lunes, 27 de enero de 2014

El peligro de convertir la Tauromaquia en arte de mala calidad

Me ha producido enojo, cabreo, y lo que es peor pena y tristeza comprobar a través de fotos lo que nuestras figuras están lidiando por tierras americanas. Dentro de mí surgen dudas  y creo que la confusión que están creando pueden llegar a convertir la Tauromaquia en un arte de mercado, un arte de mala calidad. Me explico.

Hace unos pocos meses tuvimos la buena noticia de que la Tauromaquia pasaba a considerarse Bien de Interés Cultural. Como tal, el Estado se compromete a salvaguardar y defender los intereses de esta creación artística como otras tantas (administración de museos, teatros, etc.).

La Tauromaquia no se puede empezar a ver como una cultura de masas y de baja calidad basada en el "todo vale" frente a animales que rebajan el noble Arte de Torear a mero espectáculo amable y festero. Para considerarse cultura no puede caer en el populismo, necesita vivir de sus principios, un torero, un artista creando arte frente a un toro íntegro de trapío, bravo y encastado, y que haga considerar importante lo que el diestro realiza en el ruedo.

Los toreros, y más las figuras por estar en posesión de "tirón" entre público y un tipo de aficionados, deben producir cultura de alta calidad. Con lo que está ocurriendo en América se está llegando a un punto peligroso y es que ofrecer al público un espectáculo de baja calidad puede llegar a ser el que, a la postre, se demande y el Artista de la Tauromaquia comience a producir en masa. Es decir, al público si le ofrecemos una Fiesta Íntegra y de verdad será la que solicite pero si le ofrecemos juegos frente a toros impresentables y mermados, obras  populacheras, le estamos viciando en lo que debe ser el gusto por la Tauromaquia.

Además, salvo excepciones, se está llegando a un punto en el que lo producido taurinamente es de baja calidad artística por hacerlo frente a toros menguados tanto en el trapío exterior, como en el "trapío interior". Esto tiene una repercusión económica ya que los toreros, en este caso las figuras, se sienten cómodos ante estos animales lo que permite la "producción de grandes cantidades", en términos taurinos, que este arte de baja calidad permite que se incrementen las tardes, lo que debería llevar a "precios más bajos", ya que el arte de Alta calidad de siempre, se ha cotizado al alza y si se realiza en el ruedo, tendrían derecho (muy lícito) a incrementar precios, si no, no. No cuesta lo mismo un Velázquez que una obra de un discípulo de algún artesano copista de tercera. No se si me explico.

Como conclusión estamos viendo como gentes y críticos afines a las figuras del toreo quieren cambiar de tendencia y pasar a considerar faenas ante toros indignos que antes eran propios de escándalos a gran escala, como arte de alta calidad. Pido a las figuras del toreo que se nieguen a realizar obras frente a esos toros, ya que al público no se le puede acostumbrar a ver eso como lógico, el artista del toreo ha de ser capaz de producir arte de alta calidad para todos los públicos y llevar siempre la seriedad de la Tauromaquia donde se merece.

Foto:
El Juli frente a un toro mermado y afeitado en Cancún. Ver más en http://www.coneltoro.com.mx/entrada.php?post=120

viernes, 10 de enero de 2014

El silencio "asceta" de José Tomás

Últimamente estamos acostumbrados a comunicados, entrevistas y reportajes sobre figuras del toreo, y toreros más modestos, donde exponen inquietudes, claman por una "supuesta" independencia y alzan la voz contra todo tipo de "injusticias". Pero hay un torero, (de "epoca" por mucho que a algunos no les guste verlo así), que se mantiene al margen. Un artista que decidió que su arte y la forma de vivirlo dejara de ser una continua muestra de discursos, de manifestaciones, para convertirlo en una actitud ascética. El es José Tomás.

Partimos de que la Tauromaquia de finales del siglo XX y comienzos de este XXI, ha pasado a un segundo plano (o tercero, cuarto, quinto...) en los gustos de la sociedad. Puede que sea por falta de comprensión para poder apreciar las emociones que se pueden conseguir asistiendo a una plaza. Puede que la culpa, tantas veces buscada, sea el hermetismo, la mitificación que se ha creado sobre sí misma, no se sabe. Pero no tan lejos en el tiempo el Toreo era considerado un Arte sin dudarlo, ahora es cuestionado en todas partes, incluso llegando a plantearse su existencia.

Se alzan voces por parte de toreros pero apenas llegan a nada. El arte de torear como expresión de la conciencia humana y el llegar a comprenderlo debería ser la guía. Ahí entra la figura que nos atañe en este post. José Tomás ha hecho suyo el lema de que el "silencio viene antes que la palabra". Su tauromaquia es una lección de la finalidad de este Arte. Es la expresión última del riesgo, y por ello hace comprender a propios y extraños que la muerte rodea todo lo que hace un torero en el ruedo. En definitiva este hecho es lo que la sociedad debe entender sobre la Tauromaquia para llegar a valorarla, un arte en el que se muere de verdad.

