martes, 1 de abril de 2014

Juan Ortega, huyendo de la retórica oficialista del toreo


Para muchos pasó desapercibido...pero en Madrid el pasado domingo hubo un novillero sevillano que fue como un soplo de aire fresco. Se llama Juan Ortega.

Juan intentó siempre un toreo con unas señas de identidad propias, dando el medio pecho y siempre (o casi) cargando la suerte. Se apartó así de la retórica del nuevo toreo donde solo importa ligar, da igual como, solo ligar y ponerse bonito, lo de torear "ya si eso vamos hablando, adiós, que vaya bien".

El toreo del novillero sevillano la tarde del 30 de abril de 2014 consistió en apartarse de los cánones que se hayan presentes en la Tauromaquia actual: ligazón, "pata" atrás, de perfil,... e intentó realizar un arte tan diferente que,(fijaos la incongruencia), es el que se basa en la tradición heredada del verdadero Arte de torear de siempre.

Su aparente simplicidad de las formas se correspondió con las reglas de composición del pase "específicas" que responden a la idea en la que siempre se ha basado el toreo.

Agradezco a Juan Ortega, sevillano, que me haya ayudado a superar el tedio de la repetición del arte triunfalista, ya que me hizo ver que (aunque con sus lógicas carencias) todavía existen tipos capaces de intentar el toreo y que tienen una particularidad muy concreta: ser ellos mismos.

Imagen:
Juan Ortega al natural el 30 de abril de 2014 en Madrid. Foto: Juan Pelegrín para www.las-ventas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...