viernes, 13 de abril de 2012

La Feria de Abril de Sevilla: Jerarquia de la Luz


Comienza la Feria de Abril de Sevilla y si hay algo que caracterice estéticamente el ciclo es el colorido, la iluminación y luminosidad del espacio en la Real Maestranza de Caballería.

La luz en los toros es primordial. La Tauromaquia está adaptada a una luz natural  y sus formas resaltan en función de la iluminación correcta en el ruedo. Es tan importante que la iluminación artificial nunca podrá suplir la calidad de la natural.

En el Arte de la Tauromaquia la mayoría de las obras históricas están hechas con un predominio de la luz natural. Este tipo de luz produce unos matices y variaciones, dentro del espectro de colores exclusivos de La Fiesta, que la luz artificial, todavía no ha sido capaz de igualar.

En la Plaza de la Maestranza, debido a la luz del cielo andaluz, el punto de la obra de arte taurómaca cobra intensidad lumínica, algo que hará que apenas se deforme el contacto del torero con el toro dando homogeneidad a la faena.

Porque la luz es un elemento natural, exterior y envolvente de la obra de arte en el ruedo. El torero, al construir la faena, cuenta con esa luz, quizá inconscientemente, para someterla al dominio estético y en tal sentido mueve las telas para disponer de concavidades y convexidades, distribuye masas y volúmenes de forma que los factores atmosféricos y luminosos hispalenses quedan integrados en la escultura que crea el embroque entre toro y torero.

La Tauromaquia en Sevilla vive, por tanto, en medio de la luz.

Imagen:

Miguel Ángel Perera frente a un toro de Fuente Ymbro en la Feria de Abril 2011. Foto: plazadetorosdelamaestranza.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...