lunes, 20 de mayo de 2013

Pepe Luis Vázquez, la grandiosa humildad del Arte



Se nos ha ido un Torero, se nos ha ido Pepe Luis Vázquez, esencia sevillana que mostró su arte en la plaza y huyó de las soberbias fuera de ella. A su arte, que supo amoldarse a las diferentes épocas sin salirse de su naturaleza, no le quedó otra salida que la grandiosa humildad.

A Pepe Luis, esa humildad fue la que mejor le vino para ser un artista responsable. Aceptó los cambios en las experiencias artísticas de la Tauromaquia durante las décadas en las que estuvo activo, y fueron muchas. El torero sevillano siempre tuvo presente que un creador no puede hacer nada delante del toro dando la espalda a la vida. Que la misión del torero, de su arte, es ser intermediario entre el toro, la muerte y el hombre. La emoción.

Tuvo el honrado afán de la expresión en el ruedo a través de la pureza, y punto. Con su muleta "pintó desnudos", entendiendo que la forma ha de fluir frente al toro moviendo con gracia las telas. Su toreo parecía que nos contaba algo poco interesante, pero, sin darnos cuenta, nos ponía en contacto con aquello para lo que se inventó: la emoción.

Pepe Luis Vázquez, un torero humilde fuera de la plaza pero grandiosamente responsable dentro de ella, aceptando que Torear es un suceso universal que frente al toro, un hecho que adquiere tintes representativos solo comparables con los grandes genios de la pintura, del Arte, como él lo fue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...