeu con respecto al diestro de Ronda sean precisamente las referidas a su manera de ejecutar la suerte de matar. Así le escribía a Zapater que “Romero si está de día, mata fuerte, pero degüella mucho casi siempre se deja la espada dentro, y meterla la meten los más y sacarla sólo la saca un torero. A Costillares jamás se le ve soltar la espada de la mano, en un revés con el salero del mundo saca su espada”(5-IX-78). A fines del verano de este mismo año, Bayeu hace todo lo posible para que vaya a torear Costillares junto con Romero a Zaragoza y así sus paisanos vean cómo él tiene razón en sus opiniones, incluso le pide a Zapater que le “haga una nota individual de las estocadas que dé Romero a cada toro, las buenas legítimas a ley, como buenas, y bajas y los degollados y espaldillados, que de esto habrá mucho”(16-IX-78). A medida que se van acercando las fechas de las corridas de Zaragoza, Bayeu se muestra muy inquieto y comunica a su amigo que “Romero va con ánimo de hacer cuanto le sea posible para quedar con lucimiento superior a Costillares” y que va a matar los toros con el sombrero en lugar de la muleta, pero que no se dejen engañar pues no es la misma suerte que hacía el famoso Martincho, ya que éste los toreaba desde el principio con el sombrero, mientras que el de Ronda sólo lo utilizaba para la suerte suprema y esto “es engañatontos, que el último golpe sirve lo mismo sombrero que muleta”(19-IX-78). Esta carta, en la que también cita a los “navarros”, es decir a los hermanos Apiñani, al estudiante de Falces y a otros que, pasado el tiempo, serán recordados nostágicamente por Goya en las estampas de La Tauromaquia.

Desconocemos exactamente lo que sucedió en Zaragoza , pero lo cierto es que Pedro Romero salió triunfante y, por tanto, Bayeu se muestra bastante corrido y se justifica ante su amigo diciendo que “tanto Romero como sus compañeros jamás han hecho aquí tanto” y sigue con unos argumentos que nos resultan muy familiares cuando se quiere negar lo evidente en el ruedo y así añade que esto no le “basta para creer que [Romero] sabe, pues está lejos de ser torero… [y] es lo mismo que si yo no supiera mas que pintar retratos bien e ignorara todas las demás partes de mi profesión… Y así Romero no es torero más que en una parte de su oficio. Sólo con su espada y no hay que sacarlo a otra cosa… y en la espada no es tanto como quieren que sea sus apasionados que confunden el valor y la fortuna, con la destreza, que es necedad. Yo digo y diré que Costillares sabe más sin comparación y sale de los peligros con más facilidad, y otro salero para todo. Cada loco con su tema, este es el mío, quede Vm. con Dios”(30-IX-78).

Y aquí es donde aparece un sorprendente escrito de Goya a un Zapater quejoso por su mutismo. Es una carta antológica, divertida y llena de ingenio que desde que Mayer la publicó ha sido ampliamente comentada. Goya dice a su amigo que “por las cartas de toreros sé que estas bueno y en Zaragoza, pero en el juicio de toreros no [lo] estás, pues no te gusta tanto Romero como Costillares y eso que el de más juicio de los que han escrito a Francisco [Bayeu] has sido tú, pero han causado mucha risa en Madrid esas cartas. Como si aquí no conociéramos al sujeto, venían con fe de escribano algunas de ellas. Vaya, vaya, chiquío, que sois unos porros, voto va en Dios que ahora va Costillares y no se necesitarán fes de escribano. Yo me río, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja…”(7-X-78).

[TRANSCRIPCIóN DE LAS CARTAS]

M.Prado nº.5 8-IV-1778
“Mi Amº. Dn. Martin Zapater. Al encargo qe. Vm. me aze le digo qe. no tengo ninguna proporcion ni conocimiento con los Comisionados de la Plaza de toros para faborecer á Conde, qe. a tenerlo lo aria con todo gusto por servir á Vm.: Me parece del caso hablarle con injenuidad para qe. vea si otro camino le consigue Vm. el logro de su pretenon. Contodo no dejare de ber si algun Amº. mio me faborece.
Estoy de Academia y no tengo tiempo para mas qe. ofrecerme á su dispoon. Oy á 8 de Abl. de 78. Siempre Amº. de Vm. Franco. Bayeu [rúbrica]. Amº. y Sor.”

