miércoles, 14 de enero de 2015

Julio Robles, el arte a media altura


Una conversación twitter con el amigo @Descabellos me ha llevado a escribir este post sobre el arte del toreo a media Altura. Tarea difícil pero que recordando a grandes maestros intentaré que sea amena, o por lo menos explicativa de lo que es para mi.

Los verdaderos maestros del toreo, desde antiguo, han atendido a las condiciones del toro para componer su toreo. Es inútil tener un solo tipo de toreo en la cabeza, el bueno será el que se adapte al toro que se tiene delante para así, conseguir estabilidad y coherencia en la composición. Permítanme acudir a mis conocimientos formativos en Historia del Arte y recordar el Canon Aureo, que fue un intento de codificar lo que se consideraban las proporciones más bellas. Para llegar al toreo a media altura con Arte, como han hecho grandes Figuras del toreo al toro que por su condición le cuesta humillar pero no embestir, habría que tener el don del empaque. Enganchar al toro delante y con la cintura, rematarlo atrás con relajo, sin hundir el cuerpo y sí sutilmente los riñones, que ese movimiento cadencioso sea armonía.

Hay quienes lo intentan pero las formas, llamémos rudas, que da el toreo que se ha impuesto hoy día y que dicen es de "poder", hacen que no logren esa armonía en la composición final. No sólo se trata de dar pases, jamás hay que olvidarse de imprimir a éstos forma. La forma de torear a media altura, si se hace correctamente, nos transmitirá un estado de ánimo de tranquilidad, de paz, calma,...arte. Es una sopresa, que hoy se da pocas veces, el saberse ante un toro sin la condición necesaria de la humillación y poder, pero que embiste a media altura. y que un artista, porque esto solo lo pueden hacer los llamados a ser artistas del toreo, nos emocione con el toreo a media altura.

Esto por ejemplo, lo experimentó como nadie Julio Robles, quien para mi, y lo pude ver en directo, fue un hombre que no podía sustituir su innata experiencia artística del toreo. Demostró que torear a media altura es más dificil de lo que parece, que el artista debía de tener una idea muy clara de lo que es esencial para dotar de empaque a ese toreo y de lo cerca que está de la linea del "no decir nada". Empaque, forma, cadencia, los abordaba al mismo tiempo, por lo que Robles, el maestro, se sentía seguro de sus intenciones y sabedor de que iba a dominar al toro a media altura. Andando, despacio, como ausente, cite, esbozo de pase al toro, giro sobre sus pies, ¡Puesta Julio!, y brotaba el arte fresco salmantino, ese que a todos nos dotaba de calma en los tendidos al Torear, con mayúsculas, Julio Robles a media altura.

Típico pase de Julio Robles a media altura. Foto: Arjona

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...