martes, 5 de agosto de 2014

En respuesta al artículo de Carlos Ruiz Villasuso en Aplausos


Contesto, desde la humildad que puede hacerlo un aficionado desde un "simple" blog, al escrito aparecido en la revista Aplausos, titulado "Pescar en las pescaderías", y firmado por Carlos Ruiz Villasuso.

En el mismo se da a entender que el aficionado que busca el toro con trapío, ¡ojo! siempre acorde con la categoría del coso, pero Trapío e integridad de la res al fin de al cabo, y no el que sea; el aficionado que busca el toreo de verdad, estético, con cánones y no el pase por el pase,...ese aficionado, purista, para Carlos Ruiz Villasuso, es el culpable de que se hayan dejado de dar corridas en ciertos lugares y por ello propone que se vuelva a la "fiesta" y que se recupere el toreo en dichos sitios "a costa de lo que sea"...

Mi respuesta al señor Ruiz Villasuso, viene por la senda del sentido del Blog. Para ello recurrí de nuevo a las enseñanzas de las teorías del Arte, y más concretamente a Nietzsche y su Nihilismo. El filósofo nacido en la antigua Prusia, pareció haber leído el artículo de Aplausos para definir Nihilismo, ya que para él este significaba "que los valores supremos pierden validez". Y digo esto porque según Villasuso, se tiene que volver a la Fiesta "sea como sea", pasando por encima de los valores que debieran estar grabados a juego en los cánones de la Tauromaquia.

Esos valores, (trasladando los pensamientos de Nietzsche a este escrito), del toro bravo con los cuales hemos tratado a lo largo de la historia hacer respetable a la Tauromaquia, en cuanto un "superhombre" era capaz de enfrentarse a la fuerza indómita de la naturaleza en forma de toro bravo, y que gracias al nuevo concepto de "La fiesta de los toros es, antes de toros, fiesta", los hemos despreciado al haberse apropiado de cierto sector profesional (toreros, ganaderos, empresarios, periodistas..), la idea que propone Villasuso del "sea como sea".

Todos los valores que han mantenido la Tauromaquia como rito, como peligro, como el último arte creado con la muerte, van cayendo en el olvido resultado de estos pensamientos y perspectivas de utilidad establecidas por quienes dirigen la Tauromaquia desde despachos y plumas, donde solo importa la "fiesta" y que el toro, desde que sale por chiqueros, sea de dominio humano.

Si hacemos caso a estas propuestas asistiremos al ocaso de la integridad y de la verdad de la Tauromaquia. En el momento en que Carlos Ruiz Villasuso nos propone recuperar sitios donde se han dejado de dar toros "sea como sea", está dando a entender que "todo vale". Y si todo vale en materia del arte de Torear, entonces ya todo nos será indiferente. Lo mismo nos dará como sea el trapío toro, si están mermadas sus astas, el toreo sin estética alguna y dar pases por dar pases, las estocadas caídas, sin puyazos,...si todo vale, entonces ya cualquier cosa valdrá, el sentido de la Tauromaquia ya no será importante, el toro será un mero instrumento para ofrecer "fiesta" al público y nada de lo realizado ante él será tomado en cuenta si no hay triunfo. Por ello careceremos de criterio y medida, y el arte de torear mismo dejará de interesarnos.

Recordar a Carlos Ruiz Villasuso, que en el arte contemporáneo, Manzoni nos ofreció su propia mierda enlatada, Beuys, su uña sucia de su pie, y Klein, una galería completamente vacía...como ves, artistas muy reconocidos fuera del panorama propiamente artístico...

1 comentario:

  1. Nefasto articulo de Villasuso y excelente respuesta. Con defensas como esta de l" Todo vale" Se apoyó en los sesenta la implantación por el Sr. Fraga de un espectáculo adulterado y edulcorado para turistas,con un toro sin trapio, sin edad y sin puntas que permitiera el triunfo continuo sin zozobras y sufrimiento, eran los años del lanzamiento turístico de España y eso justificaba en miras de un bien nacional cualquier atropello. Todos se apuntaron al dinero fácil hasta que un espectáculo tan facilon, tan sin emoción comenzó a dejar las plazas vacías, más de veinte años costó llevar a la Fiesta a los niveles de hace unos años. Ahora con la excusa de la crisis, ya empieza a verse de nuevo la defensa del todo vale, el toro sin casta, sin fuerza e incluso rodando por los suelos, levantandolo los subalternos para que pueda la figurita de turno colocarse bien cerquita y a dar mantazos a diestro y siniestro.No podemos consentir todas estas tropelias amparadas por los trileros de la pluma ante la más pura indiferencia de nuestros queridisimos gobernantes. Por eso, artículos como el tuyo son tan necesarios. Artículos que sin descalificaciones ni insultos, solo con argumentos y razonamientos irrebatibles desenmascaren esa falsa verdad que nos quieren vender. Afortunadamente hoy en día las redes permiten una cierta defensa de estos correveidiles a las ordenes de los de coje el dinero y corre que lo demás no importa. Enhorabuena y a resistir .

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...