jueves, 14 de noviembre de 2013

Polémicas artísticas: El cite de ayer, de hoy y del ¿Futuro?

En estos días ha vuelto a suscitar un polémico debate la manera de citar y la forma correcta de torear. Vaya por delante que yo siempre he defendido el arte de torear cargando la suerte, aunque el muletazo no tenga gran largura, pero que con la cintura y el alargamiento del brazo se de la profundidad necesaria para emocionar con cada lance, que al final es de lo que se trata.

Desde el punto de vista y el sentido de este blog, el arte, cuando se trata de artistas que han sido importantes para la historia del Toreo, las comparaciones, aunque odiosas, se vuelven inevitables. En esta nueva oleada de polémica se ha usado una imagen del Maestro Antonio Chenel "Antoñete". En ella se puede contemplar como cita al toro y como la pierna que cargará está apunto de cruzarse. La diferencia con otra usada frecuentemente por el "otro bando" en la que se muestra a Julián López "El Juli" es la distancia. En la del torero de Velilla se ve claramente como está apunto de comenzar el embroque, en la otra no.

Pero lejos de polémicas lo que a mí, (equivocado o no), me gustaría es que para los nuevos valores del arte de torear, el sentido de los cites que transmitían toreros como Antoñete, fueran el fermento artístico para mostrar el vigor y audacia necesarios que superaran a los maestros de siempre.

Hoy día a muchos nos ha tocado presenciar obras cuya excesiva reproducción en el ruedo ha agotado el deslumbramiento para el que fue creado el Arte de Torear. Hoy día, casi todos los toreros torean en linea, queriendo alargar tanto el trazo que es necesario que no se cargue la suerte, ahí el error. No por torear más largo se consigue mayor profundidad. Hoy ver las faenas se ha convertido en ver los "Girasoles" de Van Gogh, quizá el cuadro más reproducido de la Historia del Arte.

Por eso, cuando vemos algún torero, o novillero (en vivo o instantánea), que torea buscando la verdad al presentar la femoral al toro y enroscáresele a la cintura, éstos crean un impacto emocional que, aunque es el toreo que se ha hecho cinco décadas atrás, renueva el sentido del toreo. Ese es el misterio que deberían buscar los artistas del toreo, que su arte trascendiera más allá del contexto taurino que les ha tocado vivir. Porque de esa inagotable vitalidad, de ese misterio que debiera renovarse continuamente, es precisamente de lo que se trata El Arte de Torear.

1 comentario:

  1. La incesante mediocridad, en el toreo, nace de la imitación, donde las modas son el recurso más usado en cada faena. A menudo estas modas se basan en recursos ventajistas que más que engrandecer llevan al declive del torero, pues su toreo se vuelve fácil y lo facil aburre. Un echo tan sencillo como cargar la suerte se torna complicado hoy en día, porque desde las escuelas taurinas se inculca un toreo perfilero (fácil). Cuando uno se percata de que realiza un toreo monotono, y que personalmente aburre, apenas puede poner solución. Cargar la suerte supone un trabajo extra de flexibilidad, que a menudo se hace pesado pero que a la larga engrandece el tu propio toreo...
    Creo que se ha perdido por completo esta forma de torear, y aunque ahora soy un perfilero mas trabajo a diario para salir de esa monotona moda ventajista. Sin más, enhorabuena por el blog y en especial por este post que hace reflexionar a uno sobre si se encuentra en el camino correcto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...