martes, 22 de abril de 2014

Corzito, el eral que hizo reencontrarme con el Toro Bravo


Prometí hacerlo y lo cumplo. Este post trata sobre un eral, Corzito del Conde de Mayalde que con su fiereza, casta y bravura volvió a hacerme creer en la emoción del toro bravo.
Soy de los que piensa que una obra de arte taurina solo puede ser valorada estéticamente si antes el comportamiento del toro nos causa impresión.

La Tauromaquia tiene un destino: la emoción, y el pasado fin de semana me topé con Corzito, un eral de Conde de Mayalde que reunió todas las virtudes de lo que es para mí un toro bravo. Hoy día la forma moderna de ver Fiesta ha puesto en desuso la fiereza del toro que erróneamente se cree como algo negativo para el toreo, cuando no es así. Para lo que sí es negativo es para descubrir las carencias de los supuestos "figurones" del toreo acomodados y acostumbrados a una embestida más pausada y pastueña.

Dentro de las magníficas iniciativas de Villaseca de la Sagra, está la de rescatar y recuperar la importancia del toro, y cuidando mucho las ganaderías elegidas para el Alfarero de Plata, fue a buscar en una buena fuente de casta y bravura como El Conde de Mayalde. Contreras y Domecq ha sido siempre un cóctel que ha dado toros bravísimos (Baltasar Ibán, Jaral de la Mira, el mismo Conde...), y se pudo comprobar con Corzito.

Cuando galopaba y humillaba me reencontré con la fuerza imponente que es el toro bravo, me reconocí en una afición henchida de gloria, portadora de acontecimientos inigualables, de hombres y animales únicos. Corzito me hizo sentir orgulloso de mis convicciones y saber que existen toros capaces de iluminar un camino y encontrar el verdadero sentido de la Tauromaquia, el misterio de la bravura, capaz de provocar esa emoción conmovedora, inexplicable, mezcla de gozo, miedo y satisfacción que produce la verdadera obra de Arte en el ruedo.

Enhorabuena a los ganaderos de Conde de Mayalde, por su búsqueda apasionada y constante de la casta, de la bravura. Una experimentación cotidiana, sin cansancio, la búsqueda de una fiereza para poder dominarla y transformarla en Arte. Por animales como Corzito vale la pena seguir creyendo en esto y encontrarme con él, marcó un nuevo empujón en mi afición por la Fiesta de los Toros, esa que amamos con pasión.

Imagen
Corzito de Conde de Mayalde en el campo. Foto: web Ayuntamiento de Villaseca de la Sagra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...