martes, 27 de noviembre de 2012

Toro y Torero, equilibrio entre los "ejes" de la Tauromaquia


Siguen trayendo cola las palabras, para mi y para el sentido de este blog erróneas, que el ganadero de Nuñez del Cuvillo,Alvaro Núñez Benjumea plasmó en Twittter: "El eje de la tauromaquia no es el toro, sino el TOREO". Como he dicho, desde el sentido de este blog se va a tratar de explicar cómo para un arte como la Tauromaquia las dos 'partes' han de estar en equilibrio.

El profesional y el aficionado que se considera "torero-céntrico" debería ver como ese "eje" del que hablaba Álvaro Núñez necesita del riesgo ante el toro. La interacción en el ruedo de los dos protagonistas de la Fiesta constituye la vitalidad de la Fiesta. En toda relación que se establezca entre estos dos "ejes" durante la lidia, así como en la Tauromaquia en general, debe encontrarse el punto de equilibrio entre ambas.

La actuación separada y aislada de toro y torero seria antinatural en la Fiesta, bien es verdad que el toro, por sí solo, llega a dar espectáculo, pero el torero sin él, podría constituir un estado de "cómoda libertad" agitando sus telas al viento, que quizá para un tipo de afición es Arte (de salón), pero que con el tiempo sería intolerable si no hubiera un desafío de la vida por parte del torero.

La tensión que crean esas dos fuerzas, toro y torero, en pos del equilibrio constituye la esencia misma de la existencia del Arte de la Tauromaquia, y cualquier clase de toreo que no asuma el riesgo del toro bravo y encastado será insuficiente para la conservación de ésta.

Ni el más absoluto "torero-centrismo", como defiende Álvaro Núñez, ni la exaltación del toro bravo sin necesidad de que sea toreado, pueden constituir la imagen de la Fiesta.

Imagen:
David Mora con el gran 'Frijonero' de Cuadri en San Isidro 2010. Foto: Paloma Aguilar para http://www.las-ventas.com/index.asp 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...