El Arte de José Tomás dejó de ser una serie de confesiones para convertirse en una actitud ascética. El solo conversa con el toro. El de Galapagar ha llegado a tomarse la vida como la de un religioso que se entrega al culto del toro y al arte en sí mismo. Los demás están hartos de buscar la "excelencia" pero para él eso ya no es suficiente. Su silencio se palpa incluso cuando torea, tornándose en el propósito mismo del arte frente al toro. Esa meditación continua como preparación espiritual para torear, es la que hace que se haya ganado el derecho, la majestuosidad y la esperanza de sus palabras, (de las que todos estamos siempre expectantes. TODOS).

El silencio, en el caso de José Tomás, es el ilustre gesto del artista, lo que le ha librado de ataduras y -en palabras de Walter Benjamin (filósofo y crítico literario alemán)- lo transforma en productor, patrón, cliente, consumidor, antagonista e intérprete de su propia obra.

El camino está exactamente en lo difícil, pero el artista lo supera en silencio. Como Jose Tomás.

Imagen:
José Tomás antes del paseíllo en el último festejo taurino celebrado en la Monumental de Barcelona. Foto: EFE

viernes, 3 de enero de 2014

El conflicto de Sevilla visto desde las ideas de Aristóteles

No he tratado el tema de moda en este final de año hasta ahora, pero leyendo unos textos de Aristóteles me han llevado dar una vuelta sobre la negativa de las cinco "jóvenes figuras" del momento a torear en la Maestranza mientras esté al frente la empresa Pagés.

Respecto a las Figuras (G-5)

Aristóteles hablaba de cómo los diversos caracteres influían en la persuasión, de cómo la edad y la fortuna influían al respecto. Pues bien, podríamos hacer una equiparación sobre las figuras del toreo actuales, en su mayoría jóvenes, con el trato que daba a éstos el filosofo griego y poder así acercar mi postura al tema que nos atañe.

Según Aristóteles, los jóvenes por carácter y temperamento, están sometidos a incontables deseos y quieren lograr todo lo que desean inmediatamente. Así las figuras de hoy día han visto en un tipo de toro con más movilidad que bravura, el atajo para llegar antes a la cima, sin apenas las complicaciones que da el toro bravo de verdad.

Sin salirnos del tema, no es la primera vez que una joven figura se niega a torear por intereses personales. Pero algo que me sorprende es que ese deseo de batalla, ese extremado ardor, se enfrían de repente cuando se trata de otras empresas.

La juventud de las figuras de hoy día en una sociedad donde se está careciendo cada vez más de valores, puede ser un impedimento para la templanza que da la experiencia. Son sensibles y se irritan con facilidad si se creen objeto de la más leve injusticia sin mirar a las verdaderas vergüenzas que existen en el mundo del toro.

Ahí es donde quiero llegar a parar. Las figuras de hoy día les falta madurez para lidiar con estos y otros problemas que tiene la Fiesta. Se sienten magnánimos porque no viven la verdadera dureza que da la necesidad por torear.

Creo que en estos momentos donde la Tauromaquia necesita de cabeza, de templanza, de madurez, habría que anteponer lo útil a "batallas nobles". Calcular los efectos que tendrán el guiarse por impulsos, y que como decía Aristóteles el calculo tiende a lo útil y la virtud a lo bello, pues esperemos que el carácter natural de las jóvenes figuras sea esa virtud conectada con lo noble.

Respecto a la empresa

Como el anciano tiene características opuestas al joven, la empresa de Sevilla se siente invulnerable con la seguridad que da el poder durante años. La negatividad y la falta de energía para con la Tauromaquia definen el trato y el carácter que reina por los pasillos de la Maestranza desde hace años.

En palabras de Aristóteles, "piensan" pero nunca "saben" nada: opinan pero nada afirman con seguridad. Por ello sus intervenciones están llenas de supuestos, de "quizás", de probabilidades.

La empresa de Sevilla se ha vuelto maliciosa porque la malicia (según ideas del filósofo), consiste en fijarse en el peor lado de cualquier cosa. Además (añade) son suspicaces, como los ancianos, debido a su desconfianza y desconfiados debido a la experiencia.

Durante los últimos años casi se puede hablar de mezquindad porque consideran que siempre son ellos los humillados, sin mirarse para dentro. Y lo peor, han llegado así a no desear nada grande ni extraordinario para Sevilla, sino solo lo necesario para sobrevivir temporada tras temporada.

Parece como si temieran todo por adelantado, como si el futuro para ellos y para la Fiesta fuera amenazador y lleno de males...

Para terminar me gustaría que tanto unos como otros se compadecieran de la Tauromaquia. Los jóvenes figuras por "filantropía", humanidad y compañerismo hacia compañeros y ganaderos que lo están pasando realmente mal. Y la empresa de Sevilla por debilidad, es decir, porque todos estamos viendo sufrir a la Fiesta y ahora más que nunca hay que dejar las mezquindades y calcular con utilidad de cara al futuro, apartando los vicios y las insolencias al referirse al prójimo (toreros y ganaderos).

Imagen:
Plaza toros de la Maestranza de Sevilla. Foto: http://www.plazadetorosdelamaestranza.com .Aristóteles de Rafael. (Escuela de Atenas).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...