viernes, 28 de agosto de 2015

La faena de El Juli en Bilbao y el Torso del Belvedere: La Admiración por obras de arte incompletas.


Me gustaría analizar brevemente y desde el punto de vista de este blog, la polémica suscitada por la obra de arte que realizó ayer en el coso de Vistalegre de Bilbao Julián López "EL Juli", frente a un buen toro en el último tercio (no completo) de Garcigrande, y la no concesión por parte del Presidente del segundo trofeo que le abría la Puerta Grande.

En primer lugar, pienso que la obra de arte, sea cual sea su ámbito, ha de ser terminada correctamente y según los cánones a que dicha disciplina artística se adhiere. Por ello, muestro mi total apoyo a la decisión del presidente ya que para que una obra de arte taurina sea merecedora de los premios necesarios se ha de culminar correctamente con la espada, y ayer, por desgracia para todos nosotros, la colocación del acero, no fue la idónea para acceder a ese tan ansiado, por algunos, trofeo.

Digo esto porque la estocada pertenece a la obra. La Faena de muleta, excelsa, magnífica, de entre las cuatro mejores de su carrera, que realizó Julián, sin el refrendo de una gran, (o por lo menos, correcta) estocada, lo deja en una obra incompleta pero admirable en sí misma. Asistimos a su validez del proceso artístico, con una superioridad tremenda, un conocimiento de los terrenos apabullante, pasajes incluso estéticos en un torero superior en técnica. Pero, la estocada dejó todo en incompleto. Me gustaría recordar aquí que la cantidad de obras de arte incompletas y admiradas a lo largo de la historia, es infinita.

Innumerables ejemplos de obras de arte sin terminar son esculturas de Miguel Ángel, pinturas de Leonardo Da Vinci o Picasso, sinfonías de Schubert, novelas de Kafka...y cómo no, faenas de los más grandes toreros de la historia, y, querido lector, no pasa nada, es más las admiramos lejos del triunfalismo que buscan algunos, no se con que intenciones.

La comparación que viene al caso es la faena de El Juli con el Torso Belvedere atribuída al escultor griego Apolonio es porque el Torso, es realmente un fragmento de lo que se cree fue una colosal figura de Hércules. Y es un fragmento de una obra de arte admirado como tal, sin terminar, como podemos admirar la faena de Julián. La ausencia de brazos, piernas y cabeza podía equipararse a la ausencia de una correcta terminación de la faena, pero que no por ello podemos dejar de admirar tanto la calidad del trabajo del artista heleno como la maestría del torero madrileño ante el toro durante la faena de muleta.

No se si me he explicado pero la admiración de el Torso Belvedere es un ejemplo de un fragmento admirado de la misma manera que una obra de arte completa y terminada. Por ello reitero mi posición de estar de acuerdo con el presidente Matías en la decisión de no conceder la segunda oreja, así como de admirar una obra de arte incompleta, tanto el Torso Belvedere, como la faena de muleta al quinto toro de Garcigrande en la feria de Bilbao 2015, por parte de Julián López "El Juli".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...