viernes, 28 de marzo de 2014

Juan Mora y Leonardo Da Vinci. La Injusticia de ser libres


Pueden parecer exageradas estas palabras, pero uno, que por suerte o por desgracia (más por suerte), ha tenido que leer bastante vidas de artistas de casi todas las épocas, recordando quien había sido Leonardo Da Vinci, me vinieron a la cabeza las dificultades que tuvo, como otros artistas e inventores, para poner en práctica su arte y sus conocimientos, algo parecido a lo que le está ocurriendo a otro artista de nuestros tiempos. Hablo de Juan Mora.

Y es que la vida y existencia de grandes poetas, artistas, e inventores no fue un camino de rosas, Roger Bacon, Miguel Servet, Galileo, Arquímedes, el mismo Leonardo...sufrieron el odio y la conspiración de los hombres y elementos. En la Tauromaquia hay un torero que incomprensiblemente no ha escapado a esa ley común de los verdugos insensibles del olvido. Juan Mora no ha "vendido" sus secretos al sistema, ha conocido pruebas duras porque nunca ha dado la cara a todo tipo de encastes y toros, y ha sido libre para expatriarse en su Arte, del que ahora no podemos disfrutar por su injusto destierro.

En estos momentos, una injusticia se apodera de la Tauromaquia. Los contemporáneos han antepuesto el negocio a lo que debería ser la competencia y el disfrute por el arte de torear. En el caso de Juan Mora, siguen sin testimoniar su gratitud a quien ha dejado, y todavía guarda, tantas tardes de gloria en el Arte de Torear, tanto toreo trascendente. Juan, torea para sí, para su satisfacción personal y eso es lo que transmite al tendido.

No hay derecho que los aficionados nos quedemos sin su Tauromaquia. Para encontrar a Leonardo hubo que hacerlo a través de manuscritos inéditos y hasta el siglo XIX no comenzó a hacérsele justicia, por ello deberíamos todos aprender de los fallos de la historia y dar un nuevo impulso a Juan Mora, ejemplo de libertad, superación y tauromaquia, ya que igual que el genio florentino dejó muchas obras inacabadas y no por ello dejaron de ser Maestras. No quitemos al torero el privilegio de entregar su toreo a la admiración del público, porque todavía lleva dentro la inspiración primera.

Imagen:
Plasticidad de Juan Mora frente a un Victorino en Sevilla: Foto: Arjona. Santa Ana, la Virgen, el niño y San Juan, Leonardo da Vinci 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...