miércoles, 30 de mayo de 2012

Julio Aparicio. El 'Yo' abandonado


Ocurrió. Este San Isidro se lleva por delante la carrera de un torero Artista: la de Julio Aparicio. Un torero que derrochó sus energías creativas invirtiendo de manera desproporcionada en la vida, esperanzas, sueños y planes ajenos. La 'Madre' Tauromaquia junto con su, aparentemente complicado, mundo interior se han encaragdo de oscurecer su Arte.

La retirada de un torero no hay que pensarla como renunciar a algo, por ejemplo el tabaco, al azucar, cafeina, etc, es necesario comprender que es una retirada creativa, por lo tanto diferente. El torero que sopesa el 'corte de coleta' desentierra sus sueños, sus faenas inconclusas, y el mero acto de manipular ese sueño por el advenimiento de su incapacidad física y psíquica, envía un impluso energético a la 'rendición coherente'.

En este punto, el rostro del artista de la tauromaquia refleja lo que el poeta americano Robert Bly llamó "reducirse a cenizas". El torero vela al Toro que ha abandonado, se despide de él como un amante, al fin de una larga y cruenta lucha.

Para un torero es tan importante el toro, el arte de torear, que debe permitir que una cierta dosis de dolor sea esencial para superar el 'suicidio' artístico del corte de coleta, ya que este será un sufrimiento útil para entender que perteneció al Arte más grande jamás creado, La Tauromaquia.

Imagen:
Preciosa y dura imagen de Julio Aparicio, cabizbajo en la tarde que se cortó la coleta en San Isidro. Foto: Juan Pelegrín para http://www.las-ventas.com

miércoles, 23 de mayo de 2012

El Cid. 'Agonía' de una Tauromaquia


Ayer vivimos en Madrid cómo Manuel Jesús El Cid se encontraba con 'Fiscal' de Alcurrucén. Un gran toro que dejó ver la "Agonía" de una Tauromaquia.

Y es que la Tauromaquia no puede concebir la obra de arte como una construcción artística racional, mecánica e industrial a priori de las formas sensibles y puras ya que esa manera de torear entraña la eliminación del verdadero sentido de este Arte.
Ayer Manuel Jesus con su toreo ante 'Fiscal' perdió los rasgos individuales, sus dimensiones expresivas, su valor como artista, para plasmar una experiencia artística carente de sentimiento.

Tandas donde, como en el cubismo, se eliminó el verdadero objeto del arte, de la tauromaquia como es el sentimiento a través de una descomposición de las formas puras del toreo. Ese 'objeto' se disolvía en cada embestida de triunfo de 'Fiscal' en favor de una estructura de los trazos en las telas geométrica, demasiado tecnicista, y que parecío aneja a un toreo individual y que agoniza.

Lo peor es que la eliminación de ese 'objeto' del verdadero arte de torear no se da solo en El Cid, lo vemos casi cada tarde mediante unas tauromaquias 'industriales', formales, etc., lo que hace que el aficionado cada vez tenga más claro que está asistiendo a un espectáculo cambiante, confuso e incluso, a veces, angustiante.

Imagen:
El Cid, con 'Fiscal' de Alcurrucén. Foto: Juan Pelegrín para http://www.las-ventas.com

martes, 22 de mayo de 2012

Alegato artístico en favor de la Afición de Madrid


Ya es una carga para los aficionados a los toros de Madrid el pésimo resultado que está acaeciendo en este San Isidro, como para también tener que aguantar improperios por parte de aficionados de otras partes de la geografía española tachándolos cuando menos de irreverentes, y lo peor es que a ellos se ha unido una figura del toreo como Miguel Ángel Perera.

A todos ellos quería dedicar este post en el que trateré de explicar la idiosincrasia de la plaza de las Ventas desde el Arte.

Y es que el Arte supremo, como es la Tauromaquia, ha de entenderse como abastrecedor de unos modos turbadores por más que nos pese. El silencio reverente que acaece en otras plazas (más del sur) puede inducirnos a creer erróneamente que las obras de arte en el ruedo son 'educadas', visiones que relajan, encantan y seducen, pero en realidad son, o deberían ser, pavorosas.

