jueves, 11 de diciembre de 2014

La Gaonera por José Tomás: Metamorfosis dramática del cuerpo


Llevo tiempo dando vueltas a lo que siento cuando contemplo una de las obras, (suertes), de arte en el ruedo. Esta vez voy a tratar de expresar lo que es para mí, artísticamente,  La Gaonera y es más, ejecutada por quien creo, personalmente, es el mejor estilista que realiza lance, José Tomás.

Despacioso, se para el ruido, no se oye el tiempo, capote a la espalda, toro fijo, cite...emoción. José somete al cuerpo a una metamorfosis dramática y alquímica, a un drama plástico. Muchos son los que intentan este pase en los últimos tiempos, pero igual que la mayoría "arrojan" al toro más allá con un brusco movimiento de las telas, o salen atropellados por no calcular bien el sitio, José, cuida mucho la ejecución de esta obra sometida a un absoluto control. En un pase en el que la violencia puede estar en el gesto, el lo limita al movimiento de brazos y ausencia del cuerpo. Éste está, pero se me presenta como frente al abismo, una mera incorporabilidad.

Se convierte en un mismo ser, cuerpo y capote. Pura expresión torera. José Tomás, en La Gaonera, hace de su cuerpo una expresión íntima, con la barbilla pegada al pecho, llevándolo hacia una metamorfosis creadora frente al toro que es a la vez destrucción y cultura, agresividad e historia. Ambos cuerpos, toro y torero, se unen en la alegría y lo que puede ser tristeza, en lo bueno, y lo que puede ser lo malo... hasta que la muerte los separe. Crean un mismo ser, contruyen, y dejan claro, una vez más, que la Tauromaquia no solo es naturaleza, sino también cultura más allá de la voluntad orgánica de dos seres que se enfrentan.

Imagen

Edición de una Gaonera de José Tomás en Barcelona sobre una foto de Óscar Mach/Shooting para larazon.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...