miércoles, 25 de febrero de 2015

¿Por qué dije sí a trabajar por 6 Sueños 1 Torero?

El próximo sábado 28, a las 17:30, tendrá lugar en Moralzarzal la novillada en la que Curro de la Casa se encerrará con seis novillos de diferentes encastes y ganaderías.

Desde el primer momento en que me plantearon pertenecer al equipo de su organización y promoción no dudé ni un momento en decir que sí.

Dije que sí porque creo que este proyecto innova al hacer partícipe al aficionado teniendo la oportunidad de elegir los novillos, participar en sorteos para ser asesor, ser uno más de la cuadrilla, etc. Porque se apuesta por los encastes que otros se están encargando de llevar en cortejo fúnebre a los libros de historia. Porque los precios de las entradas están acorde con el momento económico que vivimos. Porque los beneficios irán al fomento y defensa de la Tauromaquia..etc.

Creo sinceramente que los tiempos han de cambiar y que no podemos quedarnos en los años sesenta en los que la diversión de la sociedad estaba acotada: Toros, fútbol y poco más. Hoy día existen miles de ofertas de ocio: Teatros, cines, exposiciones, conciertos, salas de arte, eventos deportivos etc., incluso domésticos (Televisiones con cientos de canales, consolas, videojuegos, redes sociales e internet...). Por ello creo que la Tauromaquia debe ser un producto que haga cosas diferentes, sin salirse de su tradición y, por supuesto, del Toro. La imaginación, la creatividad, la sorpresa, ha de ser la norma. Eventos como 6 sueños 1 torero intenta, dentro de sus posibilidades, hacer crecer el interés de los aficionados y atraer a los que no lo son. Se trata de hacer ver que ir a los toros no solo es disfrutar de las dos horas de la corrida.

Desde la mañana de podrá torear de salón, (tanto jóvenes como mayores "Soñando el toreo" a las 12:00 h. ), en el ruedo de la plaza de Moralzarzal. Antes, a las 11:30 , los más pequeños podrán sentirse corredores de encierros a su medida. Más tarde a las 12:30, quienes estén interesados por los encastes más allá del predominante en todas las ferias, tienen la posibilidad de acudir a un Foro abierto sobre encastes (centrado en los que se lidiarán por la tarde), con los ganaderos y algún miembro de la Plataforma por la Diversidad de encastes. Tras ello, a las 13:00 comienza la Ruta de la tapa taurina por los establecimientos de Moralzarzal que han querido sumarse a la iniciativa. A las 17:30 la novillada en sí y luego al terminar, un Foro abierto con el torero para cambiar impresiones sobre las sensaciones que ha tenido delante de diferentes comportamientos, que son, o deberían ser, la riqueza y meta de un torero, sobreponerse a las dificultades, de los diferentes reacciones que cada casta ofrece, algo muy en desuso.



Lo dicho, innovación, creatividad y diversidad han hecho que me inmiscuya en este proyecto, y si me necesitaran en otros con el mismo objetivo, no dudaría ni un segundo en decir que sí.




miércoles, 18 de febrero de 2015

Sobre el Cartel que anunciará la temporada en Sevilla

El Cartel que anunciará la Temporada taurina de la Maestranza 2015, obra del artista sevillano Juan Fernández Lacomba, ha suscitado una gran polémica. Voy a dar mi humilde visión sobre ello, desde mi formación en Historia del Arte.

Considero que la idea puede ser buena por el hecho de aunar elementos de la lidia en un mismo cartel, hasta aquí. Mi opinión sobre el carácter estético es que se aleja del dibujo, tiene imperfecciones en el colorido, así como una muy mala técnica. Para mí, aún faltando el toro (como ocurre en el albero muchas tardes en Sevilla), al cuadro le hace falta el verdadero dibujo, no expresa nada, no tiene sentimiento, es inexpresiva, no se si intencionadamente por el artista, o por su incapacidad (cosa que no creo ni un segundo).

No entiendo como el artista no se ha auxiliado en todos los recursos estéticos que la Tauromaquia ofrece. No hay ritmo, los detalles son grotescos, la armonía general brilla por su ausencia ni siquiera podríamos escandalizarnos por un grosero realismo, porque no existe. Es de un aspecto infantil que escandaliza, la imagen que se da del arte de torear queda en malísimo lugar porque podría haber dado belleza, majestuosidad, vigor, ennoblecimiento del arte de la Tauromaquia, energía, o un valor que invite a entrar a la plaza, y no a la sorna.

