domingo, 5 de agosto de 2012

El Chano. Estética del Arte de Banderillear



Vaya desde aquí el homenaje desde el Arte, a un banderillero con mayúsculas que en está pasando unos duros momentos. Vamos a intentar dar una visión personal de la estética del Arte de Banderillear, según teorías artísticas. Va port ti Chano.

En la Faena, como forma visual, el torero y las telas tienen un contacto extensible con el toro al estar fuertemente compenetrados. Algo distinta es la relación entre el toro y el banderillero. El toro, (como ocurre en las esculturas que no están sobre pedestal), se halla en contacto directo con el cuerpo del banderillero, su conexión visual es muy directa.

En el tercio de banderillas el toro es más 'independiente', tiene más capacidad de sugerir movimiento, organizando el encuentro alrededor de sí mismo como centro.

En el banderillero, como figura humana de la 'escultura' que se crea en el embroque, parece que la mitad superior tienda hacia arriba mientras que la parte inferior tira hacia abajo como afianzándo la composición alrededor del toro.

La cabeza del toro es el centro que marcará la altura, pero el centro compositivo estará situado en el término justo del morrillo.

En la suerte de banderillas, el cuerpo del banderillero, permite acceder a lo hermoso, (a veces a lo grotesco), pero siempre como expresión al unirse dos fuerzas. Ya los Kuroi de la antigua Grecia reflejaban el grado en que el cuerpo se convirtió en objeto de veneración, pues bien, la Tauromaquia permite al cuerpo en la suerte de banderillas mostrarse como un objeto de dimensiones colosales, haciéndo de él un tema privilegiado en la cuadrilla y que en Vicente Yangüez "El Chano", llega a ser el mas poderoso símbolo de los lidiadores.

Imagen:

"El Chano", por Juan Pelegrín, manonfotoblog.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...