lunes, 12 de marzo de 2012

El Arte vulgar gana la batalla al Arte popular en Valencia


Ha empezado la temporada y llegan los primeros triunfos de toreros que hacen de su Arte un ejemplo de 'vulgaridad'. Abunda la confusión entre Arte de la Tauromaquia Popular (arte de un pueblo que no hace falta ser culto para entenderlo), y Arte Vulgar, en el que se afianza el 'todo vale' de las formas poco ortodoxas de hacer la Tauromaquia.

La Tauromaquia popular es aquella que no renuncia a las formas claras de realizar el toreo, de trazo conciso, algo espontánea, en cambio la Tauromaquia vulgar, facilmente cae en la redudancia del cite fuera de cacho, de perfil, de los remates hacia afuera...El público que acude a este tipo de corridas demanda un torero de formas sencillas, con pases elementales y sin demasiada canonicidad, pero al final recogen la vulgaridad ofrecida por el artista acostumbrado a esas formas inconexas, tomando como ingenuo al público.

El arte popular se ha refugiado en este tipo de corridas denominadas 'mediáticas' pero hasta ahí lo ha perseguido y acosado el arte vulgar, especialmente en las plazas de tercera y portátiles. Ya no es obra del torero sencillo, sino que entra a medias en la Tauromaquia, que olfatea los cánones del toreo y mezcla, según los casos del torero de quien se trate, residuos de toreo con ambientes festeros del público.

El arte vulgar se extiende por la Tauromaquia de toreros en boga en las revistas y programas del corazón. Pero este arte vulgar tiene sus aciertos cuando se acerca a las Tauromaquia de masas. En la Tauromaquia los aciertos son mas frecuentes que en otras artes, porque las distintas formas de torear se insinúan facilmente en los gustos del público popular y el torero lo sabe y los lleva en su repertorio.

Pero el gran pecado del arte de la Tauromaquia vulgar no es que pueda errar en la ejecución: yerra también el arte de torear culto; yerra el popular, aunque no lo crean los defensores de la pureza del toreo, el gran pecado lo tiene en la fuerza de destrucción del verdadero toreo, que lo empuja a cegar las fuentes primarias de la Tauromaquia.

Por eso, es una lamentable visión de futuro en que la Tauromaquia 'para el público' han perecido bajo las formas vulgares esclavizadas para servir de instrumento a la Tauromaquia mediocre y presuntuosa de este tipo de, ¿artistas?.

Imagen:

Derechazo de perfil y a media altura de Rivera Ordóñez en Fallas 2012. Foto: Rullot para http://www.aplausos.es/

4 comentarios:

  1. ¡Anda que no se te nota que eres "historiador del arte en proceso"! Está estupendamente explicada la distinción entre un arte y otro.

    Ya veo que "gran pecado lo tiene en la fuerza de destrucción del verdadero toreo", pero ¿seguro?

    Todos los del siete, todos los Aficionados con mayúsculas, todos los blogueros que linkeas aquí a la derecha ¿de verdad crees que lo van a permitir? ¡Si ha habido una corrida mediática en Fallas y la que les está cayendo!

    Llámame optimista, pero creo que estamo a salvo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus elogios. Que conste que yo ya defendi en su dia en una tertulia del Albero en la cope que estas corridas son necesarias. Pero creo que lo que no es de recibo es el 'todo vale'.

    Aunque si, no todo tiene que ser un toreo 'culto'

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Qué a propósito tu artículo tras "lo de ayer". Comentaba yo el otro día en el blog que al teatro griego solían acudir gente no demasiado instruida, precisamente una de las acusaciones que el Santo Oficio Animalista nos hace a los aficionados a los toros. Confunden instrucción y cultura, demostrando su incultura.
    Me lo has recordado con tu oportuna aclaración entre arte culto y popular. Un saludo, Jose.

    ResponderEliminar
  4. Lo tenia presente Juan. De sabias palabras también se cogen ideas. Un Saludo!, Juan.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...