M.P.nº.1 2-V-1778
“Amº mio; Canviara de suerte con Vm. de muy buena gana solo porqe. viera las dibersiones del pobre Paco, Vm. es el hombre qe. berdaderamente se divierte no dejando firistela á vida qe. no la acave, ni nada perteneciente al astro qe. no intente, conqe. Amigo de Vm. gs. a Dios, qe. por aqui todo se encierra en ber al Salbaje de Romero (qe. tanto alaba la jente ordinaria) hacer degolladuras de á media bara á lo qe. se reduze toda la bulla, pues no es hombre para jugar con un toro ni acer cosa qe. divierta, y tan inutil para librar á los de acaballo qe. no es ponderable, esto es la berdad sin pasion, banidad no tiene limites, y fuera de esto entre el biejo su Pe. y los aprendices qe. han traido nos tienen pudridos á todos los qe. miramos con indiferencia las cosas sin atender mas qe. al merito.
Agradezco a Vm. su atencion y le estimo mucho la bolumptad de servirme por esas tierras, lo qe. admitiria gustoso á no ser que tengo la fortuna de no conocer a nadie de la pte. de alla.
Este año no boy á Toledo por qe. el Rey me ha mandado yr á pintar á la Rl. Capilla de Aranjuez lo qe. executare al Setiembre, y asta entonces me tendra Vm. aqui donde podra mandar como en todas partes a su Amª. de corazon. Mad. á 2 de Mayo de 1778. Franco. Bayeu [rúbrica]. Amº. Dn. Martin Zapater”.

M.P.nº.13 5-IX-1778
“Amº mio: Cierto es qe. esta Vm. equibocado de aberme escrito, Sea enorabuena la llegada y de qe. le aya ido bien con los Gabachos, y se le ha pegado algo seremos mas Amigos.
Costillares no torea por estar desgraciado con los señores del Hospital, el motibo es, qe. pidio mucho por cada fiesta y no se lo han querido dar, y el no se ha querido bajar, porqe. tiene mucha proteccion y Grandes qe. lo mantienen á todo gasto y le pagan las fiestas como si toreara, mucha falta lo halla el Pueblo pues escepto la primera fiesta todas las demás no se ha llenado la mitad de la Plaza, y asi este año pierde mucho el Hospital aunqe. ha hecho todos los esfuerzos en traer 2 famosos manchegos, qe. aora lo son por lo malo, (los hechamos fuera). La Puta de Malaga ha inviado otro con mucho credito pero peor que los referidos, y asi nos estamos solo con el Conpadre Romero qe. aunqe. es buen torero no estanto como lo alaban;

No soy apasionado solo del qe. sabe, y á mi entender no es capaz de obscurecer á Costillares Romero si esta de dia, mata fuerte, pero deguella mucho quasi siempre se deja la espada dentro, y meterla la meten los mas y sacarla solo la saca un torero, á Costillares jamas se le be soltar la espada de la mano en un rebes con el salero del mundo saca su espada. Este año han tenido los Principes 6 toros de muerte y Romero y Costillares los hantoreado qe. han hecho pasmos, Pero Costillares ha sido primera espada que estan los Romeristas qe. los lleba el demonio, los apasionados de Costillares son desde sus Altes. asta el mas minimo de los SS. y á la contra con Romero Chisperos Bagos Gariteros y tunantes, y toda la Carniceria; Conqe. no se acredite Vm. de sujeto ordinario y digale Vm. á aquel Anjelico qe. hobre como quien es y en suma le digo á Vm. qe. es famoso torero Romero, pero me atrebo á jurar qe. sabe mas Costillares en todo lo qe. es arte de torear Este es mi dictamen y qe. Yllo, aunqe. no para matar pero tanvien era bueno para eso, de mi dictado es el famoso Daza qe. se lo he oido de su boca, todo es pasiones, pero aseguro a Vm. qe. si Costillares huviera toreado no halabarian tanto á Romero. Nuñez es bizarro y creo que guste mas qe. Gomez aunqe. creo no sepa mas, pero es mas jinete, y de continuo mas animoso, y guapo, y diestro. Dios sobre todo, y luego dira Vm. lo qe. le pareze de lo qe. digo y haya sucedido. Mande Vm. á su Amº. de corazon. Oy a 5 de Se. de 78. Franco. Bayeu [rúbrica].Sr. dn. Martin Zapater”.

