lunes, 25 de febrero de 2013

Indignado con el "nuevo" Arte de Torear



Quizá sea un punto de vista duro acerca de lo que el arte de la Tauromaquia significa para mí, pero necesito exteriorizarlo y aunque esté, para muchos, equivocado, es lo que siento debe ser el Toreo.

En estos momentos en los que por mucho que se empeñen algunos en negarlo, vivimos una crisis de imaginación en todo el estamento taurino tanto por parte de empresarios como por toreros y ganaderos, se mueve en mí una confesable sensación derrotista.

Por mi parte, lo que quisiera (casi desearía) ver y sentir es que quienes tienen en sus manos el futuro de la Fiesta hallaran una inquietud vivificadora. Que los empresarios confeccionaran carteles sin presiones, que los toreros se enfrentaran a todo tipo de toros,  cuanto más bravos, serios y encastados mejor, y que los ganaderos buscaran la bravura pero en base a la casta, es decir, que la nobleza surgiera cuando el toro se sintiera "preparado" para afrontar la lucha frente a las telas al poderle por medio del mando.

No me interesa el Arte de torear cuando solo se busca el medio para enriquecerse rápidamente buscando la facilidad, sin importar nada más. Amo, cada día más, al toro bravo, con casta, vivo, y detesto al que se siente derrotado nada más plantearle cara, al parado, al dócil. Desprecio por tanto el torear por torear, ese toreo que muestra su poder frente a enemigos ya vencidos de antemano y que disimula hábilmente con gestos elocuentes asociados al triunfo una insuficiencia emocional de la faena.

El Arte de torear me ha de emocionar, dicho de otro modo, solo me interesa la Tauromaquia cuando sirve de medio para aflorar sentimientos escondidos en mí. Cuanto más intensa sea la lucha del hombre frente a la fiera, mayor es la emoción cuando se logre crear arte. Por eso exijo un Arte de torear intenso, fuerte. El público demanda otros usos, pero el verdadero aficionado debería oponerse rotundamente a esa languidez, esa rutina, frente a toros enfermizos y que muchos consideran, desgraciadamente, "cumbres" del toreo.

Imagen:
Espectacular encuentro de un toro de Victorino Martín con el capote de Luis Bolívar  Bilbao 2012. Foto: Laurent Larrieu para  http://www.camposyruedos.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...