viernes, 5 de septiembre de 2014

César Rincón, la equivalencia entre luchador y artista


Hasta ahora no había tratado su figura, (error mío), pero los hechos de Bogotá me han despertado del absurdo letargo y dedicar un post a un artista que nos asombró a todos. Un torero que a principios de los noventa llegó a una Tauromaquia demasiado "bizantinista".  Lo vio claro y se manifestó entregándose por entero, y eternamente como el soldado que está dispuesto a hacerlo en el campo de batalla. Hablo de César Rincón, la equivalencia entre luchador y artista.

Mi visión de Rincón siempre fue la del artista que no fue el torero bohemio que torea solo cuando está inspirado. Su puesta en escena era la del investigador del toro, el practicante del toreo tenaz aunando estéticas clásicas. Un artista que estuvo abierto a percibir la expresividad de todas las embestidas, sin remilgos ni búsquedas del toro cómodo, y eso conmovió a la afición acostumbrada a exigencias, caprichos y conformismos de figuras.

César Rincón basó su Tauromaquia en la lucha, fue un luchador cuyo arma fue la sensibilidad artística para torear primorosamente bien en medio del más arduo combate con toros fieros y encastados. Como un trabajador del arte, nos ofrecía su concepto y sentimientos sin trampa ni cartón, y los tendidos lo percibían sintiéndolo casi físicamente. En cada embestida, por fiera que fuera, encontró los medios para crear toreo.

El torero luchador creó faenas que impactaban a la sensibilidad, a la emoción, a la conceptualización de un tipo de toreo que tenía asimilado un público conformista con lo visto hasta ese momento. César Rincón saltaba al ruedo sin rigidez mental, se adaptaba a lo que tuvo enfrente. Y así con su muleta dejó instantes de lucha descarnada, de asombro, de arrobamiento y con su toreo a la verónica, despacioso, cadente..., nos asombró con instantes de paz...

Captó con su muleta formas ideales de manera natural y creó una obra plástica que caló en el sentimiento de todos nosotros.

Imagen:
Montaje de César Rincón con "Bastonito" y un retrato sacado de Albeiro Vargas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...