viernes, 29 de agosto de 2014

Regreso al futuro de la Tauromaquia

29 de agosto de 2050. Corrían los primeros años del siglo XXI, y los aficionados a los toros y profesionales independientes se encontraban inmersos en un mar de irregularidades en la Tauromaquia: Afeitado, ganaderías que no fueran del encaste predilecto de las figuras que desaparecían, amenazas en las redes sociales, telefónicas e incluso en las plazas, apoderados-empresarios-ganaderos gobernando totalmente, carteles cerrados a toreros jóvenes y con interés...

La búsqueda de la transparencia y coherencia en la Tauromaquia comenzó como una bandera para todos éstos. La gente se cansó del fantasma de las amenazas, de la corrupción y los atropellos que día tras día se cometían contra la Fiesta de los Toros.

Fue una revolución maravillosa llevada a cabo contra una Tauromaquia corrompida y mafiosa en la que el toro se había convertido en mero utensilio para ganar dinero, perdiéndole el respeto, incluso por ciertos rejoneadores llegando a morder con su caballo el lomo del animal en plena actuación.

La afición despertó y se unió, pidió transparencia y coherencia en los despachos, pidió abrir carteles donde las figuras se enfrentaran a toreros emergentes, donde se enfrentaron a todos los encastes, donde los precios de las entradas se equipararon al momento económico que atravesaba la sociedad.

Los profesionales corruptos poco a poco fueron desapareciendo, nuevas generaciones de empresarios con ideas renovadoras llegaron. Se creó una Federación Taurina Española, que defendía los intereses de todos los estamentos, (incluso a aficionados), y ataques que llegaban desde fuera. La Tauromaquia comenzó a ser vista de distinta manera por la Sociedad. Llegó a los colegios, a los institutos, la televisión pública la trataba como una parte más de la información en los telediarios, retransmitían corridas como un evento más sin perjuicios...

Hoy, 29 de agosto de 2014, vuelvo del futuro y me encuentro que la Tauromaquia ha optado por la desinformación y la corrupción. La Fiesta, gobernada desde las oficinas de empresas autoritarias, ha sido olvidada por la sociedad, es más ha sido excluida socialmente...Unos pocos aficionados buscan transformar la Tauromaquia y están terminando por desistir bajo amenazas. Otros, ajenos a todo esto, aplauden todo, son fanáticos narcotizados por no se qué Arte de Torear. Juventudes que avalan a una mafia organizada, y que terminará por gobernar, junto con los grandes señores de las empresas taurinas corruptas, la Fiesta de los Toros, esta que se desangra tras un feo bajonazo, y varios, muchos, descabellos.

Foto:
"Tendrá que haber un camino" de Rubén Arévalo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...