M.P.nº.10 12-IX-1778
“Amº. Dn. Martin Zapater, me halegro guste Vm. de Costillares, y le gustara mas si be á Romero, Se qe. biene frayle á llebarse lo mejor qe. pueda, y en defecto de Romero llebarse á Costillares, esto rasca y pica, porqe. no querra ir á suplir faltas, y mas qe. en ninguna parte quiere torear sino le dan mas qe. á Romero (no por el interes solo por el onor) asi lo ha hecho este berano en una fiesta inmediata a Madrid qe. Romero tenia ajustados los toros á 300 rs.von. cada uno por matarlos, no pudo ir, y llamaron a Juachin, el qe. no quiso ir si no le daban un Real mas por cada toro conqe. fue el ajuste a doblon de áocho de los bichos, á mas de esta circunstancia esta á torear en Cordoba qe. lo ha hecho ir la Duquesa de Alba (segun me han dicho) Conqe. me parece qe. si pueden Vms. conseguir a Peseta no sera poco.
El mes qe. biene me boy á Aranjuez á pintar la Capilla del Rl. Palacio, y á Zaragª. no ire que no pase un año; mande Vm. a su Amº. Oy á 12 de Se. de 78. Franco Bayeu [rúbrica]”.

M.P.nº.12 16-IX-1778
“Amº. Dn. Martin Zapater. Joseph fraile vino á buscar toreros se balio de mi, y aunqe. pude con facilidad aber hecho benir á Costillares (qe. esta en Cordoba) no quise, solo qe. llebase á Romero y su quadrilla, solo porqe. por la nobedad acudira jente y tendra ganancia el Arrendador, y para qe. bea Vm. y todos qe. todo lo qe. reluze no es oro, Vm. bera qe. aunqe. es buen torero no es tan diestro como el otro y qe. todo lo que Dn. Pedro Grueso pondera espansion, su quadrilla se pinta sola, (ello dira) treze mil res. se le lleban al pobre frayle, qe. es una infamia pues se han balido de la ocasion, no creo que los ganen.
Le estimare á Vm. en el alma qe. al instante me aga una nota individual de las estocadas qe. dé Romero á cada toro, las buenas lejitimas á ley, como buenas, y bajas y los degollados y espaldillados, qe. de esto abra mucho, Esta nota la quiero, qe. sea sin pasion y berdadera aunqe. sea cont[r]ami, y si es asi, no la enseñare, pero si sale como me pienso, ya les ha caydo la loteria á algunos.
Gomez y Nuñez los ajustamos 30 doblos. por cada fiesta a Gomez, y un doblon de á 8 menos en las 2 fiestas, a Nunez. Estos son mozos de Garbo, Cuyde Vm. de ellos, no le refelinden sus firistelas polastro (?): Tend[r]an Vms. los toros el martes y miercoles proximos: Encomiendeme Vm. á Dios aquel dia qe. estare triste; mande Vm. á su Amº. de corazon. Franco. Bayeu [rúbrica]. Oy á 16 de Se. de 78″.

M.P.nº.11 19-IX-1778
“Amº. Dn. Martin: Romero ba con animo de azer quanto le sea posible para quedar con lucimiento superior á Costillares, pues ha hecho qe. sus Amigos lo esperasen, y ba con animo de matar los con el sonbrero, pero advierto á Vm., qe. aunqe. lo haga no tiene merito pues primero lo prepara con la muleta, y á la ultima benida la bate y se quita el sonbrero y le da la estocada y eso en este caso lo mismo hace el sonbrero qe. la muleta pues el enpuje de la espada libra el cuerpo, ó da lugar para librarlo, y en prueba de ello el buen torero a la benida de dar la estocada debe rollar una buelta la muleta para el desenbarazo, & La abilidad, y gracia es el prepararse el toro solo con el sonbrero desde el principio y pasarlo con el las beces necesarias como si fuera muleta, y matarlo y todo, con el, (como acia Martincho y los famosos Nabarros) lo demas es engaña tontos qe. el ultimo golpe sirbe (?) lo mismo sonbrero qe. muleta. Noticia individual pido en el dia de lo qe. pase y al otro correo, todo y aur. De Vm. siempre. Oy á 19 de Se. de 78. Bayeu [rúbrica]”.

