martes, 30 de octubre de 2012

Enrique Ponce ante el fracaso del artista en México



Siguen los ecos del sonoro fracaso de Enrique Ponce el pasado domingo en la México. La afición, que tanto le quiso, parece que se cansó de los abusos de torero de Chiva al sentirse engañada y estafada con una indigna corrida de toros con la que encima no se "acopló" tomando todas sus precauciones, según los cronistas. Mal término para una gran carrera donde, si no lo para a tiempo, puede recordarse sólo por el fracaso de su arte.

Lo ocurrido al maestro valenciano ha sido un claro ejemplo de la dejadez de obligaciones por parte del artista de la Tauromaquia en nuestro tiempo. El torero, ha de crear arte tan perfectamente como pueda, pero sin dejar a un lado las consecuencias que esto puede traer, es decir, no se han perseguir otros valores ajenos al ruedo y a la lucha con el verdadero toro, no con unos animales 'a modo' y así realizar el mínimo esfuerzo.

Y es que la riqueza permanente debilita, el aplauso constante hace insensible y el artista de la Tauromaquia, si no quiere llegar a sentirse defenestrado por la afición (como el pasado domingo Enrique Ponce), ha de ser auténtico, mantenerse fiel al verdadero sentido de la Tauromaquia que es crear arte a partir de tu propia vida y ante de Toros 'de verdad', con años y trapío suficiente para una figura.

Enrique Ponce, bien es verdad que nada tiene que demostrar ya que es una de las pocas figuras que a lo largo de su carrera ha lidiado todo tipo de encastes, pero de unos años atras a esta parte, ha ido a menos, ha intentado alagar con su arte muy conservador.Su fracaso en México creo ha venido por dos cosas, una refugiarse en la aparente comodidad y, por otra parte, la sustitución (como ocurre con otros artistas) de la capacidad frente a diferentes tipo de toros y encastes por un enfrentemiento continuado ante el mismo comportamiento y esto, amigos, cansa, aburre, y al final lleva al fracaso del artista, como hemos visto por desgracia en México.

Imagen:
Enrique Ponce entre almohadillas intenta descabellar el pasado domingo en La México. Foto: Efe para El Mundo

sábado, 27 de octubre de 2012

La muerte "bella" del Héroe de la Tauromaquia



Hace una semana se emitió un programa de televisión en el que una periodista pasaba 21 días intentando entender lo que siente un torero. Por la cadena que lo emitía, ya nos hacíamos la idea de que algún guiño antitaurino y/o animalista era "necesario" que se hiciera. Fue al final cuando la periodista en cuestión dijo  más o menos, que no entendía como en el siglo XXI seguían realizándose espectáculos donde un animal moría. Pues intentaremos contestar que la muerte del toro, no es una simple muerte, es la muerte estética de un Dios al que alabamos, al verdadero Héroe de la Tauromaquia.

El arte de la Tauromaquia ha sido una de las representaciones donde más se ha explorado la muerte. Ésta ha inspirado siempre a poetas, escultores, músicos y pintores, mientras que el torero y el toro le deben, aunque parezca paradójico, su vida.

La sociedad suele relacionar muerte y violencia, pero en el arte de torear dicha muerte se expresa bajo todas las formas de armonía posibles. La muerte del toro ofrece la posibilidad de reflexionar sobre ella ya que, al contrario del efecto de soledad que produce la pérdida de un ser querido, el sacrificio del toro permite  una emoción colectiva tras el hecho artístico, emoción como paso para glorificar al animal que ha posibilitado el triunfo (o no) del artista. Es una muerte casi aliada al hecho religioso.

Al toro, señorita, se le trata como un Héroe valiente, y como tal, consideraría una vergüenza y una desgracia no morir en el ruedo, su particular campo de batalla. Su crianza ideal es para vivir en la más absoluta tranquilidad y morir en plena acción luchando por su vida anterior. La muerte "bella" del toro exige morir en acción como buen Dios de la Lucha. Cuando muere el toro, como verdadero Héroe de la Tauromaquia estamos ante una Muerte Bella.

Aunque es entendible el rechazo de su muerte en personas que, cuando ven a un toro,...solo ven un simple animal.

Imagen:

Estocada de Iván Fandiño a un toro de Carriquiri. Foto: Juan Pelegrín http://manonfotoblog.blogspot.com.es/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...