viernes, 7 de noviembre de 2014

El "Fin del Arte", según Anoet


Todo el mundo habla de la carta de ANOET y a mi, aunque más tarde que muchos, me gustaría dar una visión algo diferente, osea tratado desde el Arte y comparado con otras "apocalipsis" que han saltado a la palestra a lo largo de la Historia.

En numerosas ocasiones, a lo largo de los siglos, se ha diagnosticado como inminente la muerte del arte. Pero el peligro de esta premisa claramente definida en la carta de los empresarios, está en el acecho de los antitaurinos agazapados y dispuestos a saltar sobre la presa, en el momento que ésta tenga me mínimo descuido. ANOET, debería haber sido más cauto en sus afirmaciones sobre la Tauromaquia, porque éstas no hacen más que convertirla en algo común, sin grandeza ni historia, y que a fuerza de repetir su "final", hacen desaparecer los valores de quienes actúan en ella, (toreros, ganaderos y subalternos), y de quien apostamos por mantener viva nuestra afición.

En pleno siglo XXI, los empresarios taurinos han hecho suyas las equivocadas atribuciones que marcaron a Hegel sobre el final del arte. Es cierto que, queramos o no, la Tauromaquia es un arte que siempre está mirando al pasado, pero no es peyorativo, es más es necesario porque es un arte ancestral, un combate único donde todavía se celebra el rito, donde un animal da su vida, y donde un hombre, también. Pero eso no significa que esté en vías de desaparición, al contrario, si todos sumamos, sabiendo que es arte y no negocio, progresaría cada vez más.

Este pseudo fin que vaticinan los empresarios no debe frenar el progreso de la Tauromaquia, ya de por sí ámpliamente cuestionada por la sociedad. El obsoleto sistema empresarial ha de dejar paso a ideas renovadoras que reivindiquen el valor de la cultura taurina, que rebatan a estos anquilosados mandamases la idea de progreso, el reconocimiento de un "pluralismo" cada vez más denostado en los carteles por toreros y ganaderías.

Señores de ANOET, sin dejar de mirar a la historia, sin dejar de ver la Tauromaquia como uno de los últimos ritos ancestrales, no puede predominar la idea de la continuidad inmóvil que ustedes llevan por bandera. La concepción de la Tauromaquia tiene que ser universal y completa, basada en el concepto de renovación perpetua, continuo progreso e innovación de las programaciones y marketing taurino. No traten de fracturar y dejen paso a las vanguardias, ya que, además de la amenaza exterior, con estas afirmaciones, (bajo mi punto de vista más con motivos empresariales que sinceros), el verdadero peligro son ustedes para la continuidad racional de un arte tan Eterno como es la Tauromaquia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...