M.P.nº.14 26-IX-1778
“Sr. Dn. Martin Zapater, mi Amº. y Dueño: El encargo qe. me aze Vm. de qe. busque a Costillares me lo hace el Sor. Allue; Ayer llego de Cordoba, oy lo he visto y tratado con el, se ha escusado de ir y mucho, y por mis instancias ha cedido, la racon qe. da, es qe. les debe mucho a los Aragoneses y por eso no se atrebe á pidir un precio tan desordenado, y qe. por causa de su estimación, y la bulla que avia en Madrid y lo qe. le afarian (?) si cedia la preferencia ha hecho animo de no torear a no ser que lo distingan aunqe. sea un ochabo, y asi dice qe. ira á Zaragª. en los terminos qe. Romero con su quadrilla pero le han de dar una peseta mas qe. al otro, qe. si ba solo le corresponden ocho mil reales. Y qe. en adelante ira por los precios regulares á no ser que aya competencia y qe. si Romero uviese ido por un doblon de a ocho tanvien ira el por otro y diez maises., qe. el dinero á el no le aze pero si su onor; conqe. Amº. malo lo beo es cierto no ira sino es con las circunstancias dichas pero creo qe. si ba el ara ir jente, qe. supla el desorden del ajuste, y crea Vm. qe. entonces seria berlo. Mande Vm. á su Amº. Franco. Bayeu [rúbrica] Mad. a 26 de Se. de 78″.

M.P.nº.15 30-IX-1778
“Amº. mio escrivi a Vm. lo qe. practique con Costillares y lo qe. respondio Dn. Domingo Thomas tenia orden de la Sitiada para lomismo qe. yo, y se balio de mi y los dos ibamos á una por qe. se dibiertieran nuestros Amos. y hemos savido ayer qe. con orden. de dicha Sitiada Gomez y Romero han ajustado toreros, y bien malos, y oy ba carta certificada con los nombres de los qe. an de ir, á la Sitiada, Estallo el de Casa de Urries la envia Dn. Domingo esta qe. brama y yo nada menos, de ber qe. aun en la jente baja no suceden cosas semejantes. Nosotros (con la potestad qe. ha traido Romero) hemos pasado plaza de enbusteros, entre los Romeristas, qe. nos sacabamos eso de la cabeza por alabar a Costillares & de modo qe. ayer no me perdi, porqe. se acobardo quien me puso en el estado que si esfuerte bolo palomo; Conqe. Amº. en mi bida quiera istorias semejantes (Dios se les pague á esos SSes).
Segun la carta de Vm. y demas Amos. tanto Romero como sus compañeros jamás han hecho aqui tanto, pero no me basta para creer qe. sabe, pues esta lejos de ser torero, El es lo mismo qe. si yo no supiera mas qe. pintar retratos bien, y ignorara todas las demas partes de mi profesion, qe. no supiera ni conposicion ni efecto ni carazter, & de modo qe. si asi fuera no sabria pintar las bobedas de la Virjen ni otras cosas qe. ocurren; Y asi Romero no es torero mas qe. en una parte de su oficio, Solo con su espada y no hay que sacarlo a otra cosa, qe. en ese caso es menor qe. sus compañeros, y en la espada no es tanto como quieren qe. sea sus apasionados, qe. confunden el balor, y la fortuna, con la destreza, qe. es necedad, yo digo y dire qe. Costillares sabe mas sin conparacion y sale de los peligros con mas facilidad, y otro salero para todo. Cada loco con su tema este es el mio, quede Vm. con Dios. Oy á 30 de Se.de 78. De Vm. siempre Franco. Bayeu [rúbrica]. Sr. Dn. Martin Zapater”.

M.P.nº.52 s.f. (3-X-1778)
“Amº. Dn. Martin trabajos me ha costado y dificultades he vencido pero ba Costillares con todo honor aunqe. envia toreros Romero pocos malos y caros, Costillares morira o vencera, aunqe. no lo pueden cojer los toros, pues segun mi dictamen solo lo puede [lla]mar Dios á ese hombre. Cuydado con acerle honor buscarle protectores, y las papeletas bengan bien onorificas; el martes escrivire a Vm. las circunstancias conqe. ba. ábur Oy a 3. El biernes estara ay Costillares. De Vm. spre. Franco. Bayeu [rúbrica]”.

