jueves, 22 de mayo de 2014

Pensamientos atemporales sobre el arte y la figura de El Cid


Manuel Jesus Cid "El Cid", transformó el arte de torear el encaste Albaserrada. Lo hizo con largura, entendiéndolos en linea, llevándolos largos y rematando atrás sin "acinturarse", porque ese encaste no lo permite, hace presa.

Defendía ese proyecto estético de toreo. Apostó por ello y todos le dimos ganador. Fue un vanguardista en el arte realizado frente a esos toros. Un artista como los de la Vanguardia de principios de siglo, porque aún sabiendo la dificultad y la exposición a la crítica que ese toreo en linea conlleva, dio el salto hacia adelante.

Manuel Jesús sabe que su fe está amparada por los esfuerzos que tuvo que hacer hasta llegar ahí, cada toro fue para él era un último esfuerzo, que todos agradecimos...

Sin embargo, de unos años a esta parte, vemos que al mismo tiempo que experimenta esa fuerza, y creo que por ser consciente de la dificultad de lo que tiene delante, padece cada tarde un toreo de incertidumbre, de inseguridad...y que el no considera de fracaso.

Desde los tendidos, aquellos que enloquecieron con un lenguaje revolucionario de El Cid, ven como cada vez le cuesta más emplear su arte. A él, sin embargo, no se le ve angustiado, como al artista que no tiene nada que expresar, nada con qué expresar...porque Manuel, como torero que es, posee la nobleza de lo trágico (quiero creer), y un torero, es un artista único que fracasa allí donde nadie más osa fracasar.

Este post no es un ataque, es una reflexión interna sobre un torero revolucionario que surgió de la humildad, que toreó al natural con una inmensidad sobrecogedora pero que creo que, en estos momentos, el único y posible desarrollo personal es mirarse en la profundidad de su interior, que su arte en estos momentos no se expanda, sino que se contraiga hacía él y que estoy seguro que cuando se encuentre a sí mismo llegará la apoteosis, esa que debe buscar ahora en soledad...y al natural.

Imagen:
Montaje de El Cid con un Victorino en Madrid 2006 y "El sueño de Jacob", de José de Ribera (Museo del Prado). Foto de El Cid: Juan Pelegrín para www.las-ventas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...