miércoles, 5 de junio de 2013

El Embroque, estética y moral del toreo


El torero, dado la fugacidad de creación del arte de torear, es un artista que cristaliza el momento en que se encuentran las telas y el toro. El embroque se convierte en un recipiente que guarda el arte de ese contacto inesperado pero impresionante,y que si no fuera por la combatividad y por la casta intrínseca del toro, se convertiría en huidizo.

Existe una estética y una moral del toreo, en ese momento todo se armoniza, la explosión desbocada del toro que avanza inexorable hacia el choque queda acunado por el dominio del movimiento, así Torear es una grandiosa composición entre abandono y acción.

El Arte de torear, con esa inmensidad que da el dominar una fuerza de la Naturaleza como es el Toro Bravo, podría producir una sensación de descompostura, de apresuramiento, pero el complejo dinamismo que crea se encuentra sometido a cánones que hacen del momento una tensa ingravidez. En la Tauromaquia se consigue que el espectador esté siempre dentro del espectáculo, porque este espectáculo, Único, solo existe y tiene sentido gracias a la emoción que crea en él el momento del embroque.

Imagen:
Iván Fandiño el pasado 22 de mayo, Corrida Extraordinaria de la Prensa 2013 ante "Grosella" de Parladé. Foto: Juan Pelegrín para http://www.las-ventas.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...