R.M. 7-X-1778
“Señor Goya o el Demonio vibe Vm. o se ha muerto?
Bibo y sienpre para serbirte Alma de mierda que por las cartas de toreros se que estas bueno, y en Zaragoza, pero en el Juicio de Toreros no estas, pues no te gusta tanto Romero como Costillares y eso que el de mas juicio de los que an escrito a Francisco as sido tu, pero an causado mucha risa en Madrid esas cartas. Como si aqui no conocieramos al sujeto, benian con fe de escribano algunas de ellas. Baya baya chiquio que soys unos porros boto ba en Dios que aora ba Costillares y no se necesitaran fees de escribano. Yo me rrio, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja az tu lo mismo y creeme chico la adotacion para esa Academia me an dicho que a salido, que son cuarenta mil reales de vellon. Me alegrare que se inbiertan bien a Dios y Siempre el mismo y tuyo. Francisco de Goya. Madrid 7 de Octubre de 78. Amigo y Amigo mas Amigo Zapater”.

M.P.nº.51 s.f. (c. 17-X-1778)
“Amº. mil gs. por la papeleta esta excelente, la mia y la de Piran han corrido medio mundo algo han hecho callar á los obstinados abur. Bayeu [rúbrica].”

M.P.nº.20 24-X-1778
“Amº. mio; El dia qe. recivi las de Vm. marche al Escurial, á enseñar los diseños (de lo qe. he de pintar en Aranjuez) al Rey, y a todas las personas reales, quedaron contentisimos & y por este motivo no respondi a Vm; es inponderable el gusto que he tenido de lo bien qe. se ha portado Juachin, no me ha servido de nuevo pues se qe. en mojandole la oreja no ay quien lo desluzca, y lo qe. mas me ha gustado es qe. contra el fuerte de Romero haya salido ayroso, pues segun las relaciones ha muerto mejor qe. su Contrario, siendo asi qe. Romero, jamas ha hecho aqui lo qe. en Zaragª. El dia de la Virjen del pilar hubo aqui toros y estubo Romero desgraciadisimo tarde y mañana, dio á un toro treze estocadas 3 medias y 10 punzadas, los demas muy mal y solo uno bien, y mato 8 qe. fue una irrision. El juebes no mato mas que 2 y no bien de modo qe. con las noticias (qe. son generales de Zaragª.) y lo qe. aze en el dia Romero ha ganado mucho Juachin. En el sitio ha avido broma qe. a boca se la diria a Vm. asi no me atrebo, Mil gracias por lo qe. ha hecho Vm. por el qe. lo agradecco; y por las humoradas & qe. nos pintamos solos. Dios ayude a los nuestros y cayga el qe. cayga: Ay ban los retratos de los dos Eroes el de Romero se caga de miedo, y el de Juachin pareze qe. bayla, baliente salbaje el qe. lo ha hecho, pero Juachin canpa mamarracho por mamarracho . Abisaré á Vm. de mi partida y abur. Oy á 24 de Se. de 78. Siempre Amº. de Vm. Franco. Bayeu [rúbrica]. Amº. Dn. Martin Zapater.”

M.P.nº.17 22-VII-1780
“So Pelotas: tendra Vm. todas las refelistelas q. me encarga para qdo. benga Perales, todo a la ley…Costillares aze pasmos, de cada dia es mejor torero, y el otro es de cada dia peor, qdo. nos beamos hablaremos de estas tontunas. ábur. Mad. a 22 de Julio de 80. Siempre Amº. de Vm. Franco. Bayeu [rúbrica]. Amº. Dn. Martin Zapater”.

M.P.nº.18 6-IX-1780
“…Costillares ya esta bueno antes de ayer estubo en los toros en un balcon hecho un cadaber . Hubo toro qe. le dio Romero 6 estocadas brabo pelotas tendremos para las fiestas. Abus y mandar á su berº. Amº. Franco. Bayeu [rúbrica]. Oy á 6 de Se. de 80″.

M.P.nº.19 23-IX-1780
“Amº. Dn. Martin Zapater. El Lunes 25 por la tarde (aunque no vea los toros) o el 26 por la mañana salimos para Zaragª…”

II- NOVILLOS EN CARABANCHEL (1784)

