domingo, 23 de octubre de 2011

Antonio Chenel, el último bohemio de la Tauromaquia


Se nos ha ido Antonio Chenel 'Antoñete' el último artista bohemio que quedaba en la Tauromaquia. Una vida que fue bohemia tanto en el mundo de las razas errantes así como en la de los artistas apasionados, ya que no tuvo hogar fijo, y corrió por los ruedos buscando la dicha intangible del Arte.

Fue un bohemio que no se quiso plegar a los yugos de la vida burguesa para poder consagrarse a cultivar las quimeras adoradas en forma de toros. Fue bohemio porque puso el ensueño por encima de la realidad, el Arte por encima de la técnica, y el Toro por encima del simple animal. Fue bohemio porque siempre tuvo la fuerte convicción de que fuera del Arte, el artista se agota.

Conservó siempre, aún tomando los nuevos modos de vivir, lo eterno que son los anhelos, los ideales, los amores, los entusiasmos, los desintereses y sobre todo la pasión exclusiva que solo da el arte de torear.

Se va el último castizo, con una vida tan admirable como pícara en la que todos los tesoros de la Tierra no pueden compararse con los que Chenel se lleva en su propia alma ya que supo ser Torero en la vida como lo fue en el ensueño; cuando fue el autór de la faena cuasisoñada y el Homero de su barrio; cuando recorrió las calles por donde pasaba cotidianamente, lo mismo que un emperador recorre las rutas de sus pueblos.

Adios Chenel 'Antoñete', creíste en el arte de la Tauromaquia como se cree en una religión y no te privaste de nada pero jamás renegaste de la belleza. Por eso fuiste bohemio, lo demás es miseria, desorden e impotencia.

Imagen:
El diestro madrileño 'Antoñete', en una imagen de archivo. Foto: larioja.com

1 comentario:

  1. Tú lo has dicho, Jose. Lo demás es miseria, desorden e impotencia. Y tristeza, mucha tristeza, en este domingo lluvioso de octubre.

    Un beso, lila y oro.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...