lunes, 1 de septiembre de 2014

El Fandi, bajeza y vergüenza en Priego de Córdoba


Puede ser uno de los momentos más vergonzantes que he visto en mi trayectoria como aficionado a los toros: El Fandi sentado encima de un toro de Zalduendo que se echó por manso y rajado. Ocurrió en la plaza de toros de Priego de Córdoba, y pone de nuevo mi afición al borde del precipicio ya que se vuelve a faltar el respeto al Toro, ya no entro si el Rey de la Fiesta o no (para mi sin duda), pero desde luego el único que no tiene voz para denunciar las tropelías de esos que se hacen llamar toreros, empresarios y ciertos ganaderos del TODO VALE.

Entra de nuevo el debate de si la Tauromaquia debe predicar estética, respeto y virtud y ser un ejemplo de lucha del toro bravo frente al hombre, de ser una tesis de ética, de un combate noble y una costumbre que a lo largo de los años ha resultado emocionante y para muchos plena, entre los que me hallo.

Se ha llegado a un punto en que críticos y público no vacilan en declarar de manera categórica que la Tauromaquia tiene el único deber de ser una Fiesta, sea como sea. Este es un ejemplo del "sea como sea". Eso no es toreo, es espectáculo de un circo venido a menos y en el que se humilla la gallardía del toro bravo, que es lo único que da sentido a este arte, porque si no hay sensación de peligro y tragedia, la Tauromaquia deja de tener sentido.

El aficionado y la prensa, con cierto punto de dignidad, deberían tomar cartas en el asunto y protestar ante tanta tropelía de los que se han creído que la Tauromaquia, sus normas, su historia, es suya. En nombre del decoro, del pudor, de la historia del toro y los toreros no podemos consentir este espectáculo corrupto y corruptor y estas bajezas y miserias toreras.

Una obra de arte ante el Toro ha de ser admirable y un modelo imperecedero de belleza y fuerza, ante la que se triunfe o se pierda, porque el fracaso es lícito en este Arte. La Tauromaquia ya ha creado recursos como los desplantes, ciertos lances como el abaniqueo, etc...que son atrevidos, audaces, pero no se incurre en lo obsceno y miserable de actos como el de la foto que ilustra este post.

El público de los toros, además del aficionado, habría que aleccionarle para que supiera distinguir que es bajo, obsceno, vergonzoso, etc., en la Tauromaquia, y lo primero lo miserable que es el faltar el respeto al toro. Hoy el Arte de Torear, está viviendo uno de los peores momentos de la historia en cuanto al "todo vale", y se ha descorrido ese velo con que la hombría y la torería de un hombre que se vestía de oro respetaba al toro, ahora deja ver las mezquindades de unos hombres cuya naturaleza es puramente mercantil y egoísta, y si tienen que pasar por encima del toro, de su grandeza, no tienen el más mínimo pudor en hacerlo, como podemos ver en la imagen.

En estos momentos en que se está intentando cuidar y acercar a la juventud a la fiesta deberíamos, todos, ponerla en cuarentena ante esta epidemia de bajeza y mediocridad que se está extendiendo por las plazas. Deberíamos asegurarnos que están alejados, que no ven, que no oyen, ni leen cosas tan desmoralizadoras taurinamente como estos ejemplos.

Una obra de arte en el ruedo tiene que ser fruto de la imaginación, valentía y maestría de un hombre frente a una fiera indómita a la que se pueda y mande. Ésta, la obra, puede trasmitir emociones de miedo, nobleza, festivas (porqué no), pero nunca traspasar el límite de lo miserable, del respeto al toro establecido por siglos, y rayando lo repugnante y odioso, como ayer hizo David Fandila "El Fandi" al sentarse ante un animal que se echó por rajado y manso, culpa desde luego del ganadero de Zalduendo, otro que se ha subido al carro de la bajeza del Arte de Torear.

Foto:
El Fandi sentado en el Zalduendo, Salvador Giménez @Salgimo

4 comentarios:

  1. Se mire por donde se mire es un insulto a la Fiesta y a los que somos aficionados, no se puede consentir semejante imagen tan bochornosa y espero que si el Fandi tiene dignidad salga a disculparse por este gesto tan feo

    ResponderEliminar
  2. El maestro David Fandila ha demostrado suficiente toreria como para no decir según que tonterias, como "esos que se hacen llamar toreros" ESE QUE SE HACE LLAMAR TORERO esta en lo alto del escalafón desde hace unos cuantos años, hace levantar a la plaza entera de pie en mas de una ocasión todas las veces que sale a torear, y tiene muchos seguidores y por un error que haya cometido NO es menos torero que nadie, hay algún torero que ha "rebajado" muchísimo mas la fiesta que el maestro David Fandila con este acto. ERES GRANDE, MUY GRANDE MAESTRO!!

    ResponderEliminar
  3. Les gusta posar, sentirse especiales! Cuando dan un pase no piensan en el siguiente, piensan en como saldre en la portada, cuantos likes me daran o el dinero que voy a ganar vendiendo humo... Triste pero cierto, los toros no merecen morir porque ya no hay toreros dignos de este precioso arte. Los toros son el lienzo sin pintor que espera el milagro de verse bonito.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena Salvador...
    Extraordinario articulo...
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...