martes, 6 de septiembre de 2011

Simetría, ritmo y color en el Arte de la Tauromaquia


En la Tauromaquia, como en la pintura, la música o la arquitectura, los elementos de la obra se relacionan unos con otros (en este caso el toro y el torero) para lograr una armonía consciente que cada artista expresa de forma personal.

La simetría en una obra de arte taurómaca es un elemento muy importante que nos da una sensación cuando se unen en el momento del embroque de armonía y belleza suprema.
Los artistas que realizan la Tauromaquia, como los de las demás artes y los científicos, han observado la continua repetición de ciertos patrones naturales, así como las relaciones que se encuentran en el Universo. Al revés de la observación, muchos toreros desarrollan una intuición que les permite expresarse de acuerdo con ciertas reglas de la simetría que, cuando se unen con la acometida del toro, son agradables al ojo humano.

La armonía visual de la obra de arte en el ruedo también se logra por la jerarquización de los elementos que la componen, buscando ritmos que pueden lograrse a través del temple y, porqué no, de sus armonías de color y lineas trazadas con las telas.

En la Tauromaquia el color es un elemento muy importante en el lenguaje de la obra. Con él se pueden recrear experiencias, transmitir sensaciones y comunicar la manera de ver el mundo desde el mundo de Los Toros. Es frecuente que asociemos recuerdos y vivencias con ciertos colores, no sólo porque hayan estado presentes, sino porque los colores tienen en sí mismos la capacidad de provocar y evocar ciertos estados de ánimo. Por ejemplo, el amarillo y el rojo (el vestido de torear y la muleta), se consideran colores cálidos que nos producen mayor exitación, mientras azules y violetas, frios, nos transmiten serenidad. Y por excelencia el color negro en forma de Toro bravo, que si bien es el símbolo de la muerte, de lo maligno, del misterio...también nos transmite elegancia y nobleza.

Parafraseando a Matila Ghyka, la estética en el mundo de los toros es "la ciencia de las relaciones armoniosas". La armonía entre toro y torero es el elemento integrante de la característica circustancia emotiva y psicológica que llamamos la belleza del Arte de Torear.

Imagen:
Juan Mora en la Feria de Otoño 2010 de Madrid. Foto: Iván de Andrés

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...