Me parece, por convicción, que la pintura y la estética tienen mucho donde beber en la Tauromaquia, y un artista que ha sido elegido para ilustrar la temporada taurina en una plaza como la Maestranza de Sevilla, ha de ser capaz de mostrar la grandeza del Toreo y no degradarle por lo calculado, y lo peor, mal ejecutado.

No veo en ella ni la contraposición, a veces necesaria, entre "belleza" y "utilidad": Algo bello para nosotros, como puede ser una suerte de varas o una estocada, a veces no puede servir de atracción a otros públicos sin sensibilidad taurina. Podría entender que se hubiera optado por un arte moderno y que no fuera comprendido por nosotros, masa inculta, pero sigo sin intuir ni un atisbo de aquel surrealismo que anteponía lo argumental al deleite manual, o esa abstracción sin reglas pero con armonía y juego acertado de la línea y el color.

En fin, que a uno le duele la cursilería académica e infantil con la que se va a publicitar un arte tan sublime como es la Tauromaquia.

viernes, 13 de febrero de 2015

Sentimientos que necesito exteriorizar ante la FIT



Tristeza por una pérdida. Todo lo que está ocurriendo en la Tauromaquia lo identifico con la pérdida de la esperanza de ilusión por acudir a un tendido, por ver algo nuevo. Es la pérdida de las ganas por luchar por lo que creo. Salen los carteles y son un desengaño a todas las horas que dedico en ayudar a quien sea por defender la Tauromaquia. Trato de encontrar una expresión que encaje con mi sentimiento y no la encuentro, me detengo en esa búsqueda ante la nada. En estos momentos solo puedo vivir taurinamente de los recuerdos, apenas me interesa lo que ocurra en los ruedos, y duele, porque cuando amas algo tanto como yo lo hago hacia la Tauromaquia, les aseguro que duele.

Enfado por el agravio e invasión de mercaderes en los puestos de mando de la Tauromaquia. Siento como se comportan mal con los deseos de los toreros que no son figuras, como tratan injustamente a quien se lo gana, como les importa tan poco el campo bravo más allá de 6 ganaderías y de un mismo encaste, como les resbala que cada día que pasa queden menos animales de sangres que hicieron posible que ellos hoy estén recogiendo el dinero en la taquilla, sin importarles un ápice lo que ocurra en la dehesa. Digo en voz alta: ¡Estoy enfadado! porque habéis convertido la Tauromaquia en un mercado sin escrúpulo, sois los nuevos "brookers" del toro, no importa a quien haya que llevarse por delante con tal del dinero.

Miedo ante esta amenaza. Porque no es imaginaria, es muy real. Percibo el peligro de la muerte de la Fiesta por la monotonía. El público es volátil, el aficionado no. Si al público le pones un concierto, unos juegos infantiles, etc., a la hora de los toros, puede elegir, el aficionado lo tiene claro, se queda en los toros. Pero causa ansiedad cómo no se dan cuenta. Solo programan ferias pensando en el público, ese que te dará la espalda cuando se acabe el gin-tonic, ese que si se terminaq la Tauromaquia no lo sentirá más allá del "Pues habrá que buscarse otra cosa que hacer los dias de la Feria a esas horas", mientras el aficionado luchará hasta que sus fuerzas le permitan, esas que con carteles como las de Castellón y Valencia, le flaquean para acudir a la plaza "del público".

Vergüenza por pertenecer al mismo ámbito que los mercaderes de la Tauromaquia. Por sentirme degradado, vilipendiado, por no tenernos en cuenta a los que buscamos diversidad de ganaderías y toreros, ¿Es un delito?, para algunos parece que si. Reflexiono e identifico una situación en la que nos dan donde más nos duele, en nuestra autoestima taurina. Nos cierran las puertas de las plazas como bien dijo el empresario productor de "malas artes" en la presentación del FIN, perdón de la FIT. No sentimos como quien saluda a una persona y resulta ser otra, avergonzados. Sin capacidad de maniobra, resignados.

Esta reflexión no es un acto intelectual, sino sentimental. Tengo que exteriorizar lo que siento, sin disfraces, lo que han hecho con "mi pasión".

Hay interesados detrás de la careta de aficionados que tragan con este fango insalubre que son las ferias taurinas programadas por la FIT hasta ahora. Sigo asomado a la negrura de la nada, solo sujetado antes de caer en ella, por los recuerdos de aquello que fue la Tauromaquia plural, para toreros valientes sin miedo a enfrentarse a todo tipo de toros...y de compañeros.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...