martes, 11 de agosto de 2015

#FuerzaRiveraOrdoñez y mi apoyo a todos los toreros


Llegados a este punto en el que el sadismo y odio a sus semejantes se ha apropiado de las mentes atrofiadas de las personas beligerantes con el arte de Torear y quien forma parte de él, me gustaría sacar de mi unos breves pensamientos que me han rondado esta noche mientras el desvelo me dejaba realizar plegarias por un torero gravemente herido en Huesca, Francismo Rivera Ordóñez.

Primero de todo quiero gritar mi pasión por el arte supremo de Torear. Gracias a él nacen hombres originales que, a lo largo de la historia, por su sensibilidad e instinto han sido capaces de crear arte en movimiento, efímero en su realización, pero eterno en nuestras mentes y emociones: Los Toreros.

Ayer tuvo lugar un hecho que va unido a la Gloria. La grave cogida de Rivera Ordóñez nos devuelve la grandeza, a veces perdida en nuestras valoraciones por ciertos comportamientos de quienes admiramos, de lo que significa ser Torero. Los admiramos por realizar superiores hazañas a nuestras "mundanas proezas"  y porque no hay nadie en este mundo que nos pueda enseñar tan claro el romanticismo del dolor. En el sufrimiento de un Torero como en este caso ha ocurrido a Francisco Rivera Ordóñez, nace la sensibilidad y la solidaridad de los que amamos este arte y admiramos a sus artistas.

El torero es ese artista tocado con un don, con la gracia de gozar pasándose la muerte por la cintura, pero también la desgarradora incertidumbre de que puede ser el humano que en décimas de segundo pueda sufrir más que el resto de los mortales. Esa extraña combinación es la que nos lleva a las plazas de toros: El Arte, la emoción y la incertumbre que lleva consigo el Arte Supremo de Torear.

Siento orgullo por TODOS, los toreros, (recalco todos, para quien crea que mis críticas son odios). No es un orgullo estéril, de palabra, sino posicionado en el nivel más alto del valor y la hombría. Por ello, aborrezco como persona a la escoria humana que se ríe del sufrimiento de los toreros. Que se mofan del sufrimiento de personas que ponen su vida en juego, su profesión, su familia, por crear Arte frente a un toro. Siento asco y verguenza de esas gentes, por todo el sufrimiento y las cogidas de los toreros a lo largo de la Historia y más, por los que dejaron su vida en el ruedo.

Estos hombres, los toreros, latieron con el dolor para crear un arte ÚNICO, incofundible, apasionado, educado, respetuoso, (con el projimo y con los animales), y que hasta estos días - y creo que para siempre - tendrá su posición jerárquica frente a las otras artes por la escena de su realización: efímera y a merced de un animal que puede matar, así sin más.

Por ello muestro mi total apoyo a los toreros, esta vez personificado en Francisco Rivera Ordóñez, (quien por cierto me bloqueó en redes sociales por mostrarme contrario o crítico con sus actuaciones, no lo oculto); y por otra parte mi rechazo a esos mediocres que insultan y se burlan del sufrimiento de un torero. A estos les tenemos que ganar el terreno, sacarlos a los medios y rematarlos con una media tan poderosa que salgan por los suelos y tengan que ser devueltos a los corrales por inválidos, ya que nunca debían de haber sido aprobados en el reconocimiento matutino del respeto.

Foto:
Arjona para riveraordonez.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...