martes, 20 de septiembre de 2011

La destrucción del Arte en Cataluña


No es solamente ignorancia, la enorme ignorancia de la cultura de su región de, por más que les pese, de su país, la que ha hecho que los catalanes destruyan el arte de la Tauromaquia de su pasado y aún de su presente, sino el egoísmo, la ira y la falta de protección legal hacia esas obras de arte efímero que se plasman en el ruedo, que son nuestro máximo patrimonio de cultura.

Da lástima ver lo poco que hacen las instituciones por conserver el Arte de la Tauromaquia, salvo goterones aislados, no existen leyes protectoras de estos "monumentos" vivientes.

Para comprender lo que va a ocurrir en Cataluña el próximo domingo, la angustiosa destrucción y abandono que ha sufrido el Arte de Torear en esa región española habría que partir de tres bases: La ignorancia, el egoísmo y la falta de protección jurídica.

Parece obvio y sorprendente tras los sucesos abolicionistas que cualquier ciudadano puede destruir una parte de nuestra historia, sin ver las consecuencias económómicas que va a traer la desaparición de los toros en Cataluña. Pongamos un ejemplo con otros artes. Se destruye un edificio de gran valor arquitetónico en una ciudad, no hay sanciones. Un buen día una firma comercial, o un particular lo compra, dinamita lo poco que queda para sacarle jugo economico y enriquecerse, pero la historia ¿qué importa?.

Por otra parte, mientras que no se enseñe a los abolicionistas y políticos catalanes que el Arte de la Tauromaquia, es valioso; mientras no se haga una verdadera defensa para declarar la Fiesta como intocable, y se conciencien en otras regiones del pais, todo se irá extendiendo y será inútil.

Vayamos al egoísmo. Muchas personas y autoridades catalanas saben que la Tauromaquia es una obra de Arte valiosa, insustituible, única, que es la honra y la atracción de un pais, que es uno de nuestros legados más estimables y sin embargo se han hecho los olvidadizos ante la perspectiva de un puñado de votos nacionalistas y ante la seguridad de que nadie en la Comunidad Autónoma de Cataluña,y lo que es peor, desde el Gobierno central, les dirá nada.

Así es como se ha cambiado un pase de pecho por una senyera, una trinchera por una barretina,etc., Y el mal ejemplo cunde más que el bueno. Después de que Madrid y Francia declararan los Toros como Bien de Interés Cultural, se creyó que este ejemplo serviría en forma rotunda. Pero de momento no ha sido así, la Tauromaquia corre  peligro, y el acecho más importante es el del olvido.

Debemos pues, los aficionados a los toros, dar la voz de alarma ante los desmanes y el fanatismo de la "Inquisición" nacionalista y que no seamos testigos de los saqueos y la destrucción de una de las más valiosas formas de Arte, La Tauromaquia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...