jueves, 6 de junio de 2013

El insulto se asienta en la Tauromaquia. Crítica y Respeto

"Mierdecillas", "Aficionadillos", "Cuatro tiros bien daos", "Tontitos"...y por supuesto el famoso "Baja Tu", son expresiones que se han puesto de moda entre los profesionales del toro (actuantes y cronistas), para referirse al aficionado que no tiene los mismos gustos y opiniones respecto a la forma de entender la Tauromaquia.

Situación grave porque se está perdiendo el respeto a quien sustenta este espectáculo. Una grave equivocación por parte de los profesionales. Respecto a ello, me vienen a la cabeza las palabras de Nietzsche cuando dice en su obra Ecce Homo: "yo no ataco jamás a personas - me sirvo de la persona...".

Critico la corriente única que unos y otros quieren imponer sobre los gustos del aficionado, y apoyo que lo que tenían que hacer es dar a conocer la Tauromaquia, en todas sus facetas, por medio de la razón. Me explico.

Al contrario que pasó con Eurípides, el cual llevó hasta el escenario al espectador para que público aprendiera a razonar sobre la obra, la Tauromaquia la deberían presentar los profesionales como ejemplo de justicia y virtud, pero sin olvidar que es trágica, es dolor y alegría carente del sentido que da la emoción individual de cada espectador, no de una masa, esa es la grandeza.

El artista de la Tauromaquia y los profesionales que ella genera, se tienen que acomodar a los gustos del público, y éste nunca perder el respeto por el Arte de Torear y el que torea.

Una de las posesiones más valiosas que ha generado la Tauromaquia a lo largo de toda su historia es el respeto a la diversidad de gustos portando con orgullo los estandartes más altos al servicio del público e integridad del espectáculo.

Los profesionales del toro (incluyendo a la crítica) deberían ser responsables de identificar los variados gustos del público para asimilarlos y obviar el insulto, porque el que insulta se pone en evidencia solo. El aficionado puede elegir ir a ver a El Juli con Garcigrandes en Aranjuez o los Adolfos en Madrid, criticar tanto las tropelías del empresariado como no aceptar la lucha contra un manso encastado, pero el profesional del toro no puede encasillar como buenos, malos, mediocres, o "mierdas" al que elija su gusto.

En la Fiesta de los Toros, señores, no hay aficionados "VIP", y nunca olvidemos que la Tauromaquia es una fuerza que solo en la unión tiene su fortaleza.

Imagen:
Morante de la Puebla encarándose con un sector del público de Madrid en la Beneficencia 2013. Foto: Juan Luis López para www.cultoro.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...