Este es un momento clave en las carreras de Francisco Bayeu y Goya pues marca la decadencia del primero y el inicio de la ascensión del segundo en la Corte debido fundamentalmente al modo en que son recibidos sus respectivas obras para el templo de San Francisco el Grande de Madrid. Sabemos bastante de esto momento gracias a una serie de cartas, todas ellas destinadas a Martín Zapater, que así se había convertido en privilegiado confidente de esta situación. Por su parte Bayeu sigue hablando de toros y parece bastante ajeno a la situación planteada. Así el 14 de octubre escribe a Zapater lamentando que en Zaragoza no hayan tenido corridas y adelantándole, como personaje bien informado, que se está gestando la prohibición de las corridas ya que éstas no gozan del beneplácito de Carlos III, este es el sentido de su frase: “Me parece que según el Planeta que reina pocas fiestas verás”. Prohibición parcial que será efectiva al año siguiente, la cual, aunque con excepciones para los festejos que tengan como fin recoger fondos para obras de beneficiencia y obras públicas, supondrá un evidente contratiempo para este espectáculo. Así, por ejemplo, Zaragoza no tendrá corridas, ni de toros ni de novillos, desde 1784 hasta 1789, cuando sube al trono Carlos IV.
De la situación anímica de Goya tenemos un privilegiado testimonio gracias a una carta de Camilo Goya, el hermano sacerdote del pintor, a Zapater fechada en octubre de 1783. Es una carta muy emocional pues en ella insinúa que el propio Bayeu censura que Goya haya logrado una capellanía de Chinchón para su hermano y, por ello, éste le recuerda cómo está Goya todavía muy resentido por la bronca con su cuñado acerca de las pinturas de la “Regina Martyrum” de El Pilar. Dice Camilo de su hernano que “aunque Dios le ha dado fortuna y habilidad, está esta perseguida con tanto esfuerzo que ya no son capaces de obscurecerla (pues no es Zaragoza este pueblo) le quitan la paciencia diciendo si ha dicho, si no ha dicho, y revolviendo con sus mentiras todo lo que pueden pues en la hora en que escribo tengo el corazón muy sobresaltado; siendo así que no dice lo que podría decir, lo peor es que logran de este modo el que aborrezca la pintura, y no pudiendo quitarle la habilidad logran el que no continúe, o al menos está expuesto a ello, porque no pueden sufrir que logre tanto obsequio ni alcance tanto honor de todos los demás”(18-X-83) .

Efectivamente Goya había logrado la protección del Infante Don Luis, hermano de Carlos III que, aunque extrañado de la Corte, le facilitó el trato con personajes de relieve, como el arquitecto Ventura Rodríguez. Además en el verano de 1781 se habían seleccionado los pintores para ornamentar San Francisco el Grande y Goya había sido seleccionado junto a Francisco Bayeu y Maella. Desde el comienzo de este encargo, un gran cuadro “de nueve varas castellanas de alto”, Goya lo consideró como “una competencia formal” y así se lo había escrito a Zapater (25-VII-81), por ello se empeñó a fondo en él porque quería desquitarse de las humillaciones recibidas por el asunto de El Pilar, Así escribe a su amigo: “Como…trabajo en el borrón para San Francisco, me estoy callandito”(29-VIII-81). En enero de 1783 los cuadros estaban ya realizados y Bayeu había llevado obsequiosamente el suyo, que era el destinado al altar mayor, a Palacio, donde tuvo una acogida tan negativa que el Principe de Asturias, enfadado, dijo al arquitecto Juan de Villanueva: “Dile a Bayeu que es un bestia”. Goya se había enterado de esto y se lo escribió confidencialmente a Zapater, pidiendo reserva, aunque explícitamente consideraba a Bayeu como su enemigo (11-I-83).
Contrasta la ansiedad que se percibe en Goya por ver la acogida que tiene su cuadro, “La predicación de San Bernardino de Siena”, con el despego que se percibe en Bayeu respecto a su obra. Así cuando se descubren los cuadros y, según Goya “se empieza a hablar ya bastante, y que será mucho mejor que os enteréis por otros la justicia que se hace”(3-XI-84), Bayeu no toca el tema y, en cambio, habla en sus cartas a Zapater de las novilladas en Carabanchel de manera bastante prolija. Por su parte Goya no hace entonces la menor referencia a estos festejos y se muestra sólo interesado por las vicisitudes de su obra y por el inmediato parto de su mujer. Nos parece que esta actitud de Bayeu sólo se explica pensando que que el artista estaba tan endiosado que no se le ocurría pensar que nadie pudiera poner pegas a una obra suya, o bien que era sensible a estas críticas y quería no hacerse eco de ellas. Por nuestra parte pensamos que lo más probable sea lo primero, de modo que el artista podía permitirse el lujo de ir a los toros a Carabanchel tan tranquilo.

