martes, 27 de noviembre de 2012

Toro y Torero, equilibrio entre los "ejes" de la Tauromaquia


Siguen trayendo cola las palabras, para mi y para el sentido de este blog erróneas, que el ganadero de Nuñez del Cuvillo,Alvaro Núñez Benjumea plasmó en Twittter: "El eje de la tauromaquia no es el toro, sino el TOREO". Como he dicho, desde el sentido de este blog se va a tratar de explicar cómo para un arte como la Tauromaquia las dos 'partes' han de estar en equilibrio.

El profesional y el aficionado que se considera "torero-céntrico" debería ver como ese "eje" del que hablaba Álvaro Núñez necesita del riesgo ante el toro. La interacción en el ruedo de los dos protagonistas de la Fiesta constituye la vitalidad de la Fiesta. En toda relación que se establezca entre estos dos "ejes" durante la lidia, así como en la Tauromaquia en general, debe encontrarse el punto de equilibrio entre ambas.

La actuación separada y aislada de toro y torero seria antinatural en la Fiesta, bien es verdad que el toro, por sí solo, llega a dar espectáculo, pero el torero sin él, podría constituir un estado de "cómoda libertad" agitando sus telas al viento, que quizá para un tipo de afición es Arte (de salón), pero que con el tiempo sería intolerable si no hubiera un desafío de la vida por parte del torero.

La tensión que crean esas dos fuerzas, toro y torero, en pos del equilibrio constituye la esencia misma de la existencia del Arte de la Tauromaquia, y cualquier clase de toreo que no asuma el riesgo del toro bravo y encastado será insuficiente para la conservación de ésta.

Ni el más absoluto "torero-centrismo", como defiende Álvaro Núñez, ni la exaltación del toro bravo sin necesidad de que sea toreado, pueden constituir la imagen de la Fiesta.

Imagen:
David Mora con el gran 'Frijonero' de Cuadri en San Isidro 2010. Foto: Paloma Aguilar para http://www.las-ventas.com/index.asp 

miércoles, 21 de noviembre de 2012

"Los toreros creamos arte al vencer el miedo", Fandiño


Las palabras del, para muchos triunfador de la temporada, Ivan Fandiño en un portal de Perú, "Los toreros creamos arte al vencer el miedo", me han hecho reflexionar sobre si el artista de la tauromaquia logra plasmar lo que desea superando al miedo o sienten impotencia al no lograr sus objetivos.

Y es que en la Tauromaquia es necesario que exista el descontrol, ese que el toro imprime por su innata condición y el que el torero ha de padecer para, "simplemente", acercarse a él. Una vez cerca, el artista idea, crea y produce. Es su necesidad. Pero para crear, el torero, debe haber sentido el miedo, probar la incertidumbre aprendiendo del Toro, conociéndolo y sacrificando parte de su vida hacia él.

Para mi, el ser torero, artista por tanto, se debe asociar a la perseverancia y al sufrimiento de adoptar una actitud frente al toro. Los conceptos aprendidos son los que deben llevar a crear lo bello, y cuando se logre mandar sobre la embestida, cuando se realice el toreo que agrade, que fluya, se acercará a lo que es un artista de la Tauromaquia sin miedo, porque lo vencerá.

Un torero, como bien dice Iván Fandiño, se ha de entregar, vencer al miedo, no ha de ser débil, y debe ser impaciente, solo así, 'echando la pala p'a lante', realizará un toreo convincente y cuando supere ese temor, logrará sentir ,y hacer sentir, placer con su arte. Podrá encarar al toro, volver a él y realizar lo que sus ideas le dicten sin dificultades.

Imagen:
Toro de Adolfo Martín. Foto: Philippe Salvat

martes, 20 de noviembre de 2012

Morante, transforma la Tauromaquia


Ya se ha hablado de Morante de la Puebla en este blog como artista completo, o sobre la importancia del detalle en su toreo, pero ayer en México volvió a dejar una faena en la que simplemente "transformó la Tauromaquia".

Los naturales que hemos vivido a 'este lado del charco' gracias a televisiones, vídeos y fotografías dejan patente que acercarse a este artista es alejarse de la razón para adentrarse en la imaginación. Morante busca en cada lance conocer la realidad de la Tauromaquia con la actitud artística. El toreo expresado por el torero de la puebla ayer en México es una sensibilidad que expresa otro sentimiento, la del espectador  por ello se comparten.

Su obra de arte en el ruedo propone casi siempre algo distinto y lleva a emociones variables dependiendo del espectador de ésta, pero lo fundamental en ella es su valor plástico. La grandeza de su toreo indica la grandeza de la tauromaquia que encierra. El Valor por tanto, de Morante de la Puebla, es que transforma la Tauromaquia tal y como se conoce, y tan solo sus formas son las que perviven en nuestra retina.

Contemplando los naturales de ayer, tengo claro que la idea en los toros no es lo esencial sino la forma, la vida, arrebato, el sueño. No se torea con ideas, sino con formas expresivas. Parafraseando al pintor José Clemente Orozco, la Tauromaquia de Morante de la Puebla "es un poema y nada más".

Imagen: Morante de la Puebla en México. Foto: Emilio Méndez para www.suertematador.com

martes, 6 de noviembre de 2012

Sobre "Tierras Taurinas" y "Cuadernos de Tauromaquia"


Escribir de toros también es un Arte. Por eso quiero dar mi opinión personal sobre dos publicaciones. Una la de "Tierras Taurinas" que dirige André Viard y otra, "Cuadernos de Tauromaquia" editada por Álvaro Acebedo. Colecciones dedicadas a contar la historia con el "simple" afán de cumplir los deberes éticos para con La Fiesta de los Toros.

Y es que en estos tiempos modernos donde se ha interpuesto una especie de "amarillismo" como recurso fácil donde prima más el vender, narrar la Historia del toreo implica algo más, implica una posición ética.

En el caso de "Tierras Taurinas", como dice Gay Talese, (escritor norteamericano de los años sesenta que escribió para The New York Times), una cosa es investigar y otra fisgonear. André Viard, en cada Opus, da una lección de respeto y profesionalidad en la búsqueda de las fuentes para sus relatos sobre los diferentes encastes hoy olvidados. Cada reportaje, cada entrevista deja claro la búsqueda de la verdad por encima de obstáculos e intereses partidistas de los propietarios de los hierros que visita. Se nota, que en cada narración busca encontrar la historia verdadera y contarla, sin omitir ningún detalle esencial para que el lector comprenda la importancia del Toro como base de este espectáculo. Cumple un objetivo del buen periodismo, no exagerar, sino ser exacto.

Por otra parte, en "Cuadernos de Tauromaquia" se cuenta la historia desde el punto de vista de toro y torero, incluso la contemporánea. Escribe sin abusar de las libertades que otras publicaciones se toman para incluso, trastocar la realidad. El compromiso de la verdad adquirida por Álvaro Acebedo, ha hecho que sea una delicia leer la historia del toreo "completa", abarcando la totalidad de los hechos para que el lector se forme una idea acabada de lo que "allí ocurrió".

Dos publicaciones serias que, sin afán de vender la historia desde el sensacionalismo reinante hoy día donde prima la novedad, el impacto, e incluso el "partidismo", tienen como máxima el respeto la historia del Toro y del Toreo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...