martes, 30 de agosto de 2011

Morante de la Puebla y Miguel Ángel, el artista total


El martes 23 de agosto de 2011 se 'vivió' en la plaza de Vistalegre de Bilbao una obra de arte. Y digo se vivió porque tuvo sentido, penetró en los adentros del espectador con pinceladas de franela que casi se podían palpar con las manos. El genio fue Morante de la Puebla. Muchos han escrito que fue una faena 'barroca', pero voy más allá, la capacidad de este artista solo se puede comparar con Miguel Ángel Buonaroti, el artista más completo de la historia, ya que Morante, esta vez fue pintor, escultor y arquitecto a la vez, y poeta, pero eso ya lo tiene desde su nacimiento.

Los que hemos tenido la suerte de estudiar la vida y obra de genio renacentista, vemos en los dos artistas una concordancia en lo que se refiere a su caracter. Tomamos las palabras de Román Rolland para equiparar ese caracter al afirmar que la clave de sus existencias reside en la soledad, la melancolía, la tristeza (aparente) y continua depresión. Además de ser los dos unos tímidos innatos.

En cuanto a la experiencia artística, al igual que para Miguel Ángel, el arte que nos dejó en Bilbao Morante careció de muros, de planos puros ya que para llegar a esa creación se ha de estar libre de barreras que separan el espacio intelectual del espacio natural, de la muerte y la vida. Ya que los muros para Miguel Ángel y entendidos como los cánones academémicos en la Tauromaquia, son las estructuras espirituales e intelectuales que se oponen al artista total, a la creación arrebatada. Por ello un artista creativo como lo es Morante no puede tener oposición en estos 'muros', un muletazo, una verónica, un molinete del artista sevillano irrumpirán y turbarán la serenidad de la vida cotidiana para alcanzar un 'mas allá' en pleno albero.

La faena de Morante de la Puebla, podría tomar una fuente directa para la conceptión de su Arte en las mismas teorías de las ideas de Platón,pero el artista no intenta trasponer a las imágenes que crean esos conceptos filosóficos, quiere expresarlos y es precisamente en la creación bilbaína donde el arte se planteó como expresión.

Las imágenes creadas por el genio de La Puebla y que si cerramos nuestros ojos se aparecen como verdaderas pinturas, buscan el proceso de formación, en la impronta que el arrebato belmontino dejó en el albero con cada lance. Estos lances fueron un punto de llegada, la idea finalmente alcanzada a través de un proceso de liberación.

Por todo ello, al igual que en la figura del genio renacentista, desparece la unidad de bloque del "monumento"; los elementos tomados como pases se disocian, se relacionan a distancia, o simplemente, coexisten en una misma condición espacio-temporal.

La 'arquitectura' de la faena, 'la escultura' de cada lance y la 'pintura' dejada en el aire con las telas de Morante de la Puebla, no se sumaron, sino que transcurieron la una en la otra como si en ellas hubiera caido la barrera de una técnica - y por tanto,de un modo de expresión- simplemente distinta.

Imagen:
Morante de la Puebla en Bilbao. Foto: Arjona para http://www.aplausos.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...