[TRANSCRIPCIÓN DE LAS CARTAS]

M.P.nº.24 14-X-1784
“…He sentido qe. no ayais tenido toros, y te aseguro qe. segun especies qe. tengo oydas, se yran acabando en toda España, Conqe. si no te bienes al berano á Madrid á ber algunas fiestas (Si esqe. duran el año qe. biene) me parece qe. segun el Planeta qe. Reyna pocas fiestas beras, conqe. Amº. paciencia qe. yo tamvien lo siento…Dios te ge. T[oled]o á 14 de Oe. del 1784 Tu Amº. Franco. Bayeu [rúbrica]. Amº. mio”.

M.P.nº.28 17-XI-1784
“…Mañana ay toros, por ultima fiesta (si no lluebe) qe. por eso han llegado asta de aora. En Caramanchel ay 3 fiestas de novillos excelentes con plaza de propio con tablados, y por dinero, qe. sera para acabar la torre de la Yglesia ba la Justicia de Madrid á mandar yra toda la jente de broma de aqui el Domingo enpiezan, lo qe. aya te lo dire. No ocurre otro á Dios. Tu Amº. Franco.Bayeu [rúbrica]. Mad. á 17 de Ne. de 84″.

M.P.nº.27 20-XI-1784
“…Mañana boy a Caramchel avisare de esa novillada; Antes de ayer fueron buenos los toros y toreros, solo nos engaño un Negro qe. monto en un toro, y siendo asi qe. salio enmaromado del toril se les escapo rompio la soga costo trabajo el bolberlo a sujetar con todo qe. llebaba con la s[o]ga enrredado en madero á donde lo ataron, y Costillares le hecho otro lazo y á otro madero lo ataron, y el qe. llebaba colgando con una azuela le cortaban la soga y las astas aun tiempo salio el otro toro y eran conocidos nada yzo, no pudo matarlo al suyo en cien ragonazos en la nuca y lo mataros [sic] los toreros, se yzo de noche y faltaban dos toros, salieron abscuras, y toda la gente empezaron con los eslabones á alumbrarse. hubo un Demonio qe. encendio una cerilla y fueron tantas las qe. al punto se encendieron qe. pasarian de trescientas y ámas muchos faroles, y luego avia 4 toros muertos en la plaza y qdo. los sacaban las mulas yba toda la jente álumbrando uno en uno á los quatro entierros. No ocurre otro. á Dios. Mad. á 20 de Ne. de 1784. Tu Amº. de corazon Franco. Bayeu [rúbrica]”.

M.P.nº.25 24-XI-1784
“…Los novillos de Caramanchel fueron talqual, y estubo toda la broma de Madrid, Un tablado se undio, y solo se maltrataron dos uno en un ojo, y otro en el cuello, y aunqe. han dicho hubo mil desgracias, es mentira. Dios te ge. Mad.á 24 de Ne. de 1784″.

III- EPÍLOGO: CORRIDA EN MADRID (1794)

Han pasado casi diez años desde las novilladas en Carabanchel y la apertura al público de San Francisco el Grande, están en la plaza de toros de Madrid los dos cuñados, Bayeu y Goya, ambos han sufrido graves enfermedades en este periodo y todo indica que han normalizado sus relaciones personales. Bayeu escribía hace cinco años a Zapater: “Yo he estado 3 meses malo, y aun estoy estropeado”(30-IX-89), por su parte Goya es un verdadero superviviente, enfermó en Sevilla a comienzos de 1793 y llegó a Cádiz medio muerto. Zapater escribe entonces a su anfitrión, Sebastián Martínez, que “como la naturaleza de mal [de Goya] es de las más temibles, me hace pensar con melancolía en su restablecimiento”(19-I-93). Pero se recupera, aunque queda completamente sordo y “con ruido en la cabeza”(29-III-93), sobrevive hasta 1828, sorprendiendo a todos con su espíritu y creatividad. Bayeu, en cambio, fallecerá pronto, al año siguiente y después de una larga enfermedad, meses antes había escrito a Zapater que estaba “lidiando con la muerte y con 9 medicos contra mí”(25-V-95). Pero ahora en un palco de la plaza los dos cuñados asisten a un triunfo de Pedro Romero, que acaba de volver de Andalucía. Bayeu conserva hacia él reticencias, pero reconoce “que otro Perico no habrá”, bien es verdad que su ídolo Costillares se ha tenido que retirar por un carbunco en la mano que le impide manejar la espada y le llevará a la muerte en 1800. Esto nos hace reflexionar sobre cómo son de mudables los apasionamientos en los espectáculos, quien un día está en lo alto, al día siguiente cae en el olvido si no es capaz de satisfacer a su afición.
Pedro Romero será retratado por Goya en una pintura que, por su calidad, irritará al antitaurino Vargas Ponce y este retrato permanecerá en la colección del pintor. Pedro Romero se retira pronto por problemas de conciencia pero, tras la guerra, volverá a la arena para dirigir la Escuela de Tauromaquia de Sevilla y morirá longevo y sentencioso en 1839. También Goya retrata a José Romero, hermano y rival en los ruedos de Pedro, pero éste es un retrato más de compromiso quizás encargado por la Duquesa de Alba. Goya trabajará en escenas de tauromaquia hasta su muerte, aunque a veces se percibe cierta censura en sus obras por la violencia que generan. Sin embargo del verdadero aficionado que fue durante toda su vida Francisco Bayeu, no parece haber catalogada ninguna obra relacionada con el tema taurino, lo cual, si es que verdaderamente es así, no deja de ser una gran paradoja .

[TRANSCRIPCIÓN DE LA CARTA]

M.P.nº.42 3-IX-1794
“Amigo mio, buena noticia me das conqe. mi chanpa no ira [ileg.] aora ni en adelante, para otro qe. para los corrales, qe. no le sera de nuebo porqe. aunqe. no ha servido al baliente Canpuzano, sirvio al guapo Baltasaret.

No murio el tio Pedro en Malaga, antes ha benido famoso y lleno de salud y aplausos, porqe. dicen qe. en la fiesta primera dio al primer toro qe. mato 7 estcs. al segundo 5 al tercero 3 y al cuarto 1 qe. son 7531 qe. en castellano son sietemil quinientas treinta y una; En esta fiesta de ayer te aseguro parecia un Sn. Jorje, tarde y mañana, con tanto acierto y dominio qe. dio las estocadas qe. quiso 2 ó 3 á cada uno, qe. para el esto es una abicoca y aunqe. fueran ciento daria si fuera menester, y como otros qe. aunqe. ayan tenido merito y servicios arto han hecho de dar una y gracias qe. no entrara el cachetero, y asi desengañemonos qe. otro Perico no abra; en prueba de ello ayer estaba Goya en mi balcon, y el ultimo toro qe. mato el tio Perico, le dio una famosa y penetrante estocada de la qual pensamos avia muerto el toro, nos pusimos a fumar sin atender a lo qe. paso entretanto, á lo qe. nos bolvimos a colocar en el puesto me pregunto Goya, Es el toro qe. en cierta ocasion le dio una estocada Perico, le dije qe. si, pero qe. por su inquietud y no haverse savido cuydar, se moria qe. si no tal bez huviera escapado; conqe. Finis coronat opus.

Ante de ayer me izo yr Piran á su casa á ber y reconocer lo qe. ha hecho pintar en su casa qe. es toda ella Paredes techos alcobas & y una capilla de estucos para una ymagen de Nª. Sra. del Pilar qe. tiene de marmol primorosa, y como Piran es de corazon grande, no se paro en ajustar ni ber á qe. ascenderia dicha pintura, y aora le piden setenta y cinco mil reales, y el pensaba qe. lo mas qe. costaria era cien doblones, Es mucha pintura qe.ay qe. el pintor no pide desordenadamte. y asi le dije qe. paraqe. se metia en esos berenjenales sin tomar mi consejo me respondio qe. el por el no lo uviera hecho ni aun pensarlo sino qe. tu le avias mandado qe.a tu costa te iciera acer una abitacion de tu casa paraqdo. te ocurriera benirte alguna temporada á Madrid: me quede elado del poco entendimiento del uno y del otro, de el. de ponerse agastar tu dinero sin saber como, y de ti, de ber qe. poca estimacion tienes a mi berdadera amistad, pues sabes qe. te he brindado con mi casa, y que abundante, y aunqe. estuviera años no me estorbarias, antes me serviria de alegria y sabes qe. no envido de falso, y qe. todo lo qe. tengo es de mis Amigos, pero no quiero mas qe. lo qe. ellos quieren, tu tenias por escusados esos gastos, y me complacias a mi, pero sea Dios servido del modo qe. sea su bolumptad.
Recibe memos. de mi parta. la qe. desde qe. ha estado en Zaragª. no para de rezar para qe. los Franceses no la dejen vivir ni morir en pecado mortal, á Dios. M. á 3 de Se. de 94. Tu berdro. Amigo. Franco. Bayeu [rúbrica] Amº. Dn. Martin Zapater”.

Alvaro Martínez Novillo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...