viernes, 11 de julio de 2014

Apunte 4ª de San Fermín: Finito, Velázquez...la desgana del artista palatino


Según iba pasando la faena del primer toro de la tarde, Finito de Córdoba me iba recordando a la época que, tras estudiar su vida, Velázquez fue nombrado pintor de cámara de Felipe IV, me explico.

Finito es indudable que es artista, como lo fue Velázquez en otro campo artístico como es la pintura. El maestro sevillano siempre deseó formar parte de la nobleza, y según plantea Ortega y Gasset, cuando el pintor fue nombrado pintor de cámara del rey Felipe IV, su vida "ofrece al contemplador un radical equívoco: no se sabe si es la vida de un pintor o la de un palatino". Pues bien, Finito dejó patente que entre unos y otros le hemos ofrecido esa "vida palatina" que da el consentirle todo porque "es el Fino, y oye, para bien y para mal, te guste o no te guste, es el Fino"...

Pues bien, el Fino, ayer no quiso ver a un toro con toda la barba, y que encima tomó los engaños con poder, sin extraños y que parecía tener posibilidades de faena, pero es aquí, donde sentimos, no su indolencia y parsimonia, sino más bien una deserción, valiente y "Finita" (de Córdoba), pero una deserción del arte de Torear.

Que deje carteles de toros en los remates, qué realice faenas de alto contenido artístico frente a toros a modo, tanto por fuera como por dentro, no puede ser consecuencia para justificar la desgana creadora del torero catalán

Si se es artista hay que serlo con todas las consecuencias, (y valga esto para todos los toreros). El toro, por trapío, no puede generar descontento, ni un sentido antecedente de frustración, y más como ayer, cuando el toro primero no hizo nada extraño, es más, recuerdo que tomó las telas humillado y con codicia en el comienzo por bajo de Finito.

Creo que crear falsos dioses por encima del bien y del mal o artistas "palatinos" acomodados, no es bueno, porque llegamos al punto, como ayer con Finito de Córdoba, que habrá que estar a expensas de la simpatía o empatía con que el artista encare la tarde, con la intensidad o desgana que acuda al encuentro con el toro... y al igual que a Velazquez le llegó a faltar el deseo de pintar cuando se sintió acomodado en la nobleza, al torero se le notará mucho más porque su obra se hace en directo, ante 15.000 personas y frente a un toro que si además embiste por derecho, (como ayer), puede convertir de "artista palatino" a "vago artesano", en un santiamén.

Lo demás, un gran toro el 4º, (que también cayó en manos de Finito,y algo más entonado dejó irse las orejas), El Juli, muy capaz y valeroso pero toreando de cara al tendido que tenía enfrente, festero ellos y festero él y Talavante, buenos momentos al natural.

Imagen:
Montaje con Finito de Córdoba ayer en Pamplona Foto: Maite H. Mateo para sanfermin.com  y Autorretrato de Velázquez


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...