viernes, 2 de mayo de 2014

Mini relato: El enigma de un dos de mayo de 1808


Hoy saco a la luz un mini relato que escribí hace mucho tiempo y que cada 2 de mayo me acuerdo de él:

2 de mayo de 1808, la taberna bullía entre vinos, cartas y palabras altisonantes de gentes llegadas de los aledaños capitalinos. Juan, ataviado con las mejores galas que su precaria situación le permitía, se abstraía en sus pensamientos hasta que un hombre de grandes patillas cegado por los efectos del dios Baco, le despertó gruñendo:

-“Los toros de los Rivas salen más bravos que los de Francisco Gallardo”, a lo que otro, de  huesudas hechuras le respondía, “Ya me gustará ver a mi a José Cándido, con ellos”.


Juan, volvió a quedar inmerso en cavilaciones acerca del enigma que la Naturaleza había puesto a su disposición una tarde de verano en la Plaza de la Puerta de Alcalá. Fiereza, bravura, casta…giraban en su cabeza  mientras un instinto de dominio le invadía, el toreo…“¿ parar, templar y mandar?” ...el sonido de arcabuces y el griterío de la muchedumbre evaporó la que podía ser la solución al enigma del torero que, un siglo después un enjuto sevillano llamado como él y apedillado Belmonte...descubrió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...