El Arte de torear no tiene piedad ni misericordia, las grandes faenas nos han atrapado con una red de lucha, han golpeado nuestra serenidad y han refundido nuestro sentido de la realidad, de que estamos ante la mayor verdad de la creación como es la muerte. Y esto es lo que hace que estemos haciendo cola un domingo por la tarde a las puertas de una plaza de toros.

Un ejemplo. Estamos acostumbrados a la rutina, y cuando nos acercamos a un museo optamos por realizar un paseo marcado por la voz de unos auriculares o dirigidos por la voz de un hombre (o mujer) vestido de azul hasta llegar a la tienda de regalos.
Bueno, pues la afición de Madrid, por alguna razón desconocida, es la que se sale del itinerario, dobla una esquina, se aleja de los auriculares, y se encuentra con la 'pieza peculirar', con el Arte puro y verdadero, que en definitiva es lo que demanda.

Imagen:
Instantánea de los tendidos de la Plaza de Toros de Las Ventas de Madrid en este San Isisidro. Foto: Juan Pelegrín para http://www.las-ventas.com/

lunes, 21 de mayo de 2012

Discrepancias entre toreo verdadero y toreo plástico


De un tiempo para acá se está empezando a valorar por encima de todo en ciertos sectores de la afición, una forma de toreo en la que prima lo estético a la verdadera Tauromaquia.

Y es que el dominio de la verdadera colocación y ejecución es una condición previa para torear. Lo malo es que a veces quien sabe de verdad torear no llega rápidamente a la 'meta', e incluso se queda por el camino.

De nada sirve un toreo plastico y estético si la forma de torear no es también la correcta; antes al contrario, aquél puede incluso puede constituir un impedimiento para la perfección de la faena, ya que se puede descuidar la construcción de la forma de torear para no perjudicar con ello la visión de un público favorable al torero en cuestión.

Por ello, no debiera considerarse el mando y la composición como algo secundario, ya que es más bien lo principal en la Tauromaquia sin que a ello deje de estar ligado la estética y la plasticidad.

La misión del torero será por tanto combinar ese 'cargar la suerte' con el fondo de estética que es necesario para hacer del toreo un arte plástico. El torero, deberá fijar la composición de su toreo exclusivamente con arreglo a su sentimiento y verdadera formas de torear; el equilibrio y la necesaria compensación entre ellas dará el verdadero Toreo.

Imagen:
Jose María Manzanares el pasado día 17 en Las Ventas. Paradigma del toreo plastico. Foto: Juan Pelegrín para http://www.las-ventas.com/

jueves, 17 de mayo de 2012

El Toro, un material que hay que restaurar


Decepcionante. Es la palabra que mejor define lo ocurrido hasta ahora en la Feria de San Isidro en el campo ganadero. Tomando al Toro como material principal de la obra de arte podremos decir que habría que recuperar los valores de bravura que todavía permanecen vivos estéticamente dentro de una obra de arte taurómaca.

Al igual que en las demás disciplinas artísticas no se trataría de conservar los materiales, sino de restaurar algo que se DETERIORA por momentos, como es el toro encastado y bravo. Devolver la 'legibilidad' del animal en su auténtico aspecto mediante la reintegración de la casta en las grietas que, una mala selección en busca de la toreabilidad excesiva, ha provocado.

Habría que 'restarurar', entendiendo como tal, una intervención directa sobre la selección, sobre la busqueda de la casta, llevada siempre bajo un control riguroso sobre la historia de las reatas y familias de la ganadería. Luego una vez conseguida la restauración habrá de conservar, es decir, prevenir y salvaguardar de exigencias de toreros cuyo único fin es su propio beneficio.

Para una correcta 'restauración' de la emoción y, por tanto, de la casta, los ganaderos no deberían obviar o encontrar inexplicable la preferencia del aficionado por un tipo de encaste determinado, entender las preferencias de la afición tedría que ser obligatorio para formular, después, una correcta conservación emotiva de la obra de arte en el ruedo, y realizar así una correcta restauración de la misma.
Imagen:

Penosa embestida, de un toro de Montalvo el pasado 11 de mayo en el capote de David Mora. Foto: Juan Pelegrín para http://www.las-ventas.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...