viernes, 21 de diciembre de 2012

La Tauromaquia, expresión y pureza


La Tauromaquia es expresión. Una forma artística en la que se ordena todo de manera expresiva. Todo en una tarde cumple su misión y todo tiene su lugar: el torero, el toro, los objetos, incluso el vació  El torero tiene como misión, al igual que el pintor, ordenar el elemento clave de la Tauromaquia, el toro, y poder crear la obra de Arte armoniosa en su integridad. Cuanto más sentimiento exprese el torero, menos detalles superfluos nos distraerán nuestra mente.

La bravura y casta del toro es lo que mejor puede servir para dotar de esa expresión al Arte de torear, si no conlleva esas dos cualidades se convierte en el elemento superfluo antes mencionado. El caos que transmite el toro implica torear sin cálculo previo ya que, casi sin que el artista tenga consciencia de ello, si su dominio ha contrarrestado esa 'anarquía' inicial, se apercibirá de inmediato de su entrega y progresivamente modificará la expresión para realizar la obra de arte.

El lado expresivo del toro se impone de manera instintiva. La elección del ganado por parte del torero no se debería realizar sobre supuestos preconcebidos, si no que se debería basar en lo heroico, en la superación y en el sentimiento interior para llevar al torero a ser un dios que creara arte una vez dominada la fiera. El torero, tan solo debería soñar con un arte de equilibrio entre las dos partes, en definitiva un arte de pureza.

Imagen:

Ivan Fandiño en Teruel por Ignacio Tena http://negrozahino.blogspot.com.es/ 

martes, 18 de diciembre de 2012

La realidad del artista independiente. El Juli & Courbet


Mucho está dando que hablar la confección de cara a la próxima temporada llevada a cabo por Julian López "El Juli" y que parece indicar podría estar ausente de las principales ferias. Según lo leído, el torero madrileño, ha decidido rebelarse frente a lo que cree un trato injusto por parte del empresariado. Todo esto me ha traido a la memoria a los artistas franceses de la segunda mitad del siglo XIX quienes se sintieron marginados y decidieron rebelarse contra las exposiciones oficiales llegando incluso llegaron a organizar Salones independientes, con Gustave Courbet a la cabeza.

El artista francés, al ser rechazado el cuadro "El Estudio, Alegoría real de los últimos siete años de mi vida" por el jurado del Salón de 1855, decidió organizar una muestra excepcional de su obra, llegando a convertirse en la primera exposición indivdual de la historia del Arte.

Como Courbet, El Juli parece decidido a reivindicar la centralidad e independencia del artista. Esto ha supuesto una conmoción en el estamento de toreros que todavía permanecen apegados a empresas y que, como se suele decir, "tragan" con las pautas de que éstas negocien sus carreras desde los despachos. El enfrentamiento de El Juli me suscita algunos fenómenos que se superponen.

Artisticamente, esta decisión de El Juli apenas se notará, ya que su educación artística siguió un camino academicista, (como la mayoría de los toreros de unas décadas hasta ahora), y que tan solo en algunos momentos optó por un toreo más espontáneo e innovador.

En segundo lugar, desde el aficionado, esa independencia de la figura sería la que podria dar cuerpo a una vanguardia donde se reivindicara la libertad y grandeza del toreo frente a todo tipo de toros, y así romper con el lenguaje artístico "reiterativo" de enfrentarse siempre a las mismas 5 o 6 ganaderías. Esto hace que no se puedan dejar patentes otras formas expresivas dentro de la Tauromaquia como por ejemplo el mando frente a embestidas poderosas y complicadas y que además, Julian, parece que atesora.

Por último, la actitud independiente del artista de la Tauromaquia repercutirá en la consideración que la masa de aficionados tenga de él. Se dan varios tipos de artistas: Aquellos dóciles con la tradición y normalmente vinculados a posiciones conservadoras y empresariales; otros que quieren imponer cierta independencia pero que el hecho de no estar entre los puestos más altos del escalafón y al carecer de tirón en la taquilla sufren una desprotección ,y como consecuencia una marginación, en la inclusión en los carteles, por muy bohemio que se sea; y quedan los que mantienendo su independencia obtienen gran resonancia crítica y social. En estos tiempos el único que lo ha conseguido ha sido José Tomás, ¿Lo conseguirá ahora Julián?.

Imagen:
El Juli y autoretrato de Gustave Courbet
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...