miércoles, 12 de junio de 2013

Dura crítica al rejoneo. Un arte que se desvirtúa por momentos

Vaya por delante mi respeto hacia el aficionado al Rejoneo (algo, por otra parte, que no se encuentra entre mis pasiones dentro de la Tauromaquia, pero que acato con mesura por considerarse un arte más dentro de ella). Este escrito sirve para mostrar mi más absoluta repulsa hacia lo que está degenerando el rejoneo: un Arte populista y meramente mercantilista, en el que solo importa el éxito del hombre, llegando incluso a tratar al Toro como objeto para su fin, privándole de la importancia que se merece dentro de la Tauromaquia.

El ejemplo más claro se está produciendo en el caballero sevillano Diego Ventura, cuyas actuaciones entran casi en el baremo del esperpento, adoleciendo de un grosero populismo en el que solo cuenta su ego personal. Presenciando alguna de sus actuaciones, (dejando de lado la buena doma que muestran la mayoría sus caballos), no parece sino que se está presenciando un espectáculo alocado, triunfalista en el que se alcanza la falta de respeto llegando a ofrecer como un lance los bocados de su caballo al toro.

Choca, desde luego, que dicho espectáculo se pueda englobar dentro de una misma feria junto a mismísimas obras de arte en el ruedo. Choca también que esos lances puedan considerarse "Arte del rejoneo" como el toreo clásico a caballo de hombres como Angel Peralta, Bohórquez, Álvaro Domecq, Manuel Vidrié, etc.

Sinceramente es para lamentarse porque la Tauromaquia está llamada para perpetuar y llamar la atención de la cultura de un país; pero cuando una manifestación de ésta se desvirtúa, (como está ocurriendo en el rejoneo de la mano de Diego Ventura), mezclándola con intenciones puramente mercantiles, solo sirve para prostituir el buen gusto del aficionado y público hacia la Fiesta de los Toros, además de ser un estímulo erróneo, antes que a los que quieran ser verdaderos artistas a caballo, a los que quieran hacer del rejoneo simplemente un mercadeo.

Imagen:
Diego Ventura a lomos de su caballo "Morante" mordiendo el morrillo al toro en la pasada Feria de San Isidro. Foto: Juan Pelegrín para http://www.las-ventas.com

1 comentario:

  1. Como aficionada y apasionada del rejoneo tengo que decirte que en parte estoy de acuerdo contigo. Sinceramente el rejoneo se ha convertido en un espectáculo circense y se está alejando de la seriedad del toreo a Caballo. Sin embargo también he de decir que es atrayente este tipo de espectáculo y tengo que reconocer que a mi también me resulta agradable. Pero por supuesto ante todo hay que tener en cuenta que al Toro se le debe el mayor respeto del mundo y esto puede considerarse burla hacia el animal. Pero ojalá el toreo a caballo puro y clásico más allá del espectáculo circense atrajera a la gente a la plaza.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...