lunes, 16 de diciembre de 2013

Los remates afarolados,o el gustó por el rococó de lo intrascendente

Hace tiempo que no me asomaba por aquí , cierto, asumo mi culpa. Pedido el debído perdón, hoy quisiera tratar el tema de los remates preciosistas y afalorados en el toreo de capote y como lo efímero se antepone al verdadero contenido, o como lo suelen llamar ahora, el toreo esencial.

El movimiento rococó está impreso en estos lances, ya que el preciosismo se antepone a lo dramático de la Fiesta. Por lo general el artista de la Tauromaquia, al terminar una tanda con el capote, y tras recetar una Media Verónica, opta por lo accesible, por la Revolera, o por un remate afalorado que quita algo de dramatismo y turbulencia que es, o debiera llevar impreso, la Tauromaquia y la convierte en un mundo sugerente, amable y preciosista que induce al espectador a presenciar un espectáculo, llamémoslo, feliz.

Como en el rococó, en los remates se deriva hacia lo virtuosista o alambicado. Si la Lidia esencial podría ser el expresionismo barroco, los lances accesorios se convierten en una intención íntima del artista por agradar con un ánimo claramente decorativo. Se adopta un gusto por la estética de lo intrascendente.

Resumiendo, los remates afalorados podríamos decir que al igual que el rococó, se conciben para la deleitación, la sugestión y con la intención de querer rebajar la tensión del público.

Imagen:
Remate a una mano de José Tomás en Nimes (Foto: AFP PHOTO/PASCAL GUYOT). Y el salón central del palacete de caza de Stupinigi, Filippo Juvara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...