miércoles, 30 de mayo de 2012

Julio Aparicio. El 'Yo' abandonado


Ocurrió. Este San Isidro se lleva por delante la carrera de un torero Artista: la de Julio Aparicio. Un torero que derrochó sus energías creativas invirtiendo de manera desproporcionada en la vida, esperanzas, sueños y planes ajenos. La 'Madre' Tauromaquia junto con su, aparentemente complicado, mundo interior se han encaragdo de oscurecer su Arte.

La retirada de un torero no hay que pensarla como renunciar a algo, por ejemplo el tabaco, al azucar, cafeina, etc, es necesario comprender que es una retirada creativa, por lo tanto diferente. El torero que sopesa el 'corte de coleta' desentierra sus sueños, sus faenas inconclusas, y el mero acto de manipular ese sueño por el advenimiento de su incapacidad física y psíquica, envía un impluso energético a la 'rendición coherente'.

En este punto, el rostro del artista de la tauromaquia refleja lo que el poeta americano Robert Bly llamó "reducirse a cenizas". El torero vela al Toro que ha abandonado, se despide de él como un amante, al fin de una larga y cruenta lucha.

Para un torero es tan importante el toro, el arte de torear, que debe permitir que una cierta dosis de dolor sea esencial para superar el 'suicidio' artístico del corte de coleta, ya que este será un sufrimiento útil para entender que perteneció al Arte más grande jamás creado, La Tauromaquia.

Imagen:
Preciosa y dura imagen de Julio Aparicio, cabizbajo en la tarde que se cortó la coleta en San Isidro. Foto: Juan Pelegrín para http://